0221
0221

El mapa de las escuelas que fueron atacadas en La Plata en los últimos seis meses

Son más de 30 establecimientos. Aunque Los Hornos es la zona más afectada, no hay barrio que se salve y la escuela más dañada está en Romero. Reclaman medidas de integración para los posibles victimarios y medidas concretas para evitar los ataques. El récord lo tiene un establecimiento en Los Hornos, donde entraron 23 veces.

Los Hornos es la zona caliente de ataques a las escuelas en los últimos seis meses y el record lo tienen dos establecimientos que funcionan en la misma manzana y sufrieron 23 intrusiones, en las que se registraron distintos hechos de vandalismo y robo. Pero los ataques se extienden a casi todas las zonas del distrito e incluyen destrozos de distinto tipo con un costo para su reparación de cuatro millones de pesos, lo cual representan una cuarta parte del presupuesto con el que cuenta el Consejo Escolar para todo el año.

Los datos forman parte del relevamiento que los consejeros escolares pudieron hacer con las presentaciones de los directivos de las escuelas atacada en los últimos seis meses. Y fueron presentados por los consejeros del Frente de Todos en una reunión con los concejales del mismo bloque y funcionarios del Ministerio de Seguridad a los que les pidieron medidas concretas de prevención.

Son 31 escuelas de los distintos niveles en los se registraron 200 casos de instrusiones con distintos hechos de vandalismo desde roturas de vidrios y robos, hasta incendios y graves destrucciones de las instalaciones. Muchos del los establecimientos corren riesgo de no estar en condiciones adecuadas cuando arranquen las clases.

Los Hornos es la zona más afectada por los ataques. En esa localidad hay seis establecimientos que concentraron 65 ataques de distinto tipo. Dos de ellos, la Secundaria 90 y la Primaria 116, ubicada en la zona de 146 y 58 sufrieron 23 ataques cada una.

Otras zonas afectadas son Tolosa, donde el complejo que concentra los niveles inicial y primaria en 120 y 524 sufrió 21 ataques. Y Melchor Romero, donde hay registros de 24 ataques en cuatro establecimientos distintos.

Pero también hay casos reportados en tres escuelas de Altos de San Lorenzo, en una de Abasto, en cuatro del casco urbano, dos de City Bell, y Gonnet, y en tres de San Carlos y Villa Elvira.

En cuanto a los daños y los costos económicos, el ránking lo encabeza la Escuela Primaria 41, ubicada en 520 entre 138 y 139, producto del voraz incendio que redujo a cenizas buena parte de la estructura en la noche del 25 de enero último. “Hubo que reparar pedazos de cubiertas y reemplazar mamposterías y techos”, indicaron desde el Consejo Escolar.

Esa escuela concentra la mitad de los costos calculados para la totalidad de los establecimientos vandalizados: 2.308.500 pesos de los 4.338.451 pesos totales. De todos modos difícilmente llegue a estar en óptimas condiciones en el momento del inicio del ciclo lectivo.


EL PEDIDO

La lista de escuelas afectadas por ataques vandálicos en los últimos seis meses fue el elemento que los consejeros escolares, concejales e integrantes de los sindicatos docentes de la ciudad llevaron a una reunión en el Ministerio de Seguridad bonaerense, donde pidieron medidas preventivas.

Estuvieron con el jefe de Gabinete de esa cartera Mario Baudry y subsecretario de Participación Ciudadana Pablo Fernández, los concejales Cristian Vander, Yanina Lamberti, Sabrina Bastida; los consejeros escolares Mario López, Silvina Kociancich, Roxana Palmitesta y Emanuel Insaurralde.

Uno de los voceros del encuentro, el consejero Insaurralde explicó a 0221.com.ar que los montos presupuestados y presentados en el informe se limitan a los daños y no incluyen las pérdidas por el robo de materiales durante esos episodios, lo cual en muchos casos es “incalculable”.

Como medidas de seguridad, empezaron a analizar la posibilidad de establecer una mayor presencia policial disuasoria, pero también la implementación de alarmas que tengan monitoreo. “Muchas escuelas tienen alarmas que suenan solo en el interior de las escuelas y eso no impide los atracos”, explicó el consejero. Entre otras cosas plantea la posibilidad de que se trabajen sistemas de alerta que se disparen en las comisarías para que haya una intervención directa cuando ocurra algún hecho.

El jefe de bloque de concejales del Frente de Todos, Cristian Vander, dio una mirada políticas más integradora para abordar el tema. “En el mientras tanto pedidos medidas preventivas, con una mayor presencia policial, pero la solución de fondo es con la educación como herramienta” dijo.

El dirigente que además es sindicalista de los telefónicos planteó la necesidad de trabajar en la cartera educativa para ejecutar líneas de acción que apunten a integrar a los jóvenes del barrio, algunos de los cuales pueden ser los protagonistas de los ataques. “Tenemos que darles herramientas para que se sientan parte de la escuela, para que la quieran, y eso seguramente va a bajar los índices alarmantes que hoy tenemos en los registros”.

