La profesionalización del fútbol femenino: cómo impacta en los equipos de la región
0221
0221

La profesionalización del fútbol femenino: cómo impacta en los equipos de la región

El presidente de la AFA confirmó que a partir de la temporada 2019/20 los clubes que jueguen en la máxima categoría recibirán un apoyo económico para poder sustentar los gastos y sueldos de las jugadoras. Estudiantes y Villa San Carlos son dos de los que están en condiciones de recibir este beneficio, mientras que Gimnasia está un paso del ascenso y también entraría en ese selecto grupo.  

"Deseo ser el presidente de la igualdad de género en el fútbol argentino", fue la frase de Claudio Chiqui Tapia en el acto de inauguración de la temporada 2017 del fútbol femenino. Ya sea por conveniencia, por convicción o por obligación, el mandamás de la Asociación del Fútbol Argentino volvió a dar un paso importante para el avance y desarrollo de dicha disciplina en nuestro país.

Este sábado, en el predio de Ezeiza, acompañado por dirigentes y jugadoras, el presidente de la AFA anunció la profesionalización de la Liga Argentina de fútbol femenino. La misma se dará a través de un acuerdo firmado con Futbolistas Argentinos Agremiados, presidido por Sergio Marchi que por primera vez tendrá bajo su órbita a futbolistas mujeres. Serán 24 millones de pesos anuales los que se destinarán a los equipos que jueguen en Primera División, recibiendo cada uno alrededor de 125 mil pesos por mes. Según lo comunicado, los 16 clubes deberán tener un mínimo de 8 contratos y un máximo de 11. Estas implementaciones se darán después de julio y los equipos de la región ya imaginan el impacto que puedan causar. 

EL FÚTBOL FEMENINO EN VILLA SAN CARLOS

“Antes no recibíamos nada, por eso para nosotros termina siendo una gran ayuda”, contó a 0221.com.ar, Tomás Conti , director técnico de Villa San Carlos y uno de los impulsores del fútbol femenino en la región. El Celeste es uno de los equipos que se encuentra disputando la Primera División y de los cuales se verán beneficiados por esta medida. “Lo primero que vamos a hacer con esa plata es destinarla a cubrir los gastos que tenemos”, dijo el DT, explicando que en cada partido de local deben desembolsar entre 6 y 7 mil pesos, sumando el pago del traslado las veces que les toca ser visitantes.

En la institución de Berisso, el apoyo de la dirigencia es mínimo y acorde a lo que reciben las demás disciplinas con las que cuenta el club, a excepción del plantel de fútbol masculino que disputa la Primera C. En la actualidad las 22 jugadoras que componen el plantel Villero pagan una cuota social de 350 pesos, lo que es la principal fuente de ingreso económico. “Hacemos rifas y venta de comidas para generar otra entrada de dinero”, agregó Tomás resaltando la predisposición de la nueva Comisión Directiva, la cual le permite utilizar el predio y el gimnasio del club para entrenar, como así también usar el estadio, cada vez que eso sea posible.

“Una vez que podamos tener una idea precisa del número que vamos a destinar a los sueldos, nuestra idea es poder repartir ese dinero entre todas las futbolistas que integren el plantel, por más de que sólo algunas firmen contrato”, detalló el entrenador de Villa San Carlos expresando su deseo de que cada una de sus jugadoras reciban un incentivo económico al momento de practicar el deporte. “Lo bueno sería que estos cambios sirvan para que se pueda impulsar también las categorías menores como la sub-17, algo que generaría una mejor y mayor competencia dentro de los clubes, y a nivel selección”, terminó diciendo Tomás Conti, esperanzado con que todas estas medidas sirvan de gran impulso para fútbol femenino en el país.

