0221
0221

Relevaron y midieron los daños causados por el temporal en la zona productiva de la región

Lo lleva adelante el Municipio con el objetivo de realizar una evaluación inicial de las consecuencias que sufrieron los quinteros tras el paso de la fuerte tormenta por el cinturón flori-frutihortícola.

El Municipio y el Ministerio de Agroindustria bonaerense realizaron un relevamiento en las zonas afectadas del corredor flori-fruti hortícola de la región con el objetivo de evaluar los daños causados por el temporal del último fin de semana. Según los datos de la Dirección de Hidrometeorología local, se registraron 235 milímetros de lluvia caída durante el viernes y el sábado pasado.

En este contexto, las autoridades recorrieron diversas zonas de Abasto, El Peligro, El Pato, Etchverry y Poblet, para desarrollar el relevamiento y atender los daños causados por las tormentas.

“Afortunadamente no hubo afectaciones en viviendas como así tampoco en invernáculos y estructuras. Los vientos no generaron mayores complicaciones, se registraron anegamientos por la gran la cantidad de agua que llovió en tan poco tiempo, pero el municipio estuvo presente desde el primer momento atendiendo las necesidades que pudieran surgir para un sector tan importante de la ciudad”, explicó el secretario de Producción de La Plata, Rogelio Blesa.

Además, contó que el agua “perjudicó algunas quintas de las zonas más bajas, afectando algo de cultivos, pero sin mayores inconvenientes en viviendas”. “Con el transcurso de las horas el agua escurrió rápidamente, por lo que desarrollamos tareas de limpieza en zanjas y calles, junto a la entrega de kits de limpieza”, agregó el funcionario comunal.

Las lluvias que afectaron a la ciudad registraron un acumulado que superó los 235 milímetros en algunas zonas del partido y, según aseguraron desde el Municipio, fue la precipitación más grande luego del 2 de abril del 2013.

En ese marco, el Municipio puso en marcha desde la tarde del jueves un importante operativo de control y monitoreo permanente, articulando un plan de acción y asistencia a través de diversas áreas comunales.

“Más allá de la gran cantidad de lluvia que azotó a la región, notamos la diferencia con años anteriores como consecuencia del buen funcionamiento de las obras hidráulicas troncales, las cuales lograron también que este sector -que ha sido históricamente castigado por eventos de este tipo- no tenga grandes complicaciones”, concluyó Blesa.

Lo lleva adelante el Municipio con el objetivo de realizar una evaluación inicial de las consecuencias que sufrieron los quinteros tras el paso de la fuerte tormenta por el cinturón flori-frutihortícola.

14 de octubre de 2019

El Municipio y el Ministerio de Agroindustria bonaerense realizaron un relevamiento en las zonas afectadas del corredor flori-fruti hortícola de la región con el objetivo de evaluar los daños causados por el temporal del último fin de semana. Según los datos de la Dirección de Hidrometeorología local, se registraron 235 milímetros de lluvia caída durante el viernes y el sábado pasado.

En este contexto, las autoridades recorrieron diversas zonas de Abasto, El Peligro, El Pato, Etchverry y Poblet, para desarrollar el relevamiento y atender los daños causados por las tormentas.

“Afortunadamente no hubo afectaciones en viviendas como así tampoco en invernáculos y estructuras. Los vientos no generaron mayores complicaciones, se registraron anegamientos por la gran la cantidad de agua que llovió en tan poco tiempo, pero el municipio estuvo presente desde el primer momento atendiendo las necesidades que pudieran surgir para un sector tan importante de la ciudad”, explicó el secretario de Producción de La Plata, Rogelio Blesa.

Además, contó que el agua “perjudicó algunas quintas de las zonas más bajas, afectando algo de cultivos, pero sin mayores inconvenientes en viviendas”. “Con el transcurso de las horas el agua escurrió rápidamente, por lo que desarrollamos tareas de limpieza en zanjas y calles, junto a la entrega de kits de limpieza”, agregó el funcionario comunal.

Las lluvias que afectaron a la ciudad registraron un acumulado que superó los 235 milímetros en algunas zonas del partido y, según aseguraron desde el Municipio, fue la precipitación más grande luego del 2 de abril del 2013.

En ese marco, el Municipio puso en marcha desde la tarde del jueves un importante operativo de control y monitoreo permanente, articulando un plan de acción y asistencia a través de diversas áreas comunales.

“Más allá de la gran cantidad de lluvia que azotó a la región, notamos la diferencia con años anteriores como consecuencia del buen funcionamiento de las obras hidráulicas troncales, las cuales lograron también que este sector -que ha sido históricamente castigado por eventos de este tipo- no tenga grandes complicaciones”, concluyó Blesa.

COMENTARIOS

Lo lleva adelante el Municipio con el objetivo de realizar una evaluación inicial de las consecuencias que sufrieron los quinteros tras el paso de la fuerte tormenta por el cinturón flori-frutihortícola.