0221
0221

Un caso de violencia machista se debate en juicio por jurados en La Plata

Flavia Rudez fue abandonada herida y desmayada en una guardia hospitalaria. Su ex pareja intentó vender la casa que compartían luego del ataque. Lo juzgan por intento de homicidio.

El intento de homicidio de Flavia Rudez ocurrido en Los Hornos en el año 2015 comenzó a ser debatido en el marco de un juicio por jurados que se inició este martes 13 de agosto en la sede del fuero Penal de La Plata. En el banquillo de los acusados está sentado su ex pareja Leonardo Cechi.

La primera audiencia se inició con la selección de los ciudadanos que finalmente integraron el jurado popular que deberá dar veredicto final: absolución o condena.

La víctima es representada por las abogadas Sofía Caravelos y Guadalupe Godoy quienes comparten la acusación con la fiscal de juicio, Silvina Langone. El juez que controla el debate es Claudio Bernard del Tribunal Oral Criminal II de La Plata.

El caso se inició el día 10 de julio de 2015, cuando la mujer ingresa al Hospital Alejandro Korn de la localidad de Melchor Romero en La Plata, con lesiones gravísimas, derivada de la Unidad de Pronta Atención de la localidad de Los Hornos, donde fue dejada por una persona que no acreditó su identidad.

Además de fracturas en las costillas, corrimiento de mandíbula, hundimiento del parietal, golpes en los miembros y en el cuello, presentaba traumatismos de cráneo severos, que le impedían caminar, retener esfínteres, hablar. Luego de una prolongada internación, fue dada de alta, con un pronóstico de recuperación incierto.

Los distintos dispositivo del sistema de salud pública, del hospital de Romero y el CPA de Villa Elisa y el acompañamiento de sus familiares, le permitieron gracias a una laboriosa rehabilitación, recuperar parte de los daños cerebrales que le produjo aquella lesión y poder acompañar el proceso judicial que se inició con su llegada al centro de salud.

Flavia recuerda que su entonces pareja, el acusado Cechi, días antes de que ella fuera ingresada al hospital, la agredió con un elemento que aún no logra identificar en sus recuerdos. Luego de esa imagen la siguiente es en el hospital donde se describe las lesiones como ocurridas en distintos días.

Según surge de la causa, durante los pocos meses que convivieron, Flavia fue víctima de numerosos hechos de violencia física y psicológica por parte de Cechi, que denunció ante el juzgado de Familia. Su hijo mayor también fue blanco de agresiones y debió irse de la casa, ante las amenazas de Cechi. Para proteger a sus hijos más pequeños, Flavia tuvo que dejarlos a cargo de su padre. El día que Flavia ingresa al nosocomio, Cechi “vende” la casa donde vivían, pese al aviso de la familia a la policía de la zona, que omitió cualquier tipo de actuación frente a esa ocupación.

Flavia ya había visto la convivencia de Cechi con la policía. Quizás por eso se explica que no le quisieran tomar a ella o a su madre las denuncias por tantos hechos graves de violencia. Finalmente Cechi fue detenido por tentativa de femicidio.

La defensa de Cechi, plantea que Flavia se golpeó la cabeza en una convulsión, dado que era epiléptica. Y que las lesiones que aún se constatan en su cerebro, son producto de su descuido, por no llevar adecuadamente un tratamiento.

Si el jurado por unanimidad no declara culpable a Cechi, Flavia no tendrá la posibilidad de apelar la sentencia, dado que las víctimas no están contempladas en la regulación normativa que se hizo del juicio por jurado en la provincia de Buenos Aires.

“Este mecanismo, bajo la razonable búsqueda de la democratización de la justicia, terminó asumiendo la forma de una privatización de los procesos penales y por ende se desdibuja la respuesta del Estado, quedando en manos de ciudadanos la respuesta última del sistema de justicia, muchas veces cargados de los mismos prejuicios y estereotipos que sobrevuelan en los pasillos de los tribunales”, expresaron las abogadas de la víctima.

Las letradas también consignaron que “en los delitos de violencia de género y violencia institucional, además, se diluye la responsabilidad del Estado en conocer la verdad, reparar a las víctimas y sancionar a los responsables, en hechos que son de interés público y donde esas medidas resultan ser parte de la política pública de prevención y de no repetición”.

El juicio fue pautado en cuatro jornadas y está previsto que finalice el viernes 16 cuando el jurada dará a conocer su resolución.

