Una mujer denunció que fue abusada por su mejor amiga mientras dormía con su hijo
0221
0221

Una mujer denunció que fue abusada por su mejor amiga mientras dormía con su hijo en La Plata

El hecho ocurrió en una casa de Villa Elvira y fue denunciado por la víctima en las últimas horas. En diálogo con 0221.com.ar, la mujer dio detalles sobre el episodio y contó el calvario que vive desde ese entonces. Además, asegura que es blanco de amenazas constantes de parte de la presunta abusadora y que hasta han intentado incendiar su vivienda.

Ruth Pérez, una empleada de 39 años oriunda de la localidad de Villa Elvira, denunció haber sido abusada sexualmente por una amiga y vecina, todo frente a su pequeño hijo de 2 años. Si bien el caso ocurrió en febrero pasado, la víctima recién pudo darlo a conocer en las últimas horas, debido a que se encontraba bajo amenazas, tanto por la agresora como su madre.

La historia tiene su origen en 2016, cuando ambas mujeres -amigas de toda la vida- se reencontraron en el barrio tras vivir durante varios años en lugares distintos. Desde ese momento, forjaron una relación muy unida, pasando mucho tiempo juntas, a punto tal que la ahora acusada se convirtió en la madrina de su hijo. Esta gran amistad también llevó a que Ruth le consiguiera un puesto en el Colegio de Médicos de La Plata, donde ella ya estaba trabajando.

No obstante, la relación dio un giro rotundo el 24 de febrero de este año. La mujer cuenta que, ese día, estaba en su casa junto a su excuñada, su mamá, sus dos hijos, su sobrino y su vecina. En un momento de la tarde, llevó al pequeño a su habitación para que descansara, quedándose ambos dormidos en su cama.

Sin embargo, al cabo de unos minutos, se despertó sobresaltada debido a que su vecina estaba abusando de ella. Ante esto, Ruth reaccionó dándole un empujón y levantándose para poner a resguardo a su hijo. "Ya vamos para tu casa, de esto se va a enterar tu mamá y toda tu familia. Esto lo denuncio, no va a quedar acá. O te interna tu mamá en un psiquiátrico o te interno yo", le dijo en ese momento a la implicada.

A partir de allí, Ruth comenzó a vivir un verdadero calvario. "Su mamá no me creía y empezó a amenazarme a mí y a mi familia. Si yo contaba algo, ellas me iban a desprestigiar diciendo que yo había tenido una relación con el presidente del Colegio, que le iban a contar a su esposa, que iban a hacer que me echaran del trabajo y un montón de cosas más", explicó en diálogo con 0221.com.ar.

"A comienzos de marzo, volví nuevamente a la casa de su mamá para contarle lo que había pasado, pero me sacó a empujones", continuó. En abril, la víctima también sufrió un principio de incendio en su casa, del cual responsabilizó pura y exclusivamente a la familia de la agresora.

Esta correlación de eventos, la llevó a realizar la denuncia correspondiente en el Gabinete de Delitos contra la Integridad Sexual de la DDI La Plata, sumado a los trastornos emocionales que el episodio generó en ella. "Tuve que empezar a ir al psiquiatra, debido a las pesadillas y sueños recurrentes", indicó.

"También lo conté en mi trabajo, en presencia de mi madre, y ellos en lugar de protegerme quieren echarme para que no se viralice el hecho, me apartan como si tuviera lepra. Necesito hacer justicia", finalizó. En este contexto, las autoridades deberán reunir las pruebas correspondientes y llamar a los testigos necesarios para avanzar con el caso que, hasta el momento, no tiene personas detenidas.

El hecho ocurrió en una casa de Villa Elvira y fue denunciado por la víctima en las últimas horas. En diálogo con 0221.com.ar, la mujer dio detalles sobre el episodio y contó el calvario que vive desde ese entonces. Además, asegura que es blanco de amenazas constantes de parte de la presunta abusadora y que hasta han intentado incendiar su vivienda.

18 de junio de 2019

Ruth Pérez, una empleada de 39 años oriunda de la localidad de Villa Elvira, denunció haber sido abusada sexualmente por una amiga y vecina, todo frente a su pequeño hijo de 2 años. Si bien el caso ocurrió en febrero pasado, la víctima recién pudo darlo a conocer en las últimas horas, debido a que se encontraba bajo amenazas, tanto por la agresora como su madre.

La historia tiene su origen en 2016, cuando ambas mujeres -amigas de toda la vida- se reencontraron en el barrio tras vivir durante varios años en lugares distintos. Desde ese momento, forjaron una relación muy unida, pasando mucho tiempo juntas, a punto tal que la ahora acusada se convirtió en la madrina de su hijo. Esta gran amistad también llevó a que Ruth le consiguiera un puesto en el Colegio de Médicos de La Plata, donde ella ya estaba trabajando.

No obstante, la relación dio un giro rotundo el 24 de febrero de este año. La mujer cuenta que, ese día, estaba en su casa junto a su excuñada, su mamá, sus dos hijos, su sobrino y su vecina. En un momento de la tarde, llevó al pequeño a su habitación para que descansara, quedándose ambos dormidos en su cama.

Sin embargo, al cabo de unos minutos, se despertó sobresaltada debido a que su vecina estaba abusando de ella. Ante esto, Ruth reaccionó dándole un empujón y levantándose para poner a resguardo a su hijo. "Ya vamos para tu casa, de esto se va a enterar tu mamá y toda tu familia. Esto lo denuncio, no va a quedar acá. O te interna tu mamá en un psiquiátrico o te interno yo", le dijo en ese momento a la implicada.

A partir de allí, Ruth comenzó a vivir un verdadero calvario. "Su mamá no me creía y empezó a amenazarme a mí y a mi familia. Si yo contaba algo, ellas me iban a desprestigiar diciendo que yo había tenido una relación con el presidente del Colegio, que le iban a contar a su esposa, que iban a hacer que me echaran del trabajo y un montón de cosas más", explicó en diálogo con 0221.com.ar.

"A comienzos de marzo, volví nuevamente a la casa de su mamá para contarle lo que había pasado, pero me sacó a empujones", continuó. En abril, la víctima también sufrió un principio de incendio en su casa, del cual responsabilizó pura y exclusivamente a la familia de la agresora.

Esta correlación de eventos, la llevó a realizar la denuncia correspondiente en el Gabinete de Delitos contra la Integridad Sexual de la DDI La Plata, sumado a los trastornos emocionales que el episodio generó en ella. "Tuve que empezar a ir al psiquiatra, debido a las pesadillas y sueños recurrentes", indicó.

"También lo conté en mi trabajo, en presencia de mi madre, y ellos en lugar de protegerme quieren echarme para que no se viralice el hecho, me apartan como si tuviera lepra. Necesito hacer justicia", finalizó. En este contexto, las autoridades deberán reunir las pruebas correspondientes y llamar a los testigos necesarios para avanzar con el caso que, hasta el momento, no tiene personas detenidas.

COMENTARIOS