martes 09 de abril de 2024

A 15 años de la emblemática frase de Carlos Bilardo: "Esto es 'Gatorei', señorita"

Sin dudas fue uno de los momentos que quedará grabado en la memoria de los hinchas de Estudiantes y de todos los amantes del fútbol. Carlos Salvador Bilardo dio una nueva muestra de su locura y disfrutó el partido con River de una forma muy particular.

--:--

Fue un 22 de febrero del 2004. Era la segunda fecha del Torneo Clausura y el Pincha visitaba al Millonario. Bilardo era el técnico del León y protagonizó uno de los hechos más elocuentes de la historia del fútbol argentino y mundial. El Narigón entró a la cancha y al situarse en el banco acomodó en una mesa: una frapera con hielo, un radiograbador, una botella de champagne y una copa.

Lee además

Héctor Baldassi era el árbitro del encuentro y antes de marcar el inicio, percató que los fotógrafos rodeaban el lugar donde se encontraban los suplentes de Estudiantes. Al acercarse, vio al técnico campeón del Mundo con la Selección argentina en 1986, sentado disfrutando de una bebida que aparentaba ser champán. El comienzo del encuentro se demoró diez minutos, pero la pelota se echó a rodar.

Al término de los primeros 45 minutos, el Pincha perdía por 2 a 0 y entró en acción Claudia Barcia, fiscal de Instrucción Nº 11. La misma se dirigió a Bilardo con el objetivo de levantarle un acta y detenerlo por ingerir alcohol en un espectáculo deportivo, a lo que el DT contestó: “Esto no es champange. Esto es Gatorei, señortita”.

Esa emblemática frase quedó grabada en la memoria de pueblo futbolero, que 15 años después la recuerda sin olvidar detalles. El Doctor se resistía a irse detenido, pedía que precintaran la botella, por miedo a que le cambiaran su contenido, el cual él insistía en que era jugo y no alcohol.

A esas alturas el partido que el Pincha perdió por 3 a 0 con el Millonario, era una anécdota y nadie se acordaba de eso. “Esto es espectáculo. Vamos a ver el espectáculo tranquilo”, dijo Carlos Bilardo explicando los motivos por los cuales montó toda esa escenografía al costado del banco de suplentes.

Tras el correspondiente accionar de la fiscal, el secuestro de la botella y el análisis de su contenido, finalmente se pudo comprobar que el Narigón tenía razón y no era alcohol lo que estaba consumiendo dentro del Monumental. Aquel día, el técnico e ídolo de Estudiantes se retiró del estadio asegurando que, “a pesar de la derrota”, cuando llegara a City Bell, si se iba a tomar una botella de buen champagne. Una ocurrencia y locura más, de un hombre que siempre estuvo a la vanguardia y marcó un estilo de entender y desarrollar el fútbol.

 

Dejá tu comentario

Las más leídas

Te puede interesar