Son más de 30 establecimientos. Aunque Los Hornos es la zona más afectada, no hay barrio que se salve y la escuela más dañada está en Romero. Reclaman medidas de integración para los posibles victimarios y medidas concretas para evitar los ataques. El récord lo tiene un establecimiento en Los Hornos, donde entraron 23 veces.

25 de febrero de 2020

Los Hornos es la zona caliente de ataques a las escuelas en los últimos seis meses y el record lo tienen dos establecimientos que funcionan en la misma manzana y sufrieron 23 intrusiones, en las que se registraron distintos hechos de vandalismo y robo. Pero los ataques se extienden a casi todas las zonas del distrito e incluyen destrozos de distinto tipo con un costo para su reparación de cuatro millones de pesos, lo cual representan una cuarta parte del presupuesto con el que cuenta el Consejo Escolar para todo el año.

Los datos forman parte del relevamiento que los consejeros escolares pudieron hacer con las presentaciones de los directivos de las escuelas atacada en los últimos seis meses. Y fueron presentados por los consejeros del Frente de Todos en una reunión con los concejales del mismo bloque y funcionarios del Ministerio de Seguridad a los que les pidieron medidas concretas de prevención.

Son 31 escuelas de los distintos niveles en los se registraron 200 casos de instrusiones con distintos hechos de vandalismo desde roturas de vidrios y robos, hasta incendios y graves destrucciones de las instalaciones. Muchos del los establecimientos corren riesgo de no estar en condiciones adecuadas cuando arranquen las clases.

Los Hornos es la zona más afectada por los ataques. En esa localidad hay seis establecimientos que concentraron 65 ataques de distinto tipo. Dos de ellos, la Secundaria 90 y la Primaria 116, ubicada en la zona de 146 y 58 sufrieron 23 ataques cada una.

Otras zonas afectadas son Tolosa, donde el complejo que concentra los niveles inicial y primaria en 120 y 524 sufrió 21 ataques. Y Melchor Romero, donde hay registros de 24 ataques en cuatro establecimientos distintos.

Pero también hay casos reportados en tres escuelas de Altos de San Lorenzo, en una de Abasto, en cuatro del casco urbano, dos de City Bell, y Gonnet, y en tres de San Carlos y Villa Elvira.

En cuanto a los daños y los costos económicos, el ránking lo encabeza la Escuela Primaria 41, ubicada en 520 entre 138 y 139, producto del voraz incendio que redujo a cenizas buena parte de la estructura en la noche del 25 de enero último. “Hubo que reparar pedazos de cubiertas y reemplazar mamposterías y techos”, indicaron desde el Consejo Escolar.

Esa escuela concentra la mitad de los costos calculados para la totalidad de los establecimientos vandalizados: 2.308.500 pesos de los 4.338.451 pesos totales. De todos modos difícilmente llegue a estar en óptimas condiciones en el momento del inicio del ciclo lectivo.


EL PEDIDO

La lista de escuelas afectadas por ataques vandálicos en los últimos seis meses fue el elemento que los consejeros escolares, concejales e integrantes de los sindicatos docentes de la ciudad llevaron a una reunión en el Ministerio de Seguridad bonaerense, donde pidieron medidas preventivas.

Estuvieron con el jefe de Gabinete de esa cartera Mario Baudry y subsecretario de Participación Ciudadana Pablo Fernández, los concejales Cristian Vander, Yanina Lamberti, Sabrina Bastida; los consejeros escolares Mario López, Silvina Kociancich, Roxana Palmitesta y Emanuel Insaurralde.

Uno de los voceros del encuentro, el consejero Insaurralde explicó a 0221.com.ar que los montos presupuestados y presentados en el informe se limitan a los daños y no incluyen las pérdidas por el robo de materiales durante esos episodios, lo cual en muchos casos es “incalculable”.

Como medidas de seguridad, empezaron a analizar la posibilidad de establecer una mayor presencia policial disuasoria, pero también la implementación de alarmas que tengan monitoreo. “Muchas escuelas tienen alarmas que suenan solo en el interior de las escuelas y eso no impide los atracos”, explicó el consejero. Entre otras cosas plantea la posibilidad de que se trabajen sistemas de alerta que se disparen en las comisarías para que haya una intervención directa cuando ocurra algún hecho.

El jefe de bloque de concejales del Frente de Todos, Cristian Vander, dio una mirada políticas más integradora para abordar el tema. “En el mientras tanto pedidos medidas preventivas, con una mayor presencia policial, pero la solución de fondo es con la educación como herramienta” dijo.

El dirigente que además es sindicalista de los telefónicos planteó la necesidad de trabajar en la cartera educativa para ejecutar líneas de acción que apunten a integrar a los jóvenes del barrio, algunos de los cuales pueden ser los protagonistas de los ataques. “Tenemos que darles herramientas para que se sientan parte de la escuela, para que la quieran, y eso seguramente va a bajar los índices alarmantes que hoy tenemos en los registros”.

COMENTARIOS

Son más de 30 establecimientos. Aunque Los Hornos es la zona más afectada, no hay barrio que se salve y la escuela más dañada está en Romero. Reclaman medidas de integración para los posibles victimarios y medidas concretas para evitar los ataques. El récord lo tiene un establecimiento en Los Hornos, donde entraron 23 veces.