Laico, mixto y con altos aranceles: el perfil del colegio al que iba Lucas Lin | 0221
0221
0221

Laico, mixto y con altos aranceles: el perfil del colegio al que iba Lucas Lin

El establecimiento al que concurría Lucas Lin tiene una larga trayectoria en la educación privada en la ciudad, apuntando a una matrícula de familias de clase media alta y un programa centrado en un intenso plan de estudios de inglés.

Este miércoles, el Colegio Lincoln de La Plata se posicionó en el segundo lugar de las búesquedas en la web por el peor motivo que sus autoridades hubieran deseado: la muerte de Lucas Kevin Lin el nene de 5 años que se ahogó en la pileta del campo de deportes ubicado en 518 entre 135 y 137 de San Carlos. Se trata de una de las instituciones de educación laica y mixta con medio siglo de una trayectoria en la ciudad cimentada en la búsqueda de un perfil relacionado con una clase media de alto nivel adquisitivo, dispuesta abonar aranceles que superan el salario medio de cualquier trabajador.

Con domicilio legal fijado en la calle 6 Nº 473 tiene en ese sector de la zona norte del casco urbano casi todas sus sedes. El nivel inicial al que concurría el niño fallecido se encuentra en 40 entre 6 y 7, el primario en 41 entre 6 y 7 y el secundario en 6 entre 41 y 42, pero además tiene vínculos con la Sala 420 ubicada en 42 entre 6 y 7. Sólo el campo de deportes donde ocurrió la tragedia está en una zona alejada.

Su actividad está encuadrada en la Ley de Educación Provincial 13.688, no está subvencionada pero sí regulada por el Reglamento General de las Instituciones Educativas de la Provincia de Buenos Aires.

El Colegio Lincoln fue creado a mediados de siglo pasado y a lo largo de su historia fue instalándose como una institución que apuntó a una matrícula de alto nivel adquisitivo con cuotas que actualmente en 2018 oscilaron entre los 10 y 15 mil pesos por mes fuera jornada simple o completa.

La renovación de la matrícula para ciclo lectivo que arrancará en un mes será, según explicita el propio Colegio en el contrato que lo vincula con las familias de los alumnos, un 17% más cara. Algunos padres, confiaron a 0221.com.ar que los valores se irán por encima de los 14 mil pesos para la jornada simple.

El colegio fue creado por lo educadores platenses, Esther y Oriente Monreal, quienes se propusieron llevar a la práctica concepciones y metodologías supuestamente innovadoras en términos de educación integral. Para ello desarrollaron un sistema “laico” y “mixto”.

Con el correr de los años y el crecimiento de la matrícula avanzó sobre todos los niveles de educación obligatoria en la provincia de Buenos Aires, pero siempre mantuvo el mismo paradigma a la hora de pensar la currícula y los planes de estudio.

En su portal de internet, al exponer el relato de su historia, las autoridades reflejan toda una declaración de principios cuando explican la elección del nombre de Abraham Lincoln: “Nuestros fundadores dejaron asentada nuestra plena y perenne identificación con los valores encarnados por ese adalid de la libertad y las instituciones republicanas”, exponen.

Para sus tres niveles de educación el colegio plantea objetivos diferentes. En el caso del Jardín de Infantes al que concurría Lucas, apunta a realzar el “amplio y moderno edificio” donde hay aulas, sala de música y patio de juegos.

La oferta de enseñanza de inglés como uno de los pilares desde la primera infancia es una de sus características, aunque algunos padres de los alumnos negaron que se tratara de una institución bilingüe. En la escuela afirman que hay “una actualizada propuesta pedagógica, con las mejores herramientas didácticas, tecnología y experiencia para los niños”.

Lo cierto es que el programa contempla cuatro clases semanales de 30 minutos cada una para el nivel inicial. Se elevan a 50 minutos en la primaria y a cinco clases semanales de 55 minutos en el nivel secundario con la posibilidad, cuando egresan, de rendir el Cambridge First Certificate, y distintas propuestas para profundizar el aprendizaje.

El perfil que el establecimiento alimenta se ve reflejado en el nombre elegido para nombrar a las actividades de colonia en el campo de deportes de 518 entre 135 y 137 durante la temporada estival: es el Lincoln Summer Camp

La importancia del predio de San Carlos, donde ocurrió la tragedia, aparece publicitado como espacio para fomentar actitudes de preservación y cuidado del medio ambiente. “Conocer el entorno próximo amplía las posibilidades para que los niños comprendan, reconozcan y experimenten sus posibilidades de juego y acciones motrices en los ámbitos externos al Jardín”, explican en la web.

En las últimas horas, hubo muchas críticas de los padres que llevan a sus niños al colegio por un trato que, dicen, suele ser despersonalizado y “mercantilista”. Cuestionaron duramente el modo en que se relacionaron con los familiares del chico fallecido y criticaron la demora con las que las autoridades se expresaron a través de un comunicado.

Ese texto es la única referencia al triste episodio ocurrido el martes en la piscina de San Carlos. Lo acompaña un logo de la institución con un crespón negro en señal de luto.

