Mano a mano imperdible con Enzo Kalinski
0221
0221

Estudiantes: Mano a mano con Kalinski, el nombre apuntado para ocupar el vacío que dejará Braña

Llegó en el último mercado de pases y de a poco se va ganando un lugar entre los titulares. Pelea el puesto con una de las promesas del Pincha y con un emblema e ídolo del club. Sin embargo, eso no lo incomoda y le gusta. El futbolista de experiencia y perfil bajo, asegura haber llegado para defender la camiseta albirroja por mucho tiempo.

“La rica historia que tiene esta institución y pensar en los grandes jugadores que pasaron por acá, fue la gran motivación para venir”, confiesa Enzo Kalinski, a 0221.com.ar, para dar a entender el por qué eligió dejar de lado Banfield, ofertas del exterior, y recalar en Estudiantes. A punto de cumplir 32 años, el mediocampista campeón de la Copa Libertadores con San Lorenzo y bicampeón en el fútbol chileno, se encuentra dando sus primeros pasos en el León, con las expectativas de marcar su huella.

Arribó con el pase en su poder y firmó hasta junio del 2021. Por su experiencia, recorrido y perfil futbolístico, muchos lo marcan como el hombre que tratará de hacer sentir lo menos posible la ausencia de Rodrigo Braña dentro de pocos meses. “No pienso en que voy a reemplazar al Chapu. Ya con el hecho de pelear el puesto con jugadores como él o Iván Gómez, es algo que me hace exigir y superarme día a día”, explicó el mediocampista, mencionando también a una de las grandes promesas surgidas de las inferiores pincharratas, con el cual lucha por ganarse un lugar en la mitad de la cancha albirroja.

Debutó en la Primera de Quilmes, allá por 2007. Doce años después, ya no es quizás aquel futbolista que resaltaba por su despliegue, sino que ahora es más pensante y calculador. Siempre se desempeñó como mediocampista y aunque fue rotando en distintos puestos de ese sector del campo, al momento de poder elegir en dónde jugar, Klinski no lo duda: “De lo que más jugué fue de doble cinco, siendo el que más se suelta y llega al área rival. Eso es lo que me gusta”.

Su recorrido como futbolista se caracteriza por la regularidad que mantuvo en su nivel, tanto en los 5 años que estuvo en San Lorenzo, como asì también durante el exitoso año que vivió en Chile. Con la camiseta del Ciclón peleó la permanencia en Primera División y claramente fue la rueda de auxilio en la mitad de la cancha del equipo campeón de la Copa Libertadores 2014. Era un hombre muy valorado por el Patón Bauza y se ganó el cariño de la gente azulgrana, aunque los mediocampistas centrales de ese momento era la histórica dupla de Mercier y Ortigoza. Con los de Boedo cosechó el Torneo Inicial 2013 y la Supercopa Argentina 2015, sumado al certamen continental mencionado anteriormente.

En el 2016 decidió cruzar la cordillera para ponerse los colores de la Universidad Católica de Chile. Allí obtuvo dos títulos más para su palmarés y dejó una excelente imagen, logrando captar el cariño y respeto de la gente, algo que se pudo evidenciar en la última visita de Estudiantes a suelo chileno, para jugar ante el amistoso ante Colo Colo. “Creo que estoy en una de las mejores etapas de mi carrera. Tengo la experiencia de saber qué hacer y que no”, confesó a este portal, el hombre nacido en Santiago del Estero y que posee nacionalidad polaca.

En lo que se puede marcar como el primer paso en falso de su carrera, Kalinski emigró al fútbol mexicano para poner la camiseta del Xolos de Tijuana. Solamente un puñado de partidos disputó en ese club y por distintos motivos decidió regresar al país. El lugar elegido fue Banfield, aunque ya en ese momento el Pincha había manifestado el interés de contar con sus servicios, algo que terminó ocurriendo los últimos días del 2018. “Por los años que tengo en el fútbol argentino, no me sorprendieron cosas del club, porque ya las conocía y las veía de afuera. El Club de me da todas las comodidades para que solo me preocupe por jugar, algo que no es menor y no siempre sucede”, explicó futbolista albirrojo.

Una faceta que agregó a su repertorio y en la que mejoró en el último tiempo, es la ofensiva. En el León ya convirtió un gol en el amistoso frente a Colo Colo y esa característica de llegar al área rival es una de las que más seduce al entrenador. Si bien ya venía siendo apuntado por la Secretaría Técnica, a Leandro Benítez lo entusiasmó mucho la llegada del mediocampista. “Lo que más me gusta es que desde el primer día no fue solo correr y hubo muchos ejercicios e injerencia del balón. El Chino es un entrenador que le da suma importancia a la pelota, hace mucho hincapié en lo técnico y la dinámica en el juego”, expresó el jugador sobre la impresión que se llevó del DT y su método de trabajo.

Llegando a la línea de los 300 encuentros en Primera División, Enzo Kalinski intenta afirmarse en Estudiantes y sus objetivos a futuro parece tenerlos bastante claros: “Siento que tengo mucho para dar y sueño con volver a pelear títulos y cosas importantes”.

