El Pincha ganó en su regreso a La Plata
0221
0221

Estudiantes cortó la racha ante Patronato y volvió al triunfo en su regreso a La Plata

Se impuso por la mínima diferencia ante un difícil rival que pelea por no descender. El equipo de Leandro "Chino" Benítez tendrá una semana de trabajo precedida de una victoria, que sirve para generar confianza en un marco de tranquilidad. El Pincha volvió a La Plata, así como "El Brujo" Manuel al banco y consiguió tres punto claves para su futuro.

Estudiantes se impuso por 1 a 0 ante Patronato de Paraná con un gol a puro ADN pincharrata. La victoria se dio tras una racha negativa de siete partidos, en el regreso al Estadio Ciudad de La Plata y con la vuelta del "Brujo" Manuel en el banco de suplentes como talismán de la suerte para el equipo de la institución donde a los hinchas les enseñan de chicos a "creer en bujas".

En partido comenzó discreto, con pocas llegadas a los arcos, el trámite se desarrollaba en la mitad de la cancha. A partir de los 22 minutos fue todo del Pincha, cuando un disparo de Nahuel Estévez que tenía destino de red fue despejado por un defensor del Patrón al córner. Dos minutos después un cabezazo de Manuel Castro fue despejado por el arquero Sebastián Bértoli y a los 25 de la primera mitad, tras un tiro de esquina y en una jugada de laboratorio, Jonathan Schunke conectó un cabezazo, la cruzó de palo desde casi el punto de penal. El estadio fue un solo grito de gol y alegría.

Siete minutos después Lucas Albertengo fue tomado dentro del área y el árbitro cobró penal para el local.

La visita se quejaba porque sostuvo que el balón había salido del campo de juego antes de la infracción. Y como si existiera una justicia divina, Nahuel Estévez lo erró. El arquero y el palo salvaron a Patronato.

El partido transcurría sin mayores contratiempos cuando, a los 34 minutos, Federico Bravo le entró durísimo a Rodrigo Braña a la altura del rostro. Fue roja directa y el visitante se quedó con un jugador menos. A partir de allí fue todo del León.

El segundo tiempo transitó entre la impotencia de Patronato y la imprecisión de Estudiantes. A los 3 minutos se salvó el León. Berterame, de chilena, tuvo el empate, pero la pelota pegó en el techo del arco.

A la media hora de partido el Pincha intentaba profundizar por las bandas, pero carecía de precisión en los últimos metros. En ese trámite, a los 33 minutos de la etapa, Berterame aprovechó un descuido de la defensa local y casi llega el empate.

Siete minutos más tarde Mariano Pavone, de arremetida personal, lo tuvo en primera instancia, luego probó Enzo Kalinski, pero el arquero visitante salvó la caída del arco.

Sobre el final del tiempo reglamentario, a los 43 minutos, Patronato comenzó a llegar con peligro y a los 47 minutos Gabriel Compagnucci le erró al arco y desperdició una clara jugada con serias chances de empate.

El local cortó una racha de siete partidos sin conocer la victoria y le devolvió la sonrisa al pueblo albirrojo que no paró de alentar en todo el partido. El Pincha logró tres puntos clave, pero sobre todo recuperó la tranquilidad en el cuerpo técnico, con un Leandro Benítez que se jugaba su futuro al frente del conjunto platense.

Se impuso por la mínima diferencia ante un difícil rival que pelea por no descender. El equipo de Leandro "Chino" Benítez tendrá una semana de trabajo precedida de una victoria, que sirve para generar confianza en un marco de tranquilidad. El Pincha volvió a La Plata, así como "El Brujo" Manuel al banco y consiguió tres punto claves para su futuro.

09 de febrero de 2019

Estudiantes se impuso por 1 a 0 ante Patronato de Paraná con un gol a puro ADN pincharrata. La victoria se dio tras una racha negativa de siete partidos, en el regreso al Estadio Ciudad de La Plata y con la vuelta del "Brujo" Manuel en el banco de suplentes como talismán de la suerte para el equipo de la institución donde a los hinchas les enseñan de chicos a "creer en bujas".

En partido comenzó discreto, con pocas llegadas a los arcos, el trámite se desarrollaba en la mitad de la cancha. A partir de los 22 minutos fue todo del Pincha, cuando un disparo de Nahuel Estévez que tenía destino de red fue despejado por un defensor del Patrón al córner. Dos minutos después un cabezazo de Manuel Castro fue despejado por el arquero Sebastián Bértoli y a los 25 de la primera mitad, tras un tiro de esquina y en una jugada de laboratorio, Jonathan Schunke conectó un cabezazo, la cruzó de palo desde casi el punto de penal. El estadio fue un solo grito de gol y alegría.

Siete minutos después Lucas Albertengo fue tomado dentro del área y el árbitro cobró penal para el local.

La visita se quejaba porque sostuvo que el balón había salido del campo de juego antes de la infracción. Y como si existiera una justicia divina, Nahuel Estévez lo erró. El arquero y el palo salvaron a Patronato.

El partido transcurría sin mayores contratiempos cuando, a los 34 minutos, Federico Bravo le entró durísimo a Rodrigo Braña a la altura del rostro. Fue roja directa y el visitante se quedó con un jugador menos. A partir de allí fue todo del León.

El segundo tiempo transitó entre la impotencia de Patronato y la imprecisión de Estudiantes. A los 3 minutos se salvó el León. Berterame, de chilena, tuvo el empate, pero la pelota pegó en el techo del arco.

A la media hora de partido el Pincha intentaba profundizar por las bandas, pero carecía de precisión en los últimos metros. En ese trámite, a los 33 minutos de la etapa, Berterame aprovechó un descuido de la defensa local y casi llega el empate.

Siete minutos más tarde Mariano Pavone, de arremetida personal, lo tuvo en primera instancia, luego probó Enzo Kalinski, pero el arquero visitante salvó la caída del arco.

Sobre el final del tiempo reglamentario, a los 43 minutos, Patronato comenzó a llegar con peligro y a los 47 minutos Gabriel Compagnucci le erró al arco y desperdició una clara jugada con serias chances de empate.

El local cortó una racha de siete partidos sin conocer la victoria y le devolvió la sonrisa al pueblo albirrojo que no paró de alentar en todo el partido. El Pincha logró tres puntos clave, pero sobre todo recuperó la tranquilidad en el cuerpo técnico, con un Leandro Benítez que se jugaba su futuro al frente del conjunto platense.

COMENTARIOS