A Mauricio Martínez podrían procesarlo por haber ideado una increíble fábula | 0221
0221
0221

A Mauricio Martínez podrían procesarlo por haber ideado una increíble fábula

Se confirmó que la mujer no estaba embarazada, aunque en sus redes sociales amigos y conocidos hacían comentarios sobre el futuro nacimiento de un presunto bebé. Una vez hallada Sandra, la Fiscalía comparó su testimonio con las pruebas duras de la investigación y se corroboró que el "secuestro" que denunciaba la pareja no había sido tal. Analizan el procesamiento del hombre por prestar falso testimonio ante la Justicia.

El caso de Sandra Sepúlveda parece sacado de un thriller: su marido Mauricio Martínez Paz venía denunciando públicamente desde el jueves a la mañana su desaparición dentro del hospital Policlínico San Martín, en lo que dejó entrever sería un presunto secuestro para quedarse con el bebé de ambos. 0221.com.ar reconstruyó la historia en base al relato de las fuentes judiciales que investigan esta insólita y sorprendente historia.

Según su testimonio -que ocupó toda la mañana del viernes en los medios nacionales-, la mujer estaba embarazada de ocho meses y había sacado un turno para realizarse una cesárea, pero minutos antes de hacer los papeles desapareció, no sin antes llamarlo por teléfono para decirle "Papi, ayudame, me están llevando".

Su versión, repetida hasta el hartazgo durante horas en distintos canales de televisión, fue cayéndose poco a poco. Primero, el director del hospital Alberto Urban confirmó en exclusiva a este portal que no había turno ni cesárea programada para ese día y que Sandra nunca había sido paciente del hospital. 

Sin embargo la mujer permanecía desaparecida, y en medio de la búsqueda se conoció el frondoso y complicado historial judicial de Martínez Paz, que incluye una causa por abuso sexual agravado cometido contra la hija (menor) de una ex pareja, que actualmente se encuentra elevado a juicio. Para ese entonces, los investigadores esperaban lo peor. 

Sin embargo en la tarde noche del viernes, la mujer apareció sana y salva en Capital Federal y al ser traída a La Plata aseguró que la habían secuestrado en el Hospital y le habían quitado el bebé. Al fiscal Marcelo Romero y su equipo esta versión les resultaba cada vez menos creíble, por lo que se dispuso una pericia psiquiátrica y ginecológica que reveló lo inesperado: la mujer está ubicada en tiempo y espacio pero no está embarazada, ni lo estuvo en estos últimos años a pesar de que en su Facebook presumía un "embarazo".

De hecho, hay comentarios de agosto de este año de amigos de la pareja donde los felicitaban y hacían comentarios sobre el futuro niño. Pero todo esto era mentira. En diálogo con 0221.com.ar, el fiscal Romero explicó que la versión de la mujer una vez hallada fue absolutamente "incoherente", y que al contrastar su testimonio con los datos duros de la investigación, ella comenzó a enojarse. Fue allí que dispusieron las pericias, que corroboraron que todo había sido una increíble fábula.

"No hay ninguna imagen que establezca la presencia" de la pareja en el hospital, confirmó el fiscal. Y contó los pormenores de la investigación: se dispuso una búsqueda que abarcó todos los hospitales de La Plata, además de una coordinación especial con las fuerzas policiales de CABA para relevar los nosocomios de allá. También se relevaron las antenas de los celulares y se comprobó que el llamado telefónico en pedido de ayuda "sí existió, pero desde la antena de la Terminal de La Plata. Y la segunda apertura fue en Constitución, donde dice que la dejaron", contó el fiscal.

Parte de la búsqueda había estado empañada por la sospecha de que Martínez ejercía violencia de género contra Sepúlveda, lo cual hubiese llevado a que ella quisiera escapar. Las denuncias en contra del hombre funcionaban como base para suponer eso y otras cosas peores. De hecho, la Fiscalía estuvo a punto de allanar de urgencia la casa del tatuador para descartar un posible crimen. Pero todo fue llevando, de a poco, a comprobar la falsedad de la denuncia en primera instancia.

Por otra parte, la DDI contactó a la médica de la salita de Berisso donde la pareja dijo que se había atendido, pero la mujer afirmó que nunca la había revisado: Sandra le dijo que estaba embarazada y ella le pidió estudios, pero sin chequear que efectivamente hubiese un embarazo en curso. 

El caso, que parece sacado de una película de ciencia ficción, sería inverosímil si no fuera porque realmente ocurrió, y porque se movilizaron grandes recursos para la búsqueda. Ahora, una de las hipótesis más fuertes de los investigadores es que la pareja habría intentado estafar económicamente al Hospital, mintiendo acerca del secuestro y el robo del inexistente bebé.

Conocido esto, puede entenderse el silencio del director del Hospital, que miraba atónito y sin intervenir cómo Martínez Paz hablaba por los medios casi como en una cadena nacional. Ahora, resta dilucidar si Sandra sufría o sufre violencia de género por parte de Martínez, quien por su parte podría enfrentar un procesamiento por falso testimonio. 