EL ESTADO DE SITUACIÓN EN ESTUDIANTES

“Nosotras tenemos la suerte que desde hace un tiempo no tenemos que pagar nada para jugar”, contó Micaela Sandoval, jugadora y referente de Estudiantes, a 0221.com.ar, resaltando la importancia de no tener que sacar plata de su bolsillo para costear los traslados, ambulancia, cancha y policía, entre otras cosas, de las cuales se encarga el club.

La volante del Pincha y la Selección, hace más de 20 años que juega al fútbol y pasó por distintos equipos de nuestro país. “Al no venir recibiendo nada, lo que nos den ahora va a servir para que podamos afrontar el gasto que significa ir a entrenar, o comprarse los botines”, dice la futbolista albirroja, haciendo hincapié en que el monto que percibirán, lejos está de convertirlas en jugadoras profesionales, pero ayudará a facilitarles la práctica del deporte.

Sandoval confesó lo que le tocó vivir en River, en donde percibía un viático, sumado montos de dinero en caso de cumplir distintos requisitos: “En ese momento, al viático se le agregaban premios económicos por no faltar a entrenar, por estar convocada a la Selección y otras cosas similares”. Este tipo manejo que lleva adelante la entidad de Núñez con sus jugadoras, no es lo habitual en el resto de los equipos, pero es algo a lo que aspiran la mayoría.


“Creo que el reclamo puntual realizado por Macarena Sánchez, sumado al pedido generalizado por parte de las mujeres en distintos ámbitos, hace que este sea un buen momento para que de una vez por todas el fútbol femenino llegue a tener el lugar que se merece en nuestro país”, expresó Sandoval, dando cuenta de la importancia que significa el apoyo también al desarrollo de las categorías menores. “Debemos conseguir que desde chicas podamos empezar a competir, en un marco oficial que nos permita ir mejorando en la etapa de formación”, agregó la habilidosa jugadora de Estudiantes.

EL PANORAMA EN GIMNASIA

El Lobo es uno de los clubes en donde el fútbol femenino está creciendo a pasos agigantados. A menos de un año de su lanzamiento e incursión en los torneo de AFA, el elenco comandado por Mauro Córdoba es uno de los principales animadores del torneo de Primera B y candidato a lograr el ascenso que le permitiría ser parte de los clubes  que reciban el apoyo económico de la parte de la Asociación.

“Aunque todavía no pertenecemos al grupo de la máxima categoría esto no nos atañe, sin embargo este anuncio es algo que nos ilusiona y nos incentiva aún más a conseguir el ascenso”, cuenta Juan Manuel Bova Cardoso, a 0221.com.ar, dirigente tripero a cargo de cargo del fútbol femenino. El desafío que implica para la institución acompañar este avance y progreso histórico que están llevando mujeres en muchos ámbitos, es uno de los objetivos primordiales que se propusieron en la CD mens sana al agregar esta disciplina al club.

Gimnasia cuenta en la actualidad con un plantel de entre 26 y 28 jugadoras, entre las cuales hay una buena cantidad de juveniles sub-17 que podrían integrar dicha categoría en caso de subir a Primera División. Las futbolistas del Lobo, como sucede en muchos otros equipos, deben abonar una cuota mensual, que en este caso ronda los 500 pesos. A través de la misma, la institución les garantiza a las chicas el lugar físico para entrenar y jugar, elementos de trabajo e indumentaria, gastos organizativos para partidos de local (árbitro, ambulancia, policía, etc), traslados cuando les toca ser visitantes, viandas de comida y la cobertura médica en caso de lesiones o problemas de salud.

“Nuestro principal objetivo es lograr que las jugadoras dejen de pagar. Estamos haciendo gestiones para sumar sponsors y lograr cubrir el ingreso económico que hoy origina el abono de esa cuota mensual”, explicó Bova Cardoso, muy esperanzado para que esa situación se resuelva en un futuro cercano.