Laico, mixto y con altos aranceles: el perfil del colegio al que iba Lucas Lin
Tragedia en la pileta

Laico, mixto y con altos aranceles: el perfil del colegio al que iba Lucas Lin

El establecimiento al que concurría Lucas Lin tiene una larga trayectoria en la educación privada en la ciudad, apuntando a una matrícula de familias de clase media alta y un programa centrado en un intenso plan de estudios de inglés.

07 de febrero de 2019

Este miércoles, el Colegio Lincoln de La Plata se posicionó en el segundo lugar de las búesquedas en la web por el peor motivo que sus autoridades hubieran deseado: la muerte de Lucas Kevin Lin el nene de 5 años que se ahogó en la pileta del campo de deportes ubicado en 518 entre 135 y 137 de San Carlos. Se trata de una de las instituciones de educación laica y mixta con medio siglo de una trayectoria en la ciudad cimentada en la búsqueda de un perfil relacionado con una clase media de alto nivel adquisitivo, dispuesta abonar aranceles que superan el salario medio de cualquier trabajador.

Con domicilio legal fijado en la calle 6 Nº 473 tiene en ese sector de la zona norte del casco urbano casi todas sus sedes. El nivel inicial al que concurría el niño fallecido se encuentra en 40 entre 6 y 7, el primario en 41 entre 6 y 7 y el secundario en 6 entre 41 y 42, pero además tiene vínculos con la Sala 420 ubicada en 42 entre 6 y 7. Sólo el campo de deportes donde ocurrió la tragedia está en una zona alejada.

Su actividad está encuadrada en la Ley de Educación Provincial 13.688, no está subvencionada pero sí regulada por el Reglamento General de las Instituciones Educativas de la Provincia de Buenos Aires.

El Colegio Lincoln fue creado a mediados de siglo pasado y a lo largo de su historia fue instalándose como una institución que apuntó a una matrícula de alto nivel adquisitivo con cuotas que actualmente en 2018 oscilaron entre los 10 y 15 mil pesos por mes fuera jornada simple o completa.

La renovación de la matrícula para ciclo lectivo que arrancará en un mes será, según explicita el propio Colegio en el contrato que lo vincula con las familias de los alumnos, un 17% más cara. Algunos padres, confiaron a 0221.com.ar que los valores se irán por encima de los 14 mil pesos para la jornada simple.

El colegio fue creado por lo educadores platenses, Esther y Oriente Monreal, quienes se propusieron llevar a la práctica concepciones y metodologías supuestamente innovadoras en términos de educación integral. Para ello desarrollaron un sistema “laico” y “mixto”.

Con el correr de los años y el crecimiento de la matrícula avanzó sobre todos los niveles de educación obligatoria en la provincia de Buenos Aires, pero siempre mantuvo el mismo paradigma a la hora de pensar la currícula y los planes de estudio.

En su portal de internet, al exponer el relato de su historia, las autoridades reflejan toda una declaración de principios cuando explican la elección del nombre de Abraham Lincoln: “Nuestros fundadores dejaron asentada nuestra plena y perenne identificación con los valores encarnados por ese adalid de la libertad y las instituciones republicanas”, exponen.

Para sus tres niveles de educación el colegio plantea objetivos diferentes. En el caso del Jardín de Infantes al que concurría Lucas, apunta a realzar el “amplio y moderno edificio” donde hay aulas, sala de música y patio de juegos.

La oferta de enseñanza de inglés como uno de los pilares desde la primera infancia es una de sus características, aunque algunos padres de los alumnos negaron que se tratara de una institución bilingüe. En la escuela afirman que hay “una actualizada propuesta pedagógica, con las mejores herramientas didácticas, tecnología y experiencia para los niños”.

Lo cierto es que el programa contempla cuatro clases semanales de 30 minutos cada una para el nivel inicial. Se elevan a 50 minutos en la primaria y a cinco clases semanales de 55 minutos en el nivel secundario con la posibilidad, cuando egresan, de rendir el Cambridge First Certificate, y distintas propuestas para profundizar el aprendizaje.

El perfil que el establecimiento alimenta se ve reflejado en el nombre elegido para nombrar a las actividades de colonia en el campo de deportes de 518 entre 135 y 137 durante la temporada estival: es el Lincoln Summer Camp

La importancia del predio de San Carlos, donde ocurrió la tragedia, aparece publicitado como espacio para fomentar actitudes de preservación y cuidado del medio ambiente. “Conocer el entorno próximo amplía las posibilidades para que los niños comprendan, reconozcan y experimenten sus posibilidades de juego y acciones motrices en los ámbitos externos al Jardín”, explican en la web.

En las últimas horas, hubo muchas críticas de los padres que llevan a sus niños al colegio por un trato que, dicen, suele ser despersonalizado y “mercantilista”. Cuestionaron duramente el modo en que se relacionaron con los familiares del chico fallecido y criticaron la demora con las que las autoridades se expresaron a través de un comunicado.

Ese texto es la única referencia al triste episodio ocurrido el martes en la piscina de San Carlos. Lo acompaña un logo de la institución con un crespón negro en señal de luto.

COMENTARIOS

El establecimiento al que concurría Lucas Lin tiene una larga trayectoria en la educación privada en la ciudad, apuntando a una matrícula de familias de clase media alta y un programa centrado en un intenso plan de estudios de inglés.