0221
0221

Crisis y oportunidades del sector inmobiliario en La Plata

El sector inmobiliario no escapa al común de la crisis generalizada de la economía argentina: merma pronunciada de ventas, precios a la baja e incertidumbre por lo que pueda venir.

¿Causas? Varias. La falta de crédito, la "burbuja financiera" que con tasas chinas succionó los ahorros e inversiones, la devaluación del peso, la inflación, la insoportable carga fiscal (52% del precio), los más notorios.

Haciendo un análisis de la situación actual y lo que puede venir identifacamos varios puntos a considerar:

- El ladrillo ha sido la mejor inversión de los últimos 10 años. Si bien la rentabilidad por alquiler es de las más bajas de la historia (2,5 a 3,5% anual), la apreciación constante del patrimonio lo convierte en una reserva de valor indiscutible. A los que muchos llaman una inversión conservadora demostró ser la mejor opción, ya que fue la más rentable y la menos riesgosa.

- El mercado está partido. El vendedor promedio no quiere vender lo que antes valía 100 en 75/80, que es lo que el comprador está dispuesto a pagar para desprenderse de sus tan "apreciados" dólares. La realidad es que este desequilibrio se estabilizará cuando oferta y demanda se encuentren en algún momento. La pregunta es ¿cuándo?

- Hasta que la inflación anual no sea al menos de un dígito, no renacerá el crédito, lo que seguirá relegando la accesibilidad a la vivienda para las clases media y baja, totalmente dependientes de este instrumento vital para cualquier economía y sector sano.

- Pero en toda crisis se dice que hay una oportunidad. Hoy para aquel que cuenta con liquidez, es un excelente momento de buscar oportunidades, los inversores de conseguir inmuebles que con mucha probabilidad recuperen valor en el corto plazo (uno a dos años) y posicionarse en tierra los desarrolladores para futuros proyectos.

- En estas épocas que se van bautizando nombres al dólar según la modalidad que se implemente: dólar bolsa, blue, puré, rulo, hasta el dólar BOCA ($70 en junio 2020, según la cláusula escape que el club le puso al contrato con Adidas), es preocupante escuchar hablar a algún trasnochado del sector del "dólar ladrillo". NO EXISTE. Los precios son los que suben o bajan, las operaciones pactadas en dólares se pagan con billetes y no se negocia ningún tipo de cambio. Una buena opción para la adquisición sin limitaciones de compra de dólares es realizarlo por medio del mercado bursátil.

- Precios en pesos. El valor de referencia por excelencia de las propiedades en Argentina es en dólares, pero algunos desarrollos de loteos con el ánimo de seducir a sus clientes, financian parte del precio a corto plazo, 12 a 24 meses, con cuotas fijas en pesos. En la venta de unidades de edificios en altura, ya hace bastante tiempo que se implentó la modalidad de ajustar los aportes o cuotas, según la forma jurídica adoptada, por el índice de actualización CAC.

21 de septiembre de 2019

El sector inmobiliario no escapa al común de la crisis generalizada de la economía argentina: merma pronunciada de ventas, precios a la baja e incertidumbre por lo que pueda venir.

¿Causas? Varias. La falta de crédito, la "burbuja financiera" que con tasas chinas succionó los ahorros e inversiones, la devaluación del peso, la inflación, la insoportable carga fiscal (52% del precio), los más notorios.

Haciendo un análisis de la situación actual y lo que puede venir identifacamos varios puntos a considerar:

- El ladrillo ha sido la mejor inversión de los últimos 10 años. Si bien la rentabilidad por alquiler es de las más bajas de la historia (2,5 a 3,5% anual), la apreciación constante del patrimonio lo convierte en una reserva de valor indiscutible. A los que muchos llaman una inversión conservadora demostró ser la mejor opción, ya que fue la más rentable y la menos riesgosa.

- El mercado está partido. El vendedor promedio no quiere vender lo que antes valía 100 en 75/80, que es lo que el comprador está dispuesto a pagar para desprenderse de sus tan "apreciados" dólares. La realidad es que este desequilibrio se estabilizará cuando oferta y demanda se encuentren en algún momento. La pregunta es ¿cuándo?

- Hasta que la inflación anual no sea al menos de un dígito, no renacerá el crédito, lo que seguirá relegando la accesibilidad a la vivienda para las clases media y baja, totalmente dependientes de este instrumento vital para cualquier economía y sector sano.

- Pero en toda crisis se dice que hay una oportunidad. Hoy para aquel que cuenta con liquidez, es un excelente momento de buscar oportunidades, los inversores de conseguir inmuebles que con mucha probabilidad recuperen valor en el corto plazo (uno a dos años) y posicionarse en tierra los desarrolladores para futuros proyectos.

- En estas épocas que se van bautizando nombres al dólar según la modalidad que se implemente: dólar bolsa, blue, puré, rulo, hasta el dólar BOCA ($70 en junio 2020, según la cláusula escape que el club le puso al contrato con Adidas), es preocupante escuchar hablar a algún trasnochado del sector del "dólar ladrillo". NO EXISTE. Los precios son los que suben o bajan, las operaciones pactadas en dólares se pagan con billetes y no se negocia ningún tipo de cambio. Una buena opción para la adquisición sin limitaciones de compra de dólares es realizarlo por medio del mercado bursátil.

- Precios en pesos. El valor de referencia por excelencia de las propiedades en Argentina es en dólares, pero algunos desarrollos de loteos con el ánimo de seducir a sus clientes, financian parte del precio a corto plazo, 12 a 24 meses, con cuotas fijas en pesos. En la venta de unidades de edificios en altura, ya hace bastante tiempo que se implentó la modalidad de ajustar los aportes o cuotas, según la forma jurídica adoptada, por el índice de actualización CAC.

COMENTARIOS