0221
0221

Locura y secuestro en un 202: un hombre arrancó a un nene de los brazos de su mamá

La dramática escena se vivió el último miércoles en un micro de línea, pero todavía conmociona a quienes fueron testigos del violento rapto. Gracias a la ayuda de los pasajeros y el chofer, el nene pudo ser rescatado. El agresor había salido de la cárcel solo tres días antes.

El suceso causó un fuerte revuelo durante la tarde del último miércoles. Un hombre fue detenido tras haber generado disturbios en un colectivo de la línea 202, pero poco más se supo sobre lo que realmente había ocurrido en el interior de la unidad que, incluso, fue grabada por las cámaras del Centro de Operaciones y Monitero (COM) de la Comuna.


En las últimas horas, sin embargo, las víctimas del dramático suceso revelaron lo sucedido en a 0221.com.ar. Aunque prefirieron reservar su identidad, los papás del chiquito explicaron que todo sucedió alrededor de las 17, poco después de que el nene y su mamá tomar el colectivo, como suelen hacerlo.

Tras haber recorrido varias cuadras, la unidad se detuvo y subió un hombre que, a la altura de 1 entre 44 y 45, sin mediar palabra arrancó al pequeño de las manos de su mamá. "Gritaba que le devolviera al hijo, que era el hijo de él y que por qué le quería robar el hijo", contó todavía conmocionado por el hecho el papá en diálogo con este medio.

En medio de la tensión y la conmoción generada en la unidad por el arrebato y gracias al rápido accionar de los propios pasajeros y el chofer del colectivo, el chiquito pudo volver a los brazos de su mamá y el hombre fue reducido y retenido hasta el arribo de los agentes policiales.

"Los policías nos explicaron después que estaba drogado y tenía 10 gramos de cocaína", explicó el joven en diálogo con 0221.com.ar y agregó que, de acuerdo con los agentes, el agresor había recuperado su libertad hacía tan solo tres días, tras haber sido condenado por el robo a mano armada de una moto.

La dramática escena se vivió el último miércoles en un micro de línea, pero todavía conmociona a quienes fueron testigos del violento rapto. Gracias a la ayuda de los pasajeros y el chofer, el nene pudo ser rescatado. El agresor había salido de la cárcel solo tres días antes.

08 de noviembre de 2019

El suceso causó un fuerte revuelo durante la tarde del último miércoles. Un hombre fue detenido tras haber generado disturbios en un colectivo de la línea 202, pero poco más se supo sobre lo que realmente había ocurrido en el interior de la unidad que, incluso, fue grabada por las cámaras del Centro de Operaciones y Monitero (COM) de la Comuna.


En las últimas horas, sin embargo, las víctimas del dramático suceso revelaron lo sucedido en a 0221.com.ar. Aunque prefirieron reservar su identidad, los papás del chiquito explicaron que todo sucedió alrededor de las 17, poco después de que el nene y su mamá tomar el colectivo, como suelen hacerlo.

Tras haber recorrido varias cuadras, la unidad se detuvo y subió un hombre que, a la altura de 1 entre 44 y 45, sin mediar palabra arrancó al pequeño de las manos de su mamá. "Gritaba que le devolviera al hijo, que era el hijo de él y que por qué le quería robar el hijo", contó todavía conmocionado por el hecho el papá en diálogo con este medio.

En medio de la tensión y la conmoción generada en la unidad por el arrebato y gracias al rápido accionar de los propios pasajeros y el chofer del colectivo, el chiquito pudo volver a los brazos de su mamá y el hombre fue reducido y retenido hasta el arribo de los agentes policiales.

"Los policías nos explicaron después que estaba drogado y tenía 10 gramos de cocaína", explicó el joven en diálogo con 0221.com.ar y agregó que, de acuerdo con los agentes, el agresor había recuperado su libertad hacía tan solo tres días, tras haber sido condenado por el robo a mano armada de una moto.

COMENTARIOS

La dramática escena se vivió el último miércoles en un micro de línea, pero todavía conmociona a quienes fueron testigos del violento rapto. Gracias a la ayuda de los pasajeros y el chofer, el nene pudo ser rescatado. El agresor había salido de la cárcel solo tres días antes.