0221
0221

Supercelda en La Plata: ¿cuál fue la zona más afectada y cómo actuó el fenómeno?

A través del análisis de las imágenes se pudo delimitar las áreas por las pasó el fenómeno. En cuestión de minutos, la combinación de violentas ráfagas de viento, granizo y diluvio afectó de distinta manera a los vecinos y productores. Los detalles, en esta nota. 

Una oleada de viento, seguida inmediatamente por lluvias y luego el granizo sorprendió el viernes a los platenses. Horas después se confirmó que el fenómeno que azotó determinados sectores de la ciudad se trató de una "supercelda", la forma "más destructiva en que se puede tener una tormenta", según explicó a 0221.com.ar el titular de la Dirección de Hidrometeorología de la Municipalidad, Mauricio Saldívar. Lo cierto es que tras el paso del temporal y por el relevamiento de las zonas más perjudicadas se pudo establecer el recorrido y las áreas más comprometidas. 

La supercelda que llegó en La Plata se había formado a las 18.45 a unos 100 kilómetros al oeste de la ciudad. La misma tenía dirección sudoeste, pero después de las 19.15 comenzó a cambiar su trayectoria hacia esta zona. En efecto, según confirmaron fuentes comunales a este portal, la tormenta arrasó con el territorio comprendido entre Ruta 2 hasta calle 167 y de 475, pasando por Ruta 36 hasta casi llegar a 515. 


Además, a través del análisis de las imágenes de las zonas afectadas pudieron determinar el comportamiento del fenómeno, cómo fue cambiando y avanzando por el territorio. Así se vio reflejado: en algunos sectores se registró granizo y lluvia, en otros granizos y viento o viento y fuertes precipitaciones. Es por eso que algunos productores se encontraron con el nylon de sus invernáculos perforados pero con la estructura en pie, otros con todo en el piso y su plantaciones completamente dañadas o directamente sin el techo del invernadero. 

Así, gran parte de los quinteros del cordón flori- fruti hortícola platense tuvieron pérdidas totales. En ese sentido, Colonia Urquiza fue una de los barrios que más sintieron el paso del temporal: las ráfagas de hasta 120 KM/H destruyó uno de los galpones en el predio en el que la comunidad japonesa celebra el Bon Odori


El autódromo Roberto Mouras no fue la excepción: ahí la tormenta provocó la caída y roturas de carteles, y la destrucción de gran parte de un paredón donde cayó un poste de luz. 

La otra zona señalada marca por dónde avanzó el evento, siguiendo camino hacia el norte. Luego de su paso devastador por la zona oeste, ingresó por Diagonal 73 y por la franja del Estadio Único, que terminó con nuevos daños en el techo. En La Loma una vecina de 21 entrre 44 y 45 quedó con su casa destruida luego de que se cayera el techo de la cochera lindera. Después, la tormenta siguió su curso hacia Tolosa y Ringuelet. 

La brutalidad de la descarga fue lo que causó las violentas ráfagas de viento que provocaron voladuras de techos y la caída de unos 500 árboles en toda la ciudad: "Cuando el agua y el granizo caen, desplazan el aire que tienen debajo hacia la tierra y eso provoca lo que se conoce como 'downburst', una corriente de aire violenta y explosiva", detalló Saldivar.

 

 

A través del análisis de las imágenes se pudo delimitar las áreas por las pasó el fenómeno. En cuestión de minutos, la combinación de violentas ráfagas de viento, granizo y diluvio afectó de distinta manera a los vecinos y productores. Los detalles, en esta nota. 

27 de febrero de 2019

Una oleada de viento, seguida inmediatamente por lluvias y luego el granizo sorprendió el viernes a los platenses. Horas después se confirmó que el fenómeno que azotó determinados sectores de la ciudad se trató de una "supercelda", la forma "más destructiva en que se puede tener una tormenta", según explicó a 0221.com.ar el titular de la Dirección de Hidrometeorología de la Municipalidad, Mauricio Saldívar. Lo cierto es que tras el paso del temporal y por el relevamiento de las zonas más perjudicadas se pudo establecer el recorrido y las áreas más comprometidas. 

La supercelda que llegó en La Plata se había formado a las 18.45 a unos 100 kilómetros al oeste de la ciudad. La misma tenía dirección sudoeste, pero después de las 19.15 comenzó a cambiar su trayectoria hacia esta zona. En efecto, según confirmaron fuentes comunales a este portal, la tormenta arrasó con el territorio comprendido entre Ruta 2 hasta calle 167 y de 475, pasando por Ruta 36 hasta casi llegar a 515. 


Además, a través del análisis de las imágenes de las zonas afectadas pudieron determinar el comportamiento del fenómeno, cómo fue cambiando y avanzando por el territorio. Así se vio reflejado: en algunos sectores se registró granizo y lluvia, en otros granizos y viento o viento y fuertes precipitaciones. Es por eso que algunos productores se encontraron con el nylon de sus invernáculos perforados pero con la estructura en pie, otros con todo en el piso y su plantaciones completamente dañadas o directamente sin el techo del invernadero. 

Así, gran parte de los quinteros del cordón flori- fruti hortícola platense tuvieron pérdidas totales. En ese sentido, Colonia Urquiza fue una de los barrios que más sintieron el paso del temporal: las ráfagas de hasta 120 KM/H destruyó uno de los galpones en el predio en el que la comunidad japonesa celebra el Bon Odori


El autódromo Roberto Mouras no fue la excepción: ahí la tormenta provocó la caída y roturas de carteles, y la destrucción de gran parte de un paredón donde cayó un poste de luz. 

La otra zona señalada marca por dónde avanzó el evento, siguiendo camino hacia el norte. Luego de su paso devastador por la zona oeste, ingresó por Diagonal 73 y por la franja del Estadio Único, que terminó con nuevos daños en el techo. En La Loma una vecina de 21 entrre 44 y 45 quedó con su casa destruida luego de que se cayera el techo de la cochera lindera. Después, la tormenta siguió su curso hacia Tolosa y Ringuelet. 

La brutalidad de la descarga fue lo que causó las violentas ráfagas de viento que provocaron voladuras de techos y la caída de unos 500 árboles en toda la ciudad: "Cuando el agua y el granizo caen, desplazan el aire que tienen debajo hacia la tierra y eso provoca lo que se conoce como 'downburst', una corriente de aire violenta y explosiva", detalló Saldivar.

 

 

COMENTARIOS

A través del análisis de las imágenes se pudo delimitar las áreas por las pasó el fenómeno. En cuestión de minutos, la combinación de violentas ráfagas de viento, granizo y diluvio afectó de distinta manera a los vecinos y productores. Los detalles, en esta nota.