0221
0221

América Latina sacudida: Evo Morales renunció a la presidencia de Bolivia

Después de convocar a elecciones y tras sufrir la presión de las Fuerzas Armadas, el líder cocalero y su vicepresidente Alvaro García Linera dejaron sus cargo denunciando un golpe de Estado. Afirman que lo hacen para que "cese la violencia contra la población".

El presidente Evo Morales presentó este domingo su renuncia al cargo para que los dirigentes del MAS y los movimientos sociales no sean hostigados. Lo hizo denunciando lo que considera es un golpe de Estado.

En un mensaje televisivo en el que anunció la renuncia, Morales lamentó el golpe de Estado y denunció la violencia contra el pueblo y aseguró que continuará con su lucha por la igualdad. El vicepresidente Alvaro García Linera comunicó también en la misma conferencia su decisión de renunciar al cargo y dejar el mando de la Asamblea Legislativa Plurinacional.

 Las renuncias se dan en el marco de la crisis originada por protestas de la oposición por el resultado y la realización de las elecciones generales del 20 de octubre último y en medio de las presiones de la Fuerzas Armadas para la dimisión.

El hecho provoca un duro impacto a la estabilidad en América Latina, donde ya se viven momentos de incertidumbre en Chile, donde siguen las revueltas. Y en medio del encuentro de líderes progresista en la Cumbre de Puebla, que realiza en Argentina y de la que participa el presidente electo Alberto Fernández. 



"Queremos preservar la vida de los bolivianos", dijo Morales en una comunicación en la que confirmó las dimisiones.

“Renuncio a mi cargo de presidente para que (Carlos) Mesa y (Luis Fernando) Camacho no sigan persiguiendo a dirigentes sociales”, dijo el presidente a través de la televisión, aludiendo a los líderes opositores que convocaron a violentas protestas en su contra, desatadas el día siguiente de los comicios del 20 de octubre.

Evo aseguró que su renuncia "no es ninguna traición" y convocó: "La lucha sigue. Somos pueblo". "Dejamos una nueva Bolivia en proceso de desarrollo. Le digo a las juventudes: sean humanos con los más humildes", añadió.

"El golpe de Estado se ha consumado", expresó por su parte García LInera.

Más temprano los jefes de las Fuerzas Armadas y de la Policía de Bolivia pidieron al mandatario que renuncie, en línea con el reclamo de los dirigentes opositores golpistas.

“Luego de analizar la situación conflictiva interna, pedimos al presidente del Estado que renuncie a su mandato presidencial permitiendo la pacificación y el mantenimiento de la estabilidad, por el bien de nuestra Bolivia”, dijo el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, general Williams Kaliman, ante la prensa.

“Nos sumamos al pedido del pueblo boliviano de sugerir al señor presidente Evo Morales que presente su renuncia para pacificar al pueblo de Bolivia", declaró por su parte el comandante general de la Policía, general Vladimir Yuri Calderón.

Morales había convocado este domingo a nuevas elecciones, tras una auditoría de la OEA que detectó "irregularidades" en los comicios, pero su anuncio no conformó a líderes opositores que volvieron a exigir su renuncia en medio de tensiones crecientes y ataques a casas de funcionarios.

Después de convocar a elecciones y tras sufrir la presión de las Fuerzas Armadas, el líder cocalero y su vicepresidente Alvaro García Linera dejaron sus cargo denunciando un golpe de Estado. Afirman que lo hacen para que "cese la violencia contra la población".

10 de noviembre de 2019

El presidente Evo Morales presentó este domingo su renuncia al cargo para que los dirigentes del MAS y los movimientos sociales no sean hostigados. Lo hizo denunciando lo que considera es un golpe de Estado.

En un mensaje televisivo en el que anunció la renuncia, Morales lamentó el golpe de Estado y denunció la violencia contra el pueblo y aseguró que continuará con su lucha por la igualdad. El vicepresidente Alvaro García Linera comunicó también en la misma conferencia su decisión de renunciar al cargo y dejar el mando de la Asamblea Legislativa Plurinacional.

 Las renuncias se dan en el marco de la crisis originada por protestas de la oposición por el resultado y la realización de las elecciones generales del 20 de octubre último y en medio de las presiones de la Fuerzas Armadas para la dimisión.

El hecho provoca un duro impacto a la estabilidad en América Latina, donde ya se viven momentos de incertidumbre en Chile, donde siguen las revueltas. Y en medio del encuentro de líderes progresista en la Cumbre de Puebla, que realiza en Argentina y de la que participa el presidente electo Alberto Fernández. 



"Queremos preservar la vida de los bolivianos", dijo Morales en una comunicación en la que confirmó las dimisiones.

“Renuncio a mi cargo de presidente para que (Carlos) Mesa y (Luis Fernando) Camacho no sigan persiguiendo a dirigentes sociales”, dijo el presidente a través de la televisión, aludiendo a los líderes opositores que convocaron a violentas protestas en su contra, desatadas el día siguiente de los comicios del 20 de octubre.

Evo aseguró que su renuncia "no es ninguna traición" y convocó: "La lucha sigue. Somos pueblo". "Dejamos una nueva Bolivia en proceso de desarrollo. Le digo a las juventudes: sean humanos con los más humildes", añadió.

"El golpe de Estado se ha consumado", expresó por su parte García LInera.

Más temprano los jefes de las Fuerzas Armadas y de la Policía de Bolivia pidieron al mandatario que renuncie, en línea con el reclamo de los dirigentes opositores golpistas.

“Luego de analizar la situación conflictiva interna, pedimos al presidente del Estado que renuncie a su mandato presidencial permitiendo la pacificación y el mantenimiento de la estabilidad, por el bien de nuestra Bolivia”, dijo el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, general Williams Kaliman, ante la prensa.

“Nos sumamos al pedido del pueblo boliviano de sugerir al señor presidente Evo Morales que presente su renuncia para pacificar al pueblo de Bolivia", declaró por su parte el comandante general de la Policía, general Vladimir Yuri Calderón.

Morales había convocado este domingo a nuevas elecciones, tras una auditoría de la OEA que detectó "irregularidades" en los comicios, pero su anuncio no conformó a líderes opositores que volvieron a exigir su renuncia en medio de tensiones crecientes y ataques a casas de funcionarios.

COMENTARIOS

Después de convocar a elecciones y tras sufrir la presión de las Fuerzas Armadas, el líder cocalero y su vicepresidente Alvaro García Linera dejaron sus cargo denunciando un golpe de Estado. Afirman que lo hacen para que "cese la violencia contra la población".