0221
0221

Amenazaron a un periodista de La Plata por una nota sobre un represor

El hecho ocurrió el sábado a las 16, cuando Juan Manuel Mannarino recibió una serie de llamados intimidatorios para un artículo sobre el represor Eduardo Kalinek, que fue publicada en el portal Infobae. Luego de asesorarse, el joven radicó la denuncia en la fiscalía de La Plata y puso a disposición su teléfono para que el caso se esclarezca lo antes posible.   

“Es la primera vez que me pasa algo así, no me lo esperaba. Atendí una llamada proveniente de un ‘número privado’ y lo primero que me decían era que saque la nota. Me cortó enseguida, no me dio tiempo para reaccionar”, relató a 0221.com.ar el periodista Juan Mannarino. En ese sentido, contó que luego de atender por segunda vez se quedó completamente “paralizado” y se comunicó con su jefa editorial para interiorizarse de cuáles eran los pasos a seguir.

Todo comenzó a raíz de la nota publicada en el portal Infobae, en la cual Mannarino contó la historia de Analía Kalinec, a quien su propio padre, el represor Eduardo Kalinec, le inició un juicio civil por “indigna” para que no pueda percibir la herencia de su madre. La joven es integrante del colectivo Historias Desobedientes y fue la única de las cuatro hijas del denominado “Doctor K” que tuvo el valor de repudiarlo públicamente.

El mismo sábado que el testimonio de Analía salió a la luz, Mannarino fue víctima de llamados intimidatorios que provenían del Servicio Penitenciario para que quitar la nota del sitio web. En la primera comunicación, una voz masculina, grave, le dijo: “Sacá la nota que publicaste hoy o sos boleta”. Dos minutos más tarde, Juan recibió otro llamado más, con la misma voz, y escuchó el mensaje: “Bajá la nota, ¿no entendés? Sé dónde vivís en La Plata”. Y volvió a cortar.

“Lo que me interesa, en este sentido, es que las historias de los hijos de genocidas aparezcan. Afortunadamente están saliendo a luz y tienen cada vez más fuerza”, manifestó Mannarino. Y agregó: “Hay bronca porque cuando aparecen estos testimonios se les cae el relato que arman los represores”.

Luego de los llamados, el periodista platense se asesoró y decidió realizar la denuncia para que la Justicia pueda determinar de qué sector del Servicio Penitenciario provenían estas amenazas. “Hablé con Analía, ella también me dijo que hagamos la denuncia para dejar constancia del hecho y para que no se vuelva a repetir. La idea es fortalecer estas historias y que sigan saliendo a la luz”, expresó en dialogo con este portal.

Los llamados anónimos siguieron pero Mannarino decidió no atenderlos más y puso su celular a disposición de la Justicia para que pueda dar con los autores cuanto antes. En este contexto, el periodista aseguró que “seguirá escribiendo sobre estas historias”.

Una vez que el hecho tomó estado público, una gran cantidad de colegas y gremios expresaron su solidaridad con Juan y repudiaron enérgicamente las amenazas para que no pueda cumplir con su tarea profesional sin riesgos ni presiones. “Se comunicaron muchos colegas, recibí mucho apoyo del arco periodístico, también del portal y los organismos de derechos humanos. Le pudo haber sucedido a cualquiera, no lo tomo como algo personal”, afirmó Mannarino.

“Creo que hay un punto que es fundamental que es el tema de los hijos e hijas que se animaron a dar su testimonio y ahí se les desarmó su relato”, concluyó.

 

Cabe señalar que Eduardo Emilio Kalinec, de 67 años, fue condenado a prisión perpetua en 2010 por secuestros, torturas y homicidios cometidos en los centros clandestinos Atlético, Banco y Olimpo, sitios que funcionaron bajo la órbita de Carlos Guillermo Suárez Mason, jefe del Primer Cuerpo del Ejército.

