Hay sudestada y la región está en alerta porque se avecina una crecida del Río de La Plata
0221
0221

Hay sudestada y la región está en alerta porque se avecina una crecida del Río de La Plata

Se calcula que al finalizar la jornada del lunes alcanzará los 3,20 metros lo que obliga a activar todos los mecanismo por eventuales desbordes que obliguen a realizar evacuaciones.

Los mecanismos de alerta se activaron en la áreas de Defensa Civil de Ensenada y Berisso ante la advertencia del Centro de Prevención de Crecidas del Servicio de Hidrografía Naval que estima que para el final de este lunes el nivel del Río de La Plata puede alcanzar los 3,20 de altura lo cual ya implica riesgo de desborde.

Pasadas las 20, el reporte desde el Puerto La plata era preocupante debido a que la altura era de 2,62 metros y creciendo progresivamente durante todo el día. La preocupación mayor es por que en boya Oyarbide ubicada entre dos y tres horas río abajo el nivel también seguía en alza, lo que implica que -al menos durante ese tiempo- también seguirá la crecida en La Plata. Ese panorama obligó a activar los mecanismos para atender la posible emergencia tanto en Ensenada como en Berisso.

El primero de esos distritos está más afectado, especialmente en algunas zonas bajas como Rubencito y el Zanjón, en la zona de Punta Lara, donde a esa hora empezaba a haber algo de agua en las calles. "Con los 3,20 metros previstos no debiéramos tener inconvenientes severos, pero de todos modos tenemos el centro de evacuados preparados y los camiones colectivos y maquinarias preparados para actuar", explicó del titular de Defensa Civil, Martín Slobodian.

Lo primero que hicieron las cuadrillas de Defensa Civil fue recorrer la zona de pesca, especialmente en la zona de Boca Cerrada, para avisar a los pescadores que no son de la zona y desconocen el ritmo de las mareas para que se alejen del lugar.

En Berisso también están en alerta aunque las zonas más expuestas son menos pobladas que en Ensenada. El murallón costero protege al casco urbano. La situación puede ser más complicadas en zonas de balneario como La Bagliardi, La Balandra o la Isla Paulino.

Lo primero que se hace, según indicaron desde Defensa Civil de esa repartición, es -especialmente en verano- localizar si hay gente acampando que puede estar en riesgo. En esa zona, de todos modos, se estima que los desbordes se producen cuando el Río alcanza los 3,10 metros.

Se calcula que al finalizar la jornada del lunes alcanzará los 3,20 metros lo que obliga a activar todos los mecanismo por eventuales desbordes que obliguen a realizar evacuaciones.

11 de febrero de 2019

Los mecanismos de alerta se activaron en la áreas de Defensa Civil de Ensenada y Berisso ante la advertencia del Centro de Prevención de Crecidas del Servicio de Hidrografía Naval que estima que para el final de este lunes el nivel del Río de La Plata puede alcanzar los 3,20 de altura lo cual ya implica riesgo de desborde.

Pasadas las 20, el reporte desde el Puerto La plata era preocupante debido a que la altura era de 2,62 metros y creciendo progresivamente durante todo el día. La preocupación mayor es por que en boya Oyarbide ubicada entre dos y tres horas río abajo el nivel también seguía en alza, lo que implica que -al menos durante ese tiempo- también seguirá la crecida en La Plata. Ese panorama obligó a activar los mecanismos para atender la posible emergencia tanto en Ensenada como en Berisso.

El primero de esos distritos está más afectado, especialmente en algunas zonas bajas como Rubencito y el Zanjón, en la zona de Punta Lara, donde a esa hora empezaba a haber algo de agua en las calles. "Con los 3,20 metros previstos no debiéramos tener inconvenientes severos, pero de todos modos tenemos el centro de evacuados preparados y los camiones colectivos y maquinarias preparados para actuar", explicó del titular de Defensa Civil, Martín Slobodian.

Lo primero que hicieron las cuadrillas de Defensa Civil fue recorrer la zona de pesca, especialmente en la zona de Boca Cerrada, para avisar a los pescadores que no son de la zona y desconocen el ritmo de las mareas para que se alejen del lugar.

En Berisso también están en alerta aunque las zonas más expuestas son menos pobladas que en Ensenada. El murallón costero protege al casco urbano. La situación puede ser más complicadas en zonas de balneario como La Bagliardi, La Balandra o la Isla Paulino.

Lo primero que se hace, según indicaron desde Defensa Civil de esa repartición, es -especialmente en verano- localizar si hay gente acampando que puede estar en riesgo. En esa zona, de todos modos, se estima que los desbordes se producen cuando el Río alcanza los 3,10 metros.

COMENTARIOS