Con este breve panorama podemos dar cuenta que la situación en los equipos más importantes de fútbol femenino de la región, tienen muchos puntos en común entre ellas. Ante estos anuncios que buscan marcar el camino de la profesionalización de la práctica en la rama femenina, los representantes de los tres clubes son optimistas, aunque también destacan que aún faltan el avance en muchos otros aspectos para poder hablar de un “fútbol femenino profesional” en nuestro país.

En una inevitable comparación con los varones, la escala de sueldos seguirá marcando una clara desigualdad. Según el convenio de Futbolistas Argentinos Agremiados, el contrato mínimo de un jugador de Primera División es de 25.200 pesos. Esta cifra disminuye a medida de que bajamos de categoría, hasta llegar a los 15 mil pesos que perciben los hombres de la Primera C. En el mejor de los casos, guiándonos por el apoyo económico que brindará la AFA, el salario básico más alto en la Primera del fútbol femenino será muy parecido al de un jugador de la cuarta categoría del masculino.

                       Salario Básico Promocional (*)         Salario Básico

Primera División       $21.000                                          $25.200

Primera B Nacional  $17.400                                           $21.000

Primera B                 $15.000                                           $17.400

Torneo Federal A     $15.000                                           $17.400

Primera C                 $13.200                                           $15.000

(*) Para futbolistas entre los 16 y 18 años de edad, inclusive.

Una vez que culmine el Mundial de Francia, a disputarse entre junio y julio del 2019, se empezarán a implementar los cambios económicos, como así también en la organización de los campeonatos, con la disputa de la Copa Argentina como la gran novedad y la formalización de la categoría sub-17.

Con reclamos y acciones concretas como lo hecho por Macarena Sánchez, pionera en nuestro por estas latitudes en pelear por un reconocimiento económico para las jugadoras, y muchos otros quizás poco visibles pero no por eso menos efectivos, las futbolistas en la Argentina ya no pasan desapercibidas. Fruto de la constante lucha de las mujeres que practican este deporte, el fútbol femenino crece a paso firme y va ganando espacios en ámbitos insospechados hace un tiempo atrás, y en donde el grado de machismo es tan alto como la popularidad del propio fútbol en nuestro país.

El presidente de la AFA confirmó que a partir de la temporada 2019/20 los clubes que jueguen en la máxima categoría recibirán un apoyo económico para poder sustentar los gastos y sueldos de las jugadoras. Estudiantes y Villa San Carlos son dos de los que están en condiciones de recibir este beneficio, mientras que Gimnasia está un paso del ascenso y también entraría en ese selecto grupo.  

17 de marzo de 2019

"Deseo ser el presidente de la igualdad de género en el fútbol argentino", fue la frase de Claudio Chiqui Tapia en el acto de inauguración de la temporada 2017 del fútbol femenino. Ya sea por conveniencia, por convicción o por obligación, el mandamás de la Asociación del Fútbol Argentino volvió a dar un paso importante para el avance y desarrollo de dicha disciplina en nuestro país.

Este sábado, en el predio de Ezeiza, acompañado por dirigentes y jugadoras, el presidente de la AFA anunció la profesionalización de la Liga Argentina de fútbol femenino. La misma se dará a través de un acuerdo firmado con Futbolistas Argentinos Agremiados, presidido por Sergio Marchi que por primera vez tendrá bajo su órbita a futbolistas mujeres. Serán 24 millones de pesos anuales los que se destinarán a los equipos que jueguen en Primera División, recibiendo cada uno alrededor de 125 mil pesos por mes. Según lo comunicado, los 16 clubes deberán tener un mínimo de 8 contratos y un máximo de 11. Estas implementaciones se darán después de julio y los equipos de la región ya imaginan el impacto que puedan causar. 

EL FÚTBOL FEMENINO EN VILLA SAN CARLOS

“Antes no recibíamos nada, por eso para nosotros termina siendo una gran ayuda”, contó a 0221.com.ar, Tomás Conti , director técnico de Villa San Carlos y uno de los impulsores del fútbol femenino en la región. El Celeste es uno de los equipos que se encuentra disputando la Primera División y de los cuales se verán beneficiados por esta medida. “Lo primero que vamos a hacer con esa plata es destinarla a cubrir los gastos que tenemos”, dijo el DT, explicando que en cada partido de local deben desembolsar entre 6 y 7 mil pesos, sumando el pago del traslado las veces que les toca ser visitantes.