A Mauricio Martínez podrían procesarlo por haber ideado una increíble fábula
CASO SANDRA SEPÚLVEDA

A Mauricio Martínez podrían procesarlo por haber ideado una increíble fábula

Se confirmó que la mujer no estaba embarazada, aunque en sus redes sociales amigos y conocidos hacían comentarios sobre el futuro nacimiento de un presunto bebé. Una vez hallada Sandra, la Fiscalía comparó su testimonio con las pruebas duras de la investigación y se corroboró que el "secuestro" que denunciaba la pareja no había sido tal. Analizan el procesamiento del hombre por prestar falso testimonio ante la Justicia.

07 de diciembre de 2019

El caso de Sandra Sepúlveda parece sacado de un thriller: su marido Mauricio Martínez Paz venía denunciando públicamente desde el jueves a la mañana su desaparición dentro del hospital Policlínico San Martín, en lo que dejó entrever sería un presunto secuestro para quedarse con el bebé de ambos. 0221.com.ar reconstruyó la historia en base al relato de las fuentes judiciales que investigan esta insólita y sorprendente historia.

Según su testimonio -que ocupó toda la mañana del viernes en los medios nacionales-, la mujer estaba embarazada de ocho meses y había sacado un turno para realizarse una cesárea, pero minutos antes de hacer los papeles desapareció, no sin antes llamarlo por teléfono para decirle "Papi, ayudame, me están llevando".

Su versión, repetida hasta el hartazgo durante horas en distintos canales de televisión, fue cayéndose poco a poco. Primero, el director del hospital Alberto Urban confirmó en exclusiva a este portal que no había turno ni cesárea programada para ese día y que Sandra nunca había sido paciente del hospital. 

Sin embargo la mujer permanecía desaparecida, y en medio de la búsqueda se conoció el frondoso y complicado historial judicial de Martínez Paz, que incluye una causa por abuso sexual agravado cometido contra la hija (menor) de una ex pareja, que actualmente se encuentra elevado a juicio. Para ese entonces, los investigadores esperaban lo peor. 

Sin embargo en la tarde noche del viernes, la mujer apareció sana y salva en Capital Federal y al ser traída a La Plata aseguró que la habían secuestrado en el Hospital y le habían quitado el bebé. Al fiscal Marcelo Romero y su equipo esta versión les resultaba cada vez menos creíble, por lo que se dispuso una pericia psiquiátrica y ginecológica que reveló lo inesperado: la mujer está ubicada en tiempo y espacio pero no está embarazada, ni lo estuvo en estos últimos años a pesar de que en su Facebook presumía un "embarazo".

De hecho, hay comentarios de agosto de este año de amigos de la pareja donde los felicitaban y hacían comentarios sobre el futuro niño. Pero todo esto era mentira. En diálogo con 0221.com.ar, el fiscal Romero explicó que la versión de la mujer una vez hallada fue absolutamente "incoherente", y que al contrastar su testimonio con los datos duros de la investigación, ella comenzó a enojarse. Fue allí que dispusieron las pericias, que corroboraron que todo había sido una increíble fábula.

"No hay ninguna imagen que establezca la presencia" de la pareja en el hospital, confirmó el fiscal. Y contó los pormenores de la investigación: se dispuso una búsqueda que abarcó todos los hospitales de La Plata, además de una coordinación especial con las fuerzas policiales de CABA para relevar los nosocomios de allá. También se relevaron las antenas de los celulares y se comprobó que el llamado telefónico en pedido de ayuda "sí existió, pero desde la antena de la Terminal de La Plata. Y la segunda apertura fue en Constitución, donde dice que la dejaron", contó el fiscal.

Parte de la búsqueda había estado empañada por la sospecha de que Martínez ejercía violencia de género contra Sepúlveda, lo cual hubiese llevado a que ella quisiera escapar. Las denuncias en contra del hombre funcionaban como base para suponer eso y otras cosas peores. De hecho, la Fiscalía estuvo a punto de allanar de urgencia la casa del tatuador para descartar un posible crimen. Pero todo fue llevando, de a poco, a comprobar la falsedad de la denuncia en primera instancia.

Por otra parte, la DDI contactó a la médica de la salita de Berisso donde la pareja dijo que se había atendido, pero la mujer afirmó que nunca la había revisado: Sandra le dijo que estaba embarazada y ella le pidió estudios, pero sin chequear que efectivamente hubiese un embarazo en curso. 

El caso, que parece sacado de una película de ciencia ficción, sería inverosímil si no fuera porque realmente ocurrió, y porque se movilizaron grandes recursos para la búsqueda. Ahora, una de las hipótesis más fuertes de los investigadores es que la pareja habría intentado estafar económicamente al Hospital, mintiendo acerca del secuestro y el robo del inexistente bebé.

Conocido esto, puede entenderse el silencio del director del Hospital, que miraba atónito y sin intervenir cómo Martínez Paz hablaba por los medios casi como en una cadena nacional. Ahora, resta dilucidar si Sandra sufría o sufre violencia de género por parte de Martínez, quien por su parte podría enfrentar un procesamiento por falso testimonio. 

COMENTARIOS

Se confirmó que la mujer no estaba embarazada, aunque en sus redes sociales amigos y conocidos hacían comentarios sobre el futuro nacimiento de un presunto bebé. Una vez hallada Sandra, la Fiscalía comparó su testimonio con las pruebas duras de la investigación y se corroboró que el "secuestro" que denunciaba la pareja no había sido tal. Analizan el procesamiento del hombre por prestar falso testimonio ante la Justicia.