Llegó en el último mercado de pases y de a poco se va ganando un lugar entre los titulares. Pelea el puesto con una de las promesas del Pincha y con un emblema e ídolo del club. Sin embargo, eso no lo incomoda y le gusta. El futbolista de experiencia y perfil bajo, asegura haber llegado para defender la camiseta albirroja por mucho tiempo.

17 de febrero de 2019

“La rica historia que tiene esta institución y pensar en los grandes jugadores que pasaron por acá, fue la gran motivación para venir”, confiesa Enzo Kalinski, a 0221.com.ar, para dar a entender el por qué eligió dejar de lado Banfield, ofertas del exterior, y recalar en Estudiantes. A punto de cumplir 32 años, el mediocampista campeón de la Copa Libertadores con San Lorenzo y bicampeón en el fútbol chileno, se encuentra dando sus primeros pasos en el León, con las expectativas de marcar su huella.

Arribó con el pase en su poder y firmó hasta junio del 2021. Por su experiencia, recorrido y perfil futbolístico, muchos lo marcan como el hombre que tratará de hacer sentir lo menos posible la ausencia de Rodrigo Braña dentro de pocos meses. “No pienso en que voy a reemplazar al Chapu. Ya con el hecho de pelear el puesto con jugadores como él o Iván Gómez, es algo que me hace exigir y superarme día a día”, explicó el mediocampista, mencionando también a una de las grandes promesas surgidas de las inferiores pincharratas, con el cual lucha por ganarse un lugar en la mitad de la cancha albirroja.

Debutó en la Primera de Quilmes, allá por 2007. Doce años después, ya no es quizás aquel futbolista que resaltaba por su despliegue, sino que ahora es más pensante y calculador. Siempre se desempeñó como mediocampista y aunque fue rotando en distintos puestos de ese sector del campo, al momento de poder elegir en dónde jugar, Klinski no lo duda: “De lo que más jugué fue de doble cinco, siendo el que más se suelta y llega al área rival. Eso es lo que me gusta”.

Su recorrido como futbolista se caracteriza por la regularidad que mantuvo en su nivel, tanto en los 5 años que estuvo en San Lorenzo, como asì también durante el exitoso año que vivió en Chile. Con la camiseta del Ciclón peleó la permanencia en Primera División y claramente fue la rueda de auxilio en la mitad de la cancha del equipo campeón de la Copa Libertadores 2014. Era un hombre muy valorado por el Patón Bauza y se ganó el cariño de la gente azulgrana, aunque los mediocampistas centrales de ese momento era la histórica dupla de Mercier y Ortigoza. Con los de Boedo cosechó el Torneo Inicial 2013 y la Supercopa Argentina 2015, sumado al certamen continental mencionado anteriormente.

En el 2016 decidió cruzar la cordillera para ponerse los colores de la Universidad Católica de Chile. Allí obtuvo dos títulos más para su palmarés y dejó una excelente imagen, logrando captar el cariño y respeto de la gente, algo que se pudo evidenciar en la última visita de Estudiantes a suelo chileno, para jugar ante el amistoso ante Colo Colo. “Creo que estoy en una de las mejores etapas de mi carrera. Tengo la experiencia de saber qué hacer y que no”, confesó a este portal, el hombre nacido en Santiago del Estero y que posee nacionalidad polaca.

En lo que se puede marcar como el primer paso en falso de su carrera, Kalinski emigró al fútbol mexicano para poner la camiseta del Xolos de Tijuana. Solamente un puñado de partidos disputó en ese club y por distintos motivos decidió regresar al país. El lugar elegido fue Banfield, aunque ya en ese momento el Pincha había manifestado el interés de contar con sus servicios, algo que terminó ocurriendo los últimos días del 2018. “Por los años que tengo en el fútbol argentino, no me sorprendieron cosas del club, porque ya las conocía y las veía de afuera. El Club de me da todas las comodidades para que solo me preocupe por jugar, algo que no es menor y no siempre sucede”, explicó futbolista albirrojo.

Una faceta que agregó a su repertorio y en la que mejoró en el último tiempo, es la ofensiva. En el León ya convirtió un gol en el amistoso frente a Colo Colo y esa característica de llegar al área rival es una de las que más seduce al entrenador. Si bien ya venía siendo apuntado por la Secretaría Técnica, a Leandro Benítez lo entusiasmó mucho la llegada del mediocampista. “Lo que más me gusta es que desde el primer día no fue solo correr y hubo muchos ejercicios e injerencia del balón. El Chino es un entrenador que le da suma importancia a la pelota, hace mucho hincapié en lo técnico y la dinámica en el juego”, expresó el jugador sobre la impresión que se llevó del DT y su método de trabajo.

Llegando a la línea de los 300 encuentros en Primera División, Enzo Kalinski intenta afirmarse en Estudiantes y sus objetivos a futuro parece tenerlos bastante claros: “Siento que tengo mucho para dar y sueño con volver a pelear títulos y cosas importantes”.

COMENTARIOS