En la institución de Berisso, el apoyo de la dirigencia es mínimo y acorde a lo que reciben las demás disciplinas con las que cuenta el club, a excepción del plantel de fútbol masculino que disputa la Primera C. En la actualidad las 22 jugadoras que componen el plantel Villero pagan una cuota social de 350 pesos, lo que es la principal fuente de ingreso económico. “Hacemos rifas y venta de comidas para generar otra entrada de dinero”, agregó Tomás resaltando la predisposición de la nueva Comisión Directiva, la cual le permite utilizar el predio y el gimnasio del club para entrenar, como así también usar el estadio, cada vez que eso sea posible.

“Una vez que podamos tener una idea precisa del número que vamos a destinar a los sueldos, nuestra idea es poder repartir ese dinero entre todas las futbolistas que integren el plantel, por más de que sólo algunas firmen contrato”, detalló el entrenador de Villa San Carlos expresando su deseo de que cada una de sus jugadoras reciban un incentivo económico al momento de practicar el deporte. “Lo bueno sería que estos cambios sirvan para que se pueda impulsar también las categorías menores como la sub-17, algo que generaría una mejor y mayor competencia dentro de los clubes, y a nivel selección”, terminó diciendo Tomás Conti, esperanzado con que todas estas medidas sirvan de gran impulso para fútbol femenino en el país.

EL ESTADO DE SITUACIÓN EN ESTUDIANTES

“Nosotras tenemos la suerte que desde hace un tiempo no tenemos que pagar nada para jugar”, contó Micaela Sandoval, jugadora y referente de Estudiantes, a 0221.com.ar, resaltando la importancia de no tener que sacar plata de su bolsillo para costear los traslados, ambulancia, cancha y policía, entre otras cosas, de las cuales se encarga el club.

La volante del Pincha y la Selección, hace más de 20 años que juega al fútbol y pasó por distintos equipos de nuestro país. “Al no venir recibiendo nada, lo que nos den ahora va a servir para que podamos afrontar el gasto que significa ir a entrenar, o comprarse los botines”, dice la futbolista albirroja, haciendo hincapié en que el monto que percibirán, lejos está de convertirlas en jugadoras profesionales, pero ayudará a facilitarles la práctica del deporte.

Sandoval confesó lo que le tocó vivir en River, en donde percibía un viático, sumado montos de dinero en caso de cumplir distintos requisitos: “En ese momento, al viático se le agregaban premios económicos por no faltar a entrenar, por estar convocada a la Selección y otras cosas similares”. Este tipo manejo que lleva adelante la entidad de Núñez con sus jugadoras, no es lo habitual en el resto de los equipos, pero es algo a lo que aspiran la mayoría.


“Creo que el reclamo puntual realizado por Macarena Sánchez, sumado al pedido generalizado por parte de las mujeres en distintos ámbitos, hace que este sea un buen momento para que de una vez por todas el fútbol femenino llegue a tener el lugar que se merece en nuestro país”, expresó Sandoval, dando cuenta de la importancia que significa el apoyo también al desarrollo de las categorías menores. “Debemos conseguir que desde chicas podamos empezar a competir, en un marco oficial que nos permita ir mejorando en la etapa de formación”, agregó la habilidosa jugadora de Estudiantes.

EL PANORAMA EN GIMNASIA

El Lobo es uno de los clubes en donde el fútbol femenino está creciendo a pasos agigantados. A menos de un año de su lanzamiento e incursión en los torneo de AFA, el elenco comandado por Mauro Córdoba es uno de los principales animadores del torneo de Primera B y candidato a lograr el ascenso que le permitiría ser parte de los clubes  que reciban el apoyo económico de la parte de la Asociación.

