0221
0221

Con la voz quebrada y los ojos llenos de lágrimas, Oscar Ruggeri habló de la salud de Carlos Bilardo

Al igual que muchos de los campeones del '86, el Cabezón se mostró muy triste por el duro momento que atraviesa el DT que lo convocó a dos mundiales. Además, contó que la última vez que estuvo bien fue cuando compartieron un almuerzo. "No quiero verlo así", reveló.

El fútbol argentino está conmocionado por el grave estado de salud de Carlos Salvador Bilardo. Mientras el exentrenador de la Selección Argentina continúa luchando contra el síndrome de Hakim-Adams, sus exdirigidos están siguiendo el minuto a minuto de la evolución y no dudan en expresar el respeto y amor que le tienen en cada oportunidad que tienen.

Primero fue Sergio Goycochea y ahora fue el turno de Oscar Ruggeri, quien no pudo ocultar su tristeza por la situación del Narigón. "Está complicado el tema, se complicó bastante", afirmó en el  programa 90 minutos de Fox Sports.

Visiblemente golpeado por la situación, El Cabezón contó que "están esperando que salga, pero no está nada fácil; por lo que me dicen, está mal". Además comentó que está en permanente contacto con su esposa Gloria y su hija Daniela, quienes lo acompañan en el Instituto Argentino de Diagnóstico y Tratamiento (IADT).

"Así es la vida. Yo lo quiero recordar siempre como el loco lindo que nos dirigió, no quiero verlo de esta manera", expresó. En ese sentido, consideró que la última vez que estuvo bien fue el día que compartió un almuerzo junto a los campeones del mundo del '86. "Nos esperó, estuvo con nosotros, se reía, nos 'tiraba' algo, sabía lo que le decíamos. Al otro día empeoró, se vino abajo y ya no se recuperó más. Me duele en el alma, pero son las cosas de la vida", agregó.

Al ser consultado sobre el mejor recuerdo que tiene de él, Ruggeri no dudó e indicó: “No nos educó solamente como jugadores, nos educó en la vida y nos enseñó a ser humildes. Salimos campeones del mundo pero al otro día seguía todo igual: vistiendo con la misma ropa y entrenando de la misma manera". "No estábamos allá arriba, no podíamos mirar a la gente como hacen algunos que parece que llegaron a tocar el cielo. Nos enseñó a seguir caminando y a respetar a la gente de la misma manera", cerró.

Sin lugar a dudas todos sus colegas y futbolistas guardan un gran recuerdo y unieron sus energías para gritar: “¡Fuerza, Doctor!”.

 En las últimas horas del miércoles, Bilardo tuvo una recaída importante y los médicos decidieron operarlo para drenar la sangre y pus que estaba alojada en su cebero.

Al igual que muchos de los campeones del '86, el Cabezón se mostró muy triste por el duro momento que atraviesa el DT que lo convocó a dos mundiales. Además, contó que la última vez que estuvo bien fue cuando compartieron un almuerzo. "No quiero verlo así", reveló.

19 de julio de 2019

El fútbol argentino está conmocionado por el grave estado de salud de Carlos Salvador Bilardo. Mientras el exentrenador de la Selección Argentina continúa luchando contra el síndrome de Hakim-Adams, sus exdirigidos están siguiendo el minuto a minuto de la evolución y no dudan en expresar el respeto y amor que le tienen en cada oportunidad que tienen.

Primero fue Sergio Goycochea y ahora fue el turno de Oscar Ruggeri, quien no pudo ocultar su tristeza por la situación del Narigón. "Está complicado el tema, se complicó bastante", afirmó en el  programa 90 minutos de Fox Sports.

Visiblemente golpeado por la situación, El Cabezón contó que "están esperando que salga, pero no está nada fácil; por lo que me dicen, está mal". Además comentó que está en permanente contacto con su esposa Gloria y su hija Daniela, quienes lo acompañan en el Instituto Argentino de Diagnóstico y Tratamiento (IADT).

"Así es la vida. Yo lo quiero recordar siempre como el loco lindo que nos dirigió, no quiero verlo de esta manera", expresó. En ese sentido, consideró que la última vez que estuvo bien fue el día que compartió un almuerzo junto a los campeones del mundo del '86. "Nos esperó, estuvo con nosotros, se reía, nos 'tiraba' algo, sabía lo que le decíamos. Al otro día empeoró, se vino abajo y ya no se recuperó más. Me duele en el alma, pero son las cosas de la vida", agregó.

Al ser consultado sobre el mejor recuerdo que tiene de él, Ruggeri no dudó e indicó: “No nos educó solamente como jugadores, nos educó en la vida y nos enseñó a ser humildes. Salimos campeones del mundo pero al otro día seguía todo igual: vistiendo con la misma ropa y entrenando de la misma manera". "No estábamos allá arriba, no podíamos mirar a la gente como hacen algunos que parece que llegaron a tocar el cielo. Nos enseñó a seguir caminando y a respetar a la gente de la misma manera", cerró.

Sin lugar a dudas todos sus colegas y futbolistas guardan un gran recuerdo y unieron sus energías para gritar: “¡Fuerza, Doctor!”.

 En las últimas horas del miércoles, Bilardo tuvo una recaída importante y los médicos decidieron operarlo para drenar la sangre y pus que estaba alojada en su cebero.

COMENTARIOS

Al igual que muchos de los campeones del '86, el Cabezón se mostró muy triste por el duro momento que atraviesa el DT que lo convocó a dos mundiales. Además, contó que la última vez que estuvo bien fue cuando compartieron un almuerzo. "No quiero verlo así", reveló.