Flavia Rudez fue abandonada herida y desmayada en una guardia hospitalaria. Su ex pareja intentó vender la casa que compartían luego del ataque. Lo juzgan por intento de homicidio.

13 de agosto de 2019

El intento de homicidio de Flavia Rudez ocurrido en Los Hornos en el año 2015 comenzó a ser debatido en el marco de un juicio por jurados que se inició este martes 13 de agosto en la sede del fuero Penal de La Plata. En el banquillo de los acusados está sentado su ex pareja Leonardo Cechi.

La primera audiencia se inició con la selección de los ciudadanos que finalmente integraron el jurado popular que deberá dar veredicto final: absolución o condena.

La víctima es representada por las abogadas Sofía Caravelos y Guadalupe Godoy quienes comparten la acusación con la fiscal de juicio, Silvina Langone. El juez que controla el debate es Claudio Bernard del Tribunal Oral Criminal II de La Plata.

El caso se inició el día 10 de julio de 2015, cuando la mujer ingresa al Hospital Alejandro Korn de la localidad de Melchor Romero en La Plata, con lesiones gravísimas, derivada de la Unidad de Pronta Atención de la localidad de Los Hornos, donde fue dejada por una persona que no acreditó su identidad.

Además de fracturas en las costillas, corrimiento de mandíbula, hundimiento del parietal, golpes en los miembros y en el cuello, presentaba traumatismos de cráneo severos, que le impedían caminar, retener esfínteres, hablar. Luego de una prolongada internación, fue dada de alta, con un pronóstico de recuperación incierto.

Los distintos dispositivo del sistema de salud pública, del hospital de Romero y el CPA de Villa Elisa y el acompañamiento de sus familiares, le permitieron gracias a una laboriosa rehabilitación, recuperar parte de los daños cerebrales que le produjo aquella lesión y poder acompañar el proceso judicial que se inició con su llegada al centro de salud.

Flavia recuerda que su entonces pareja, el acusado Cechi, días antes de que ella fuera ingresada al hospital, la agredió con un elemento que aún no logra identificar en sus recuerdos. Luego de esa imagen la siguiente es en el hospital donde se describe las lesiones como ocurridas en distintos días.

Según surge de la causa, durante los pocos meses que convivieron, Flavia fue víctima de numerosos hechos de violencia física y psicológica por parte de Cechi, que denunció ante el juzgado de Familia. Su hijo mayor también fue blanco de agresiones y debió irse de la casa, ante las amenazas de Cechi. Para proteger a sus hijos más pequeños, Flavia tuvo que dejarlos a cargo de su padre. El día que Flavia ingresa al nosocomio, Cechi “vende” la casa donde vivían, pese al aviso de la familia a la policía de la zona, que omitió cualquier tipo de actuación frente a esa ocupación.

Flavia ya había visto la convivencia de Cechi con la policía. Quizás por eso se explica que no le quisieran tomar a ella o a su madre las denuncias por tantos hechos graves de violencia. Finalmente Cechi fue detenido por tentativa de femicidio.

La defensa de Cechi, plantea que Flavia se golpeó la cabeza en una convulsión, dado que era epiléptica. Y que las lesiones que aún se constatan en su cerebro, son producto de su descuido, por no llevar adecuadamente un tratamiento.

Si el jurado por unanimidad no declara culpable a Cechi, Flavia no tendrá la posibilidad de apelar la sentencia, dado que las víctimas no están contempladas en la regulación normativa que se hizo del juicio por jurado en la provincia de Buenos Aires.

“Este mecanismo, bajo la razonable búsqueda de la democratización de la justicia, terminó asumiendo la forma de una privatización de los procesos penales y por ende se desdibuja la respuesta del Estado, quedando en manos de ciudadanos la respuesta última del sistema de justicia, muchas veces cargados de los mismos prejuicios y estereotipos que sobrevuelan en los pasillos de los tribunales”, expresaron las abogadas de la víctima.

Las letradas también consignaron que “en los delitos de violencia de género y violencia institucional, además, se diluye la responsabilidad del Estado en conocer la verdad, reparar a las víctimas y sancionar a los responsables, en hechos que son de interés público y donde esas medidas resultan ser parte de la política pública de prevención y de no repetición”.

El juicio fue pautado en cuatro jornadas y está previsto que finalice el viernes 16 cuando el jurada dará a conocer su resolución.

COMENTARIOS

Flavia Rudez fue abandonada herida y desmayada en una guardia hospitalaria. Su ex pareja intentó vender la casa que compartían luego del ataque. Lo juzgan por intento de homicidio.