0221
0221

El "hongo de la muerte" que comió un turista en Córdoba también crece en La Plata

Se trata del Amanita Phalloides, que puede hallarse en el Bosque y otros parques públicos. En la ciudad se lo encuentra asociado a algunos tipos de árboles.

Un docente de la Universidad Nacional de Río Cuarto –y oriundo de esa ciudad– y que estaba de vacaciones en Santa Rosa de Calamuchita murió luego de ingerir un hongo silvestre venenoso, conocido como el "hongo de la muerte". Su nombre científico es Amanita phalloides y es común hallarlo en varios sectores de las sierras de Córdoba, pero también en La Plata.

Se puede encontrar asociado a raíces de robles, hayas o abedules en el Bosque, parques y espacios privados locales, aunque su presencia es poco frecuente en la capital bonaerense. No obstante, especialistas señalan que puede verse más comúnmente en otoño e invierno o en veranos muy húmedos.

El turista de 36 años decidió ir a recolectar hongos silvestres sin advertir que esa especie puede resultar letal en el organismo humano. A simple vista, es muy parecido a un champiñón. Si bien al comerlo genera un daño generalizado en todo el cuerpo, sus toxinas atacan de manera particular al hígado. Lo cierto es que tras comerlo sufrió una “insuficiencia hepática fulminante”, según informó a la prensa el doctor Mario Sorbera, coordinador de Dirección Médica del Sanatorio Allende, donde el paciente se encontraba bajo observación. Además, precisó que "es fatal en el 95% de los casos". Según trascendió, el riocuartense consumió una cantidad considerable, lo que explica su fatal desenlace.

El Amanita phalloides es uno de los más venenosos del mundo. Ante esta situación, expertos advirtieron sobre la peligrosidad de recolectar hongos silvestres sin la supervisión de un experto que identifique cuáles hongos son comestibles y cuáles no.

Una vez ingerido el hongo, puede generar diarrea, vómitos, deshidratación, dolor abdominal de tipo cólico, sudores fríos, bajada de la tensión arterial, taquicardia, hipoglucemia, convulsiones y coma debido al fallo hepático. Su cuadro clínico presenta las siguientes etapas: incubación, intestinal, mejoría o agresión visceral.

CÓMO IDENTIFICARLO

Su sombrero mide de 5 a 15 cm, con forma convexa o aplanada y de color verde. La cutícula es lisa y las láminas son blancas y libres, apretadas y anchas.

El pie es cilíndrico y largo. Por lo general es blanco pero en ocasiones puede tener zonas amarillo-verdosas. Su anillo es de color blanco, con una volva en forma de saco blanco y membranoso. La carne es blanca aunque puede ser verdosa debajo de la cutícula. Su olor es agradable cuando es joven, no así cuando envejece.

Se trata del Amanita Phalloides, que puede hallarse en el Bosque y otros parques públicos. En la ciudad se lo encuentra asociado a algunos tipos de árboles.

29 de enero de 2020

Un docente de la Universidad Nacional de Río Cuarto –y oriundo de esa ciudad– y que estaba de vacaciones en Santa Rosa de Calamuchita murió luego de ingerir un hongo silvestre venenoso, conocido como el "hongo de la muerte". Su nombre científico es Amanita phalloides y es común hallarlo en varios sectores de las sierras de Córdoba, pero también en La Plata.

Se puede encontrar asociado a raíces de robles, hayas o abedules en el Bosque, parques y espacios privados locales, aunque su presencia es poco frecuente en la capital bonaerense. No obstante, especialistas señalan que puede verse más comúnmente en otoño e invierno o en veranos muy húmedos.

El turista de 36 años decidió ir a recolectar hongos silvestres sin advertir que esa especie puede resultar letal en el organismo humano. A simple vista, es muy parecido a un champiñón. Si bien al comerlo genera un daño generalizado en todo el cuerpo, sus toxinas atacan de manera particular al hígado. Lo cierto es que tras comerlo sufrió una “insuficiencia hepática fulminante”, según informó a la prensa el doctor Mario Sorbera, coordinador de Dirección Médica del Sanatorio Allende, donde el paciente se encontraba bajo observación. Además, precisó que "es fatal en el 95% de los casos". Según trascendió, el riocuartense consumió una cantidad considerable, lo que explica su fatal desenlace.

El Amanita phalloides es uno de los más venenosos del mundo. Ante esta situación, expertos advirtieron sobre la peligrosidad de recolectar hongos silvestres sin la supervisión de un experto que identifique cuáles hongos son comestibles y cuáles no.

Una vez ingerido el hongo, puede generar diarrea, vómitos, deshidratación, dolor abdominal de tipo cólico, sudores fríos, bajada de la tensión arterial, taquicardia, hipoglucemia, convulsiones y coma debido al fallo hepático. Su cuadro clínico presenta las siguientes etapas: incubación, intestinal, mejoría o agresión visceral.

CÓMO IDENTIFICARLO

Su sombrero mide de 5 a 15 cm, con forma convexa o aplanada y de color verde. La cutícula es lisa y las láminas son blancas y libres, apretadas y anchas.

El pie es cilíndrico y largo. Por lo general es blanco pero en ocasiones puede tener zonas amarillo-verdosas. Su anillo es de color blanco, con una volva en forma de saco blanco y membranoso. La carne es blanca aunque puede ser verdosa debajo de la cutícula. Su olor es agradable cuando es joven, no así cuando envejece.

COMENTARIOS

Se trata del Amanita Phalloides, que puede hallarse en el Bosque y otros parques públicos. En la ciudad se lo encuentra asociado a algunos tipos de árboles.