0221
0221

De la manga al círculo central: la emoción de Maradona al salir a la cancha del Lobo

Diego pisó el césped del Juan Carmelo y se quebró. El Diez no ocultó sus sentimientos en lo que fue su presentación como DT de Gimnasia y su vuelta al fútbol argentino.

Pasaron 24 años de la última vez que Diego Armando Maradona dirigió un equipo argentino. Pero volvió y para ser el entrenador de Gimnasia. Ante un estadio colmado por hinchas albiazules, el campeón del mundo se emocionó ni bien se asomó por la manga del Lobo. Al borde del llanto y visiblemente conmovido, salió a la cancha y lo recibió el presidente del club mens sana, Gabriel Pellegrino.

Luego, un carrito lo llevó hasta el círculo central, donde lo esperaban sus jugadores. Sin soltar la pelota, el Diez volvió a quebrarse ni bien brindó sus primeras palabras a la familia tripera. Así lo captaron las cámaras de AGLP, que junto a los cientos de periodistas acreditados para cubrir el primer entrenamiento en La Plata. 

"Ustedes me ayudaron a mí y yo los quiero ayudar", lanzó Maradona sin ocultar su emoción. En su discurso no solo le habló a la hinchada, también lo hizo a sus futbolistas: "Cuando los tire a la cancha, se maten por toda esta gente". "Traben con la cabeza", les pidió el Diez. 

"Acá vine a entrenar, el que no entrena no juega, el que no corre no juega", aseguró Maradona y cerró con una frase que despertó la euforia de todo el estadio: "Acá estoy en mi casa". Y el Boque explotó. El primer capítulo de una historia hasta hace un tiempo impensada en la ciudad.

Diego pisó el césped del Juan Carmelo y se quebró. El Diez no ocultó sus sentimientos en lo que fue su presentación como DT de Gimnasia y su vuelta al fútbol argentino.

08 de septiembre de 2019

Pasaron 24 años de la última vez que Diego Armando Maradona dirigió un equipo argentino. Pero volvió y para ser el entrenador de Gimnasia. Ante un estadio colmado por hinchas albiazules, el campeón del mundo se emocionó ni bien se asomó por la manga del Lobo. Al borde del llanto y visiblemente conmovido, salió a la cancha y lo recibió el presidente del club mens sana, Gabriel Pellegrino.

Luego, un carrito lo llevó hasta el círculo central, donde lo esperaban sus jugadores. Sin soltar la pelota, el Diez volvió a quebrarse ni bien brindó sus primeras palabras a la familia tripera. Así lo captaron las cámaras de AGLP, que junto a los cientos de periodistas acreditados para cubrir el primer entrenamiento en La Plata. 

"Ustedes me ayudaron a mí y yo los quiero ayudar", lanzó Maradona sin ocultar su emoción. En su discurso no solo le habló a la hinchada, también lo hizo a sus futbolistas: "Cuando los tire a la cancha, se maten por toda esta gente". "Traben con la cabeza", les pidió el Diez. 

"Acá vine a entrenar, el que no entrena no juega, el que no corre no juega", aseguró Maradona y cerró con una frase que despertó la euforia de todo el estadio: "Acá estoy en mi casa". Y el Boque explotó. El primer capítulo de una historia hasta hace un tiempo impensada en la ciudad.

COMENTARIOS

Diego pisó el césped del Juan Carmelo y se quebró. El Diez no ocultó sus sentimientos en lo que fue su presentación como DT de Gimnasia y su vuelta al fútbol argentino.