sábado 15 de junio de 2024

El trabajo de la UNLP para asistir a los adultos mayores que están solos en la cuarentena

Se trata de otra de las medidas de la Universidad para paliar los efectos de la crisis sanitaria, social y económica que atraviesa la región por la pandemia.

--:--

Los alumnos y docentes de la cátedra de Farmacología y Salud Comunitaria de la Facultad de Ciencias Médicas pusieron en marcha el programa “Un nieto para cada abuelo”, para atender a la población de los adultos mayores en el marco de la emergencia sanitaria. La iniciativa comenzó el día 26 de marzo y también cuenta con la participación de las Secretarías de Salud de los Municipios de Berisso y Ensenada y la Secretaría de Promoción de la Calidad de Vida de La Plata.

Muchos abuelos y abuelas se encuentran solos durante la cuarentena y sin el apoyo habitual de su familia, amigos o vecinos. Además, tampoco cuentan con la posibilidad de ir al médico. A su vez, datos epidemiológicos de países como Italia muestran que el 95% de los fallecidos por COVID-19 eran adultos mayores, y que el 97 % de ellos tenía una o más enfermedades crónicas desatendidas, que agravaron la situación.

Lee además

El programa impulsado por la UNLP busca reducir las consecuencias negativas de la emergencnia sanitaria en mil adultos mayores en la región. A través de la comunicación telefónica cotidiana entre nuestro equipo y las personas identificadas por cada municipio, se les garantiza la accesibilidad a tratamientos para otras enfermedades y el acompañamiento en la continuidad de los mismos, a su vez se controlan las pautas terapéuticas”, el docente de la UNLP y coordinador del proyecto, Gustavo Marín.

Los estudiantes que forman parte de este equipo trabajan en la identificación del nivel de acceso a los medicamentos esenciales para tratar las enfermedades crónicas pre-existentes en los pacientes adultos mayores en aislamiento, y en la detección de interacciones medicamentosas peligrosas. “También se hace hincapié en la prevención y detección temprana de las enfermedades asociadas a la salud mental en los adultos mayores, ocasionadas por el aislamiento”, detalló Marín.

En una primera etapa del programa, los municipios identificaron a los adultos mayores en aislamiento con mayor vulnerabilidad y sin red de contención, para ofrecerles participar en la propuesta. A partir de ahí, se elaboró un listado de estos voluntarios que acordaron formalmente con la autoridad municipal, incorporarse al proyecto. Luego, un docente de la UNLP los contactó para verificar la voluntad de participación y les confirmó qué estudiante le fue asignado.

Los alumnos fueron capacitados en: pautas de comunicación con un adulto mayor, aspectos relacionados a la promoción de la salud, a la prevención de contagios, a explorar la calidad de vida, pautas sobre tratamientos adecuados para cada enfermedad crónica y sobre cómo administrar los medicamentos.

“Los alumnos tienen el apoyo permanente de sus docentes a los que, no solo les hacen consultas, sino que tienen monitoreos periódicos programados para evaluar el desarrollo del programa.” agregó Marín.

Los contactos son siempre a distancia (ya sea por Whatsapp, teléfono, Skype/Zoom o mail según la preferencia/disponibilidad del adulto mayor). El estudiante solo sabe el nombre de pila y el número de contacto del adulto mayor. En todo momento se preserva datos de domicilio y el apellido de la persona bajo tutela.

En caso de detectarse algún riesgo, una falta de acceso a la medicación o interacciones medicamentosas; se da aviso al docente quien dentro de las 24 hs se comunica con el área del municipio que corresponde para atender el alerta. 

Finalmente Marín resaltó: “hemos convertido el aislamiento social en sólo un aislamiento físico, ya que el contacto social, aunque sea a distancia, lo garantizan los jóvenes estudiantes con cariño y paciencia. Por eso quisiera reconocerlos, al igual que el apoyo permanente de los Municipios a través  Rita Hernández (Secretaria de Salud de Berisso); Mariana Esteves (Secretaria de Salud de Ensenada) y los Dres Niedfeld y Monges (de la Secretaria de Calidad de Vida de La Plata), y de los equipos de las Delegaciones Locales de PAMI y IOMA, como a las Autoridades de la Facultad y la UNLP que han estado todos siempre atentos a las necesidades de estos abuelos inmersos en el programa”.

Los responsables del Programa advierten a la Comunidad por cuestiones de seguridad, que la incorporación de Adultos Mayores a este programa ya se encuentra cerrada, de modo tal que si reciben un contacto o llamado no habitual mencionando estas actividades, el mismo no es originado por nuestra Universidad.

Dejá tu comentario

Las más leídas

Te puede interesar