“Aunque todavía no pertenecemos al grupo de la máxima categoría esto no nos atañe, sin embargo este anuncio es algo que nos ilusiona y nos incentiva aún más a conseguir el ascenso”, cuenta Juan Manuel Bova Cardoso, a 0221.com.ar, dirigente tripero a cargo de cargo del fútbol femenino. El desafío que implica para la institución acompañar este avance y progreso histórico que están llevando mujeres en muchos ámbitos, es uno de los objetivos primordiales que se propusieron en la CD mens sana al agregar esta disciplina al club.

Gimnasia cuenta en la actualidad con un plantel de entre 26 y 28 jugadoras, entre las cuales hay una buena cantidad de juveniles sub-17 que podrían integrar dicha categoría en caso de subir a Primera División. Las futbolistas del Lobo, como sucede en muchos otros equipos, deben abonar una cuota mensual, que en este caso ronda los 500 pesos. A través de la misma, la institución les garantiza a las chicas el lugar físico para entrenar y jugar, elementos de trabajo e indumentaria, gastos organizativos para partidos de local (árbitro, ambulancia, policía, etc), traslados cuando les toca ser visitantes, viandas de comida y la cobertura médica en caso de lesiones o problemas de salud.

“Nuestro principal objetivo es lograr que las jugadoras dejen de pagar. Estamos haciendo gestiones para sumar sponsors y lograr cubrir el ingreso económico que hoy origina el abono de esa cuota mensual”, explicó Bova Cardoso, muy esperanzado para que esa situación se resuelva en un futuro cercano.

Con este breve panorama podemos dar cuenta que la situación en los equipos más importantes de fútbol femenino de la región, tienen muchos puntos en común entre ellas. Ante estos anuncios que buscan marcar el camino de la profesionalización de la práctica en la rama femenina, los representantes de los tres clubes son optimistas, aunque también destacan que aún faltan el avance en muchos otros aspectos para poder hablar de un “fútbol femenino profesional” en nuestro país.

En una inevitable comparación con los varones, la escala de sueldos seguirá marcando una clara desigualdad. Según el convenio de Futbolistas Argentinos Agremiados, el contrato mínimo de un jugador de Primera División es de 25.200 pesos. Esta cifra disminuye a medida de que bajamos de categoría, hasta llegar a los 15 mil pesos que perciben los hombres de la Primera C. En el mejor de los casos, guiándonos por el apoyo económico que brindará la AFA, el salario básico más alto en la Primera del fútbol femenino será muy parecido al de un jugador de la cuarta categoría del masculino.

                       Salario Básico Promocional (*)         Salario Básico

Primera División       $21.000                                          $25.200

Primera B Nacional  $17.400                                           $21.000

Primera B                 $15.000                                           $17.400

Torneo Federal A     $15.000                                           $17.400

Primera C                 $13.200                                           $15.000

(*) Para futbolistas entre los 16 y 18 años de edad, inclusive.

Una vez que culmine el Mundial de Francia, a disputarse entre junio y julio del 2019, se empezarán a implementar los cambios económicos, como así también en la organización de los campeonatos, con la disputa de la Copa Argentina como la gran novedad y la formalización de la categoría sub-17.

Con reclamos y acciones concretas como lo hecho por Macarena Sánchez, pionera en nuestro por estas latitudes en pelear por un reconocimiento económico para las jugadoras, y muchos otros quizás poco visibles pero no por eso menos efectivos, las futbolistas en la Argentina ya no pasan desapercibidas. Fruto de la constante lucha de las mujeres que practican este deporte, el fútbol femenino crece a paso firme y va ganando espacios en ámbitos insospechados hace un tiempo atrás, y en donde el grado de machismo es tan alto como la popularidad del propio fútbol en nuestro país.

COMENTARIOS