0221
0221

Narella Riquelme denunció los acosos de rugbiers en Universitario y rompió el silencio: "Yo confiaba en ellos"

A un mes de la publicación en Twitter que sacudió a la ciudad, la estudiante de Derecho decidió llevar el caso a la Justicia y denunció al deportista identificado como F.F. por daños y perjuicios. El relato de las primeras horas tras dar a conocer la situación que sufrió, cómo lo vivió su familia y la contención que recibió de su círculo íntimo y de cientos de mujeres.

"Fueron tres días en los que no podía creer lo que estaba pasando porque era un grupo de amigos con los que salía, confiaba en ellos. Cada vez que salía decía 'mami, quédate tranquila que son los chicos del club' y se quedaba tranquila, porque salía con ellos", relató a 0221.com.ar, Narella Riquelme, la joven que publicó en su cuenta de Twitter que un grupo de rugbiers del club Universitario de La Plata le tomó y difundió imágenes suyas teniendo sexo sin su consentimiento. En ese marco, contó que los deportistas involucrados todavía no le pidieron disculpas por lo que hicieron e, incluso, le exigieron que borrara todos sus posteos en las redes sociales: "Son muy manipuladores, pensé en borrarlos".


Todo comenzó el pasado 14 de enero, cuando Narella se enteró por la expareja de uno de los jugadores de la U que en los grupos de WhatsApp estaban circulando imágenes suyas en forma de stickers. Notoriamente angustiada por la situación, la joven tomó sus precauciones y antes de acusarlos decidió consultarle a los que hasta ese momento -creía- eran sus amigos, pero ninguno respondió. "Yo a ellos los conocía porque eran jugadores del club donde jugaba mi hermano, por eso le digo a él para que les pregunte. Uno contestó que sí y le dijo que circuló una foto, que se hizo viral y que la pasaron entre los grupos, hasta estuvo de perfil. Ahí me entero que hicieron el sticker", señaló.

Fue en ese momento que la joven decidió publicar el caso en su cuenta de Twitter. Inmediatamente, el posteo recibió miles de compartidos y comentarios de otras chicas de la ciudad que también habían sido víctimas de la misma situación.

"Primero se lo conté a mi hermano porque sabía que era al que más iba a perjudicar, él jugaba en el club pero dejó de hacerlo y salió de todos los grupos", comentó y añadió: "No estaba preparada para hablar. Tuve que poner el celular en modo avión, además mi casa era un lío. Estuve una semana llorando, me sacaba fotos de cómo tenía los ojos. Lo más importante que tengo es mi familia, sobre todo mi hermano. Al verlo mal a él, me ponía mal a mí".

Además de lo que ocurría en su casa, la joven tuvo que soportar las constantes amenazas de F.F. para que se retractara de la denuncia que había realizado, porque entendían que dañaba su imagen y la del Club. "La persona con la que tuve relaciones mientras sacaron las fotos sin mi consentimiento fue la única que me llamó después del posteo, y me amenazó. Me dijo que me iba a hacer mierda y me iba a arruinar. Yo no quería hablar con él y le pasé el celular a mi mamá, estuvo así toda la mañana y después se acercó en un tono más mediador", recordó.  Todavía conmocionada le contó a 0221.com.ar que "él sabía de las fotos, no era mi novio pero nos vimos seguido durante tres años y había confianza para que me dijera lo que estaba pasando, me puede traer muchas consecuencias una foto así".

Al ser consultada por los días posteriores a su primer tuit, Narella contó que estuvo encerrada y con miedo de salir de a la calle. Además, reveló que todavía no sabe si quieren tomar alguna represalia y prefiere no andar sola. "Trato de cuidarme, llamo a mis papás para que me lleven y me traigan. Creo que más adelante lo voy a seguir haciendo", manifestó.

En medio de la conmoción y el revuelo que significó contar todo lo que había sufrido, la joven asegura que se siente más tranquila para presentar una denuncia formal que será por daños y perjuicios. "Se sobrepasaron porque creen que están en una situación superior porque somos mujeres, por eso quiero que se den cuenta que eso estuvo mal. Quiero que me pidan disculpas y admitan que estuvo mal, que fue un error", expresó en diálogo con este portal.

En cuanto al rol de los dirigentes de la U, la joven comentó que solo se comunicaron a través de Twitter, por medio de un mensaje directo y agregó que eso fue "muy poco profesional". "Le dije que hablaran con mi hermano que era el que jugaba y paga la cuota del club. No sé si lo hicieron", agregó.

Riquelme le aconsejó a todas las mujeres que tomen las precauciones necesarias para evitar ser víctimas de este tipo de situaciones. "Les puedo decir que no van a estar solas. Más allá del apoyo que pueden brindar la familia o tus amigos, van a encontrar el apoyo de un montón de mujeres. Es increíble cómo te hablan, cómo te acompañan", le dijo a 0221.com.ar.

Durante todo el encuentro, la joven estuvo acompañada por sus abogados Gabriela Carabelli, Juan Martín Juanes y Lucas Accoce, quienes detallaron que hubo una clara falta a los artículos 53 (Derecho a la imagen) y 1.770 (Protección de la vida privada) del Código Civil. El escrito ahora, quedó en manos de la Justicia y deberá seguir su curso para determinar la responsabilidad del acusado.