El hecho ocurrió el sábado a las 16, cuando Juan Manuel Mannarino recibió una serie de llamados intimidatorios para un artículo sobre el represor Eduardo Kalinek, que fue publicada en el portal Infobae. Luego de asesorarse, el joven radicó la denuncia en la fiscalía de La Plata y puso a disposición su teléfono para que el caso se esclarezca lo antes posible.   

09 de diciembre de 2019

“Es la primera vez que me pasa algo así, no me lo esperaba. Atendí una llamada proveniente de un ‘número privado’ y lo primero que me decían era que saque la nota. Me cortó enseguida, no me dio tiempo para reaccionar”, relató a 0221.com.ar el periodista Juan Mannarino. En ese sentido, contó que luego de atender por segunda vez se quedó completamente “paralizado” y se comunicó con su jefa editorial para interiorizarse de cuáles eran los pasos a seguir.

Todo comenzó a raíz de la nota publicada en el portal Infobae, en la cual Mannarino contó la historia de Analía Kalinec, a quien su propio padre, el represor Eduardo Kalinec, le inició un juicio civil por “indigna” para que no pueda percibir la herencia de su madre. La joven es integrante del colectivo Historias Desobedientes y fue la única de las cuatro hijas del denominado “Doctor K” que tuvo el valor de repudiarlo públicamente.

El mismo sábado que el testimonio de Analía salió a la luz, Mannarino fue víctima de llamados intimidatorios que provenían del Servicio Penitenciario para que quitar la nota del sitio web. En la primera comunicación, una voz masculina, grave, le dijo: “Sacá la nota que publicaste hoy o sos boleta”. Dos minutos más tarde, Juan recibió otro llamado más, con la misma voz, y escuchó el mensaje: “Bajá la nota, ¿no entendés? Sé dónde vivís en La Plata”. Y volvió a cortar.

“Lo que me interesa, en este sentido, es que las historias de los hijos de genocidas aparezcan. Afortunadamente están saliendo a luz y tienen cada vez más fuerza”, manifestó Mannarino. Y agregó: “Hay bronca porque cuando aparecen estos testimonios se les cae el relato que arman los represores”.

Luego de los llamados, el periodista platense se asesoró y decidió realizar la denuncia para que la Justicia pueda determinar de qué sector del Servicio Penitenciario provenían estas amenazas. “Hablé con Analía, ella también me dijo que hagamos la denuncia para dejar constancia del hecho y para que no se vuelva a repetir. La idea es fortalecer estas historias y que sigan saliendo a la luz”, expresó en dialogo con este portal.

Los llamados anónimos siguieron pero Mannarino decidió no atenderlos más y puso su celular a disposición de la Justicia para que pueda dar con los autores cuanto antes. En este contexto, el periodista aseguró que “seguirá escribiendo sobre estas historias”.

Una vez que el hecho tomó estado público, una gran cantidad de colegas y gremios expresaron su solidaridad con Juan y repudiaron enérgicamente las amenazas para que no pueda cumplir con su tarea profesional sin riesgos ni presiones. “Se comunicaron muchos colegas, recibí mucho apoyo del arco periodístico, también del portal y los organismos de derechos humanos. Le pudo haber sucedido a cualquiera, no lo tomo como algo personal”, afirmó Mannarino.

“Creo que hay un punto que es fundamental que es el tema de los hijos e hijas que se animaron a dar su testimonio y ahí se les desarmó su relato”, concluyó.

 

Cabe señalar que Eduardo Emilio Kalinec, de 67 años, fue condenado a prisión perpetua en 2010 por secuestros, torturas y homicidios cometidos en los centros clandestinos Atlético, Banco y Olimpo, sitios que funcionaron bajo la órbita de Carlos Guillermo Suárez Mason, jefe del Primer Cuerpo del Ejército.

COMENTARIOS

El hecho ocurrió el sábado a las 16, cuando Juan Manuel Mannarino recibió una serie de llamados intimidatorios para un artículo sobre el represor Eduardo Kalinek, que fue publicada en el portal Infobae. Luego de asesorarse, el joven radicó la denuncia en la fiscalía de La Plata y puso a disposición su teléfono para que el caso se esclarezca lo antes posible.