Craviotto y Sanguinetti, aislados en Colombia | 0221
0221
0221

Craviotto y Sanguinetti, aislados en Colombia

Las historias de este aislamiento social y obligatorio en nuestro país y en muchos otros se multiplican y están llenas de curiosidades, pero también hay muchos casos de platenses o de gente muy vinculada a la ciudad que por motivos laborales están en otros puntos del planeta y que sus vivencias merecen ser contadas.

El país elegido en esta ocasión para meternos en historias de vida es Colombia. Ahí encontramos a dos referentes de los equipos de La Plata. Por un lado Oscar Craviotto, platense e hincha de Estudiantes de nacimiento y a Guillermo Sanguinetti, uruguayo pero “platense” y de Gimnasia por adopción.

El Alemán es el entrenador del Deportivo Pereira, al que llevó al ascenso a primera en la pasada temporada y hoy está lejos de sus raíces y de sus seres queridos, porque la vida laboral lo puso en esa situación.

El Topo, por su parte, volvió hace poco tiempo a tierras colombiana y se hizo cargo del Bucaramanga. Ahí está con el profe Fernando Amoroso y con Darío Aurelio. Los tres viven la cuarentena en el mismo edificio, pero cada uno por su lado.

Craviotto vive en un barrio privado y mata el tiempo “gastando” el celular con la familia y amigos, acomodando archivos personales y haciendo tareas del hogar. Tanto es así que contó: “Me compré una máquina de cortar pasto y arreglo el parque, mientras esperamos poder volver a entrenar”.

El uruguayo comentó que “así seguiremos por lo menos hasta el 13 de abril, como pasa en Argentina. Estamos viendo que se hace en estos días. Venimos de dos semanas de vacaciones que nos dio el club y viendo como se puede reacomodar todo esto”.

La vida los puso en ese lugar del mundo y como todos esperando volver a lo habitual, al trabajo cotidiano mientras siguen con el esfuerzo de estar lejos de sus casas porque para muchos, y que afuera les va bien, dirigir en la Argentina es una misión imposible, casi la tierra prohibida.

Las historias de este aislamiento social y obligatorio en nuestro país y en muchos otros se multiplican y están llenas de curiosidades, pero también hay muchos casos de platenses o de gente muy vinculada a la ciudad que por motivos laborales están en otros puntos del planeta y que sus vivencias merecen ser contadas.

04 de abril de 2020

El país elegido en esta ocasión para meternos en historias de vida es Colombia. Ahí encontramos a dos referentes de los equipos de La Plata. Por un lado Oscar Craviotto, platense e hincha de Estudiantes de nacimiento y a Guillermo Sanguinetti, uruguayo pero “platense” y de Gimnasia por adopción.

El Alemán es el entrenador del Deportivo Pereira, al que llevó al ascenso a primera en la pasada temporada y hoy está lejos de sus raíces y de sus seres queridos, porque la vida laboral lo puso en esa situación.

El Topo, por su parte, volvió hace poco tiempo a tierras colombiana y se hizo cargo del Bucaramanga. Ahí está con el profe Fernando Amoroso y con Darío Aurelio. Los tres viven la cuarentena en el mismo edificio, pero cada uno por su lado.

Craviotto vive en un barrio privado y mata el tiempo “gastando” el celular con la familia y amigos, acomodando archivos personales y haciendo tareas del hogar. Tanto es así que contó: “Me compré una máquina de cortar pasto y arreglo el parque, mientras esperamos poder volver a entrenar”.

El uruguayo comentó que “así seguiremos por lo menos hasta el 13 de abril, como pasa en Argentina. Estamos viendo que se hace en estos días. Venimos de dos semanas de vacaciones que nos dio el club y viendo como se puede reacomodar todo esto”.

La vida los puso en ese lugar del mundo y como todos esperando volver a lo habitual, al trabajo cotidiano mientras siguen con el esfuerzo de estar lejos de sus casas porque para muchos, y que afuera les va bien, dirigir en la Argentina es una misión imposible, casi la tierra prohibida.

COMENTARIOS

Las historias de este aislamiento social y obligatorio en nuestro país y en muchos otros se multiplican y están llenas de curiosidades, pero también hay muchos casos de platenses o de gente muy vinculada a la ciudad que por motivos laborales están en otros puntos del planeta y que sus vivencias merecen ser contadas.