A un mes de la publicación en Twitter que sacudió a la ciudad, la estudiante de Derecho decidió llevar el caso a la Justicia y denunció al deportista identificado como F.F. por daños y perjuicios. El relato de las primeras horas tras dar a conocer la situación que sufrió, cómo lo vivió su familia y la contención que recibió de su círculo íntimo y de cientos de mujeres.

14 de febrero de 2020

"Fueron tres días en los que no podía creer lo que estaba pasando porque era un grupo de amigos con los que salía, confiaba en ellos. Cada vez que salía decía 'mami, quédate tranquila que son los chicos del club' y se quedaba tranquila, porque salía con ellos", relató a 0221.com.ar, Narella Riquelme, la joven que publicó en su cuenta de Twitter que un grupo de rugbiers del club Universitario de La Plata le tomó y difundió imágenes suyas teniendo sexo sin su consentimiento. En ese marco, contó que los deportistas involucrados todavía no le pidieron disculpas por lo que hicieron e, incluso, le exigieron que borrara todos sus posteos en las redes sociales: "Son muy manipuladores, pensé en borrarlos".


Todo comenzó el pasado 14 de enero, cuando Narella se enteró por la expareja de uno de los jugadores de la U que en los grupos de WhatsApp estaban circulando imágenes suyas en forma de stickers. Notoriamente angustiada por la situación, la joven tomó sus precauciones y antes de acusarlos decidió consultarle a los que hasta ese momento -creía- eran sus amigos, pero ninguno respondió. "Yo a ellos los conocía porque eran jugadores del club donde jugaba mi hermano, por eso le digo a él para que les pregunte. Uno contestó que sí y le dijo que circuló una foto, que se hizo viral y que la pasaron entre los grupos, hasta estuvo de perfil. Ahí me entero que hicieron el sticker", señaló.

Fue en ese momento que la joven decidió publicar el caso en su cuenta de Twitter. Inmediatamente, el posteo recibió miles de compartidos y comentarios de otras chicas de la ciudad que también habían sido víctimas de la misma situación.

"Primero se lo conté a mi hermano porque sabía que era al que más iba a perjudicar, él jugaba en el club pero dejó de hacerlo y salió de todos los grupos", comentó y añadió: "No estaba preparada para hablar. Tuve que poner el celular en modo avión, además mi casa era un lío. Estuve una semana llorando, me sacaba fotos de cómo tenía los ojos. Lo más importante que tengo es mi familia, sobre todo mi hermano. Al verlo mal a él, me ponía mal a mí".

Además de lo que ocurría en su casa, la joven tuvo que soportar las constantes amenazas de F.F. para que se retractara de la denuncia que había realizado, porque entendían que dañaba su imagen y la del Club. "La persona con la que tuve relaciones mientras sacaron las fotos sin mi consentimiento fue la única que me llamó después del posteo, y me amenazó. Me dijo que me iba a hacer mierda y me iba a arruinar. Yo no quería hablar con él y le pasé el celular a mi mamá, estuvo así toda la mañana y después se acercó en un tono más mediador", recordó.  Todavía conmocionada le contó a 0221.com.ar que "él sabía de las fotos, no era mi novio pero nos vimos seguido durante tres años y había confianza para que me dijera lo que estaba pasando, me puede traer muchas consecuencias una foto así".

Al ser consultada por los días posteriores a su primer tuit, Narella contó que estuvo encerrada y con miedo de salir de a la calle. Además, reveló que todavía no sabe si quieren tomar alguna represalia y prefiere no andar sola. "Trato de cuidarme, llamo a mis papás para que me lleven y me traigan. Creo que más adelante lo voy a seguir haciendo", manifestó.

En medio de la conmoción y el revuelo que significó contar todo lo que había sufrido, la joven asegura que se siente más tranquila para presentar una denuncia formal que será por daños y perjuicios. "Se sobrepasaron porque creen que están en una situación superior porque somos mujeres, por eso quiero que se den cuenta que eso estuvo mal. Quiero que me pidan disculpas y admitan que estuvo mal, que fue un error", expresó en diálogo con este portal.

En cuanto al rol de los dirigentes de la U, la joven comentó que solo se comunicaron a través de Twitter, por medio de un mensaje directo y agregó que eso fue "muy poco profesional". "Le dije que hablaran con mi hermano que era el que jugaba y paga la cuota del club. No sé si lo hicieron", agregó.

Riquelme le aconsejó a todas las mujeres que tomen las precauciones necesarias para evitar ser víctimas de este tipo de situaciones. "Les puedo decir que no van a estar solas. Más allá del apoyo que pueden brindar la familia o tus amigos, van a encontrar el apoyo de un montón de mujeres. Es increíble cómo te hablan, cómo te acompañan", le dijo a 0221.com.ar.

Durante todo el encuentro, la joven estuvo acompañada por sus abogados Gabriela Carabelli, Juan Martín Juanes y Lucas Accoce, quienes detallaron que hubo una clara falta a los artículos 53 (Derecho a la imagen) y 1.770 (Protección de la vida privada) del Código Civil. El escrito ahora, quedó en manos de la Justicia y deberá seguir su curso para determinar la responsabilidad del acusado.

COMENTARIOS

A un mes de la publicación en Twitter que sacudió a la ciudad, la estudiante de Derecho decidió llevar el caso a la Justicia y denunció al deportista identificado como F.F. por daños y perjuicios. El relato de las primeras horas tras dar a conocer la situación que sufrió, cómo lo vivió su familia y la contención que recibió de su círculo íntimo y de cientos de mujeres.