0221
0221

El padre de Pablo Ventura le mandó un mensaje al papá de Fernando Báez: ¿qué le dijo?

Se comunicó por WhatsApp con la familia del chico asesinado a golpes por un grupo de rugbiers en la Costa. El remero fue liberado hace una semana y luego desvinculado de la agresión, aunque aún participa de las ruedas de reconocimiento.

“Buenas tardes señor, soy el padre de Pablo Ventura, el chico que señalaban los implicados como autor del asesinato, recién lo llame por teléfono y no me pude comunicar con usted”. Así empieza el mensaje que José Ventura, el padre de Pablo, el remero que en un inicio involucraron en el crimen de Fernando Báez Sosa, el joven de 20 años que una patota de rugbiers atacó y mató a golpes en Villa Gesell.

El hombre se comunicó con el padre de la víctima el sábado pasado -a una semana del homicidio- y en las últimas horas trascendió cómo fue el intercambio a través de WhatsApp.

“Mi hijo ya está libre gracias a dios porque se demostró que él nunca había estado en Villa Gesell. Le quiero decir que su dolor es el nuestro y nos sentimos totalmente apesadumbrados por lo ocurrido; queremos hacerles llegar nuestras condolencias por lo ocurrido y vamos a luchar con uñas y dientes para que se haga Justicia por Fernando. Estamos para todo lo que necesite. Un abrazo enorme para usted y su esposa. Justicia por Fernando!!!", decía el texto enviado por José y que publicó este martes Infobae.

Pablo Ventura estuvo cuatro días detenido a raíz de la acusación de los rugbiers. Lo liberaron por falta de mérito cuando se demostró que nunca había estado en la costa. Para eso, la familia hizo aportes claves: exámenes médicos que mostraban que no tenía lesiones de golpes de puño en sus manos, testimonios que lo ubicaban en Zárate y un video de cámara de seguridad de la parrilla La Querencia en la ciudad bonaerense, donde cenaron la noche del crimen.

El lunes, su abogado Jorge Santoro presentó el pedido de sobreseimiento en el Juzgado de Garantías N° 6 a cargo de Diego Mancinelli. No obstante, el joven todavía debe participar de las ruedas de reconocimiento, pero hasta ahora ningún testigo lo señaló como integrante de la patota que mató a Fernando. “Creo que las pruebas que hemos presentado son concluyentes. Ninguno de los testigos ubicó a Pablo en la escena, como tampoco el auto del que se habló que salió de Gesell a Zárate”, afirmó el letrado.

En tanto, Pablo aseguró que no conocía en profundidad a los diez rugbiers acusados del crimen y que solo tuvo “un cruce de miradas” hace cuatro años con los detenidos en la disco Apsara de Zárate, donde varios testimonios los ubican en peleas. Santoro también reconoció que evalúa denunciar a los detenidos “por daños y perjuicios por afectación a la dignidad", aunque la palabra final sobre eventuales acciones legales la tendrá la familia Ventura.

Se comunicó por WhatsApp con la familia del chico asesinado a golpes por un grupo de rugbiers en la Costa. El remero fue liberado hace una semana y luego desvinculado de la agresión, aunque aún participa de las ruedas de reconocimiento.

28 de enero de 2020

“Buenas tardes señor, soy el padre de Pablo Ventura, el chico que señalaban los implicados como autor del asesinato, recién lo llame por teléfono y no me pude comunicar con usted”. Así empieza el mensaje que José Ventura, el padre de Pablo, el remero que en un inicio involucraron en el crimen de Fernando Báez Sosa, el joven de 20 años que una patota de rugbiers atacó y mató a golpes en Villa Gesell.

El hombre se comunicó con el padre de la víctima el sábado pasado -a una semana del homicidio- y en las últimas horas trascendió cómo fue el intercambio a través de WhatsApp.

“Mi hijo ya está libre gracias a dios porque se demostró que él nunca había estado en Villa Gesell. Le quiero decir que su dolor es el nuestro y nos sentimos totalmente apesadumbrados por lo ocurrido; queremos hacerles llegar nuestras condolencias por lo ocurrido y vamos a luchar con uñas y dientes para que se haga Justicia por Fernando. Estamos para todo lo que necesite. Un abrazo enorme para usted y su esposa. Justicia por Fernando!!!", decía el texto enviado por José y que publicó este martes Infobae.

Pablo Ventura estuvo cuatro días detenido a raíz de la acusación de los rugbiers. Lo liberaron por falta de mérito cuando se demostró que nunca había estado en la costa. Para eso, la familia hizo aportes claves: exámenes médicos que mostraban que no tenía lesiones de golpes de puño en sus manos, testimonios que lo ubicaban en Zárate y un video de cámara de seguridad de la parrilla La Querencia en la ciudad bonaerense, donde cenaron la noche del crimen.

El lunes, su abogado Jorge Santoro presentó el pedido de sobreseimiento en el Juzgado de Garantías N° 6 a cargo de Diego Mancinelli. No obstante, el joven todavía debe participar de las ruedas de reconocimiento, pero hasta ahora ningún testigo lo señaló como integrante de la patota que mató a Fernando. “Creo que las pruebas que hemos presentado son concluyentes. Ninguno de los testigos ubicó a Pablo en la escena, como tampoco el auto del que se habló que salió de Gesell a Zárate”, afirmó el letrado.

En tanto, Pablo aseguró que no conocía en profundidad a los diez rugbiers acusados del crimen y que solo tuvo “un cruce de miradas” hace cuatro años con los detenidos en la disco Apsara de Zárate, donde varios testimonios los ubican en peleas. Santoro también reconoció que evalúa denunciar a los detenidos “por daños y perjuicios por afectación a la dignidad", aunque la palabra final sobre eventuales acciones legales la tendrá la familia Ventura.

COMENTARIOS

Se comunicó por WhatsApp con la familia del chico asesinado a golpes por un grupo de rugbiers en la Costa. El remero fue liberado hace una semana y luego desvinculado de la agresión, aunque aún participa de las ruedas de reconocimiento.