0221
0221

Viaje, expectativas e historias: los relatos detrás del comienzo del Encuentro Feminista

La cumbre de Mujeres, Lesbianas, Travestis, Trans, Bisexuales y personas No Binarias empezó pasada por agua y con la suspensión de la apertura. El temporal no detuvo a las columnas de participantes que vivieron un emocionante acto frente al Estadio Único.

Por Florencia Tróccoli y Mariana Sidoti

Imparables. Ni el diluvio, ni los rayos, ni el viento frenaron la marea multicolor en las inmediaciones del Estadio Único. El #EncuentroFeminista empezó con pésimo clima, pero con euforia y alegría en La Plata. Con paraguas, pilotos descartables o directamente bajo el agua, una multitud se acercó a la zona de 25 y 529, donde pese a la suspensión de la apertura por parte de la Comisión Organizadora, se realizó el acto de la Campaña #SomosPlurinacional. Los relatos, las vivencias y las expectativas ante el pogo feminista más grande del mundo. 

Gladys milita en el Frente Popular Darío Santillán, Corriente Nacional. Vinieron desde Berisso, donde están alojando a varias compañeras en escuelas de El Progreso, Nueva York, El Carmen. “Esperamos que esta vez sí se pueda cambiar el nombre, porque necesitamos que sea Plurinacional. Sería un reconocimiento a los pueblos originarios, a nuestras mamas”, contó a 0221.com.ar la referente, más conocida como “la Pichona”.

También estará coordinando un taller relacionado con la violencia, abuso y acoso sexual, que se hará en la Facultad de Bellas Artes en 10 y 62. “Es re importante que las mujeres estemos prevenidas y sabiendo qué es lo que nos corresponde como ley”, dijo y remarcó que éste es el noveno encuentro en el que participa.

En la esquina de 32 y 25 un grupo de cinco mujeres de distintas edades se refugian abrazadas del viento, mientras deciden para dónde avanzar. La mayor tiene 66 años y la cabellera totalmente cana: es la primera vez que asiste a la cumbre feminista. “Siempre me atraía ir, ahora se dio en La Plata y se me hizo más fácil”, confesó a este portal.

A su lado, una joven de unos treinta y largos mencionó que ya había estado en el de Chacho. “Estamos todas con diferentes planes, algunas queriendo participar más en talleres, otras actividades culturales. Lo que te da el Encuentro es que te da esa posibilidad”, sostuvo, aferrada a su hija, de 11 años, que también vivía su debut en los Encuentros. 

Otra adolescente, de 13 y con las puntas del pelo teñidas de fucsia, mencionó que participará de los debates junto a sus amigas y la lista del centro de estudiantes del colegio La Legión, de 12 y 60. Todas apoyan que se oficialice el cambio de nombre.

Tatiana es de Capital Federal y llegó a La Plata el viernes a la noche junto a su amiga. “Estamos parando a unas cuadras del estadio, conseguimos familiar que nos hospede. Hasta ahora fue todo una locura, no entendemos nada, pero estamos contentas de estar acá”, comentó entre risas. Y agregó: “Pasamos medio mal la noche, pensando en la gente que estaba parando en carpas con toda la lluvia. Se puso medio difícil para todas, pero tenemos ganas de encontrarnos con las compañeras". 

De manera autoconvocada, tiene pensado en ir a varios talleres: activismo lésbico, activismo gordx, feminismo popular y abolicionismo.

Agus, una de sus amigas, habló sobre la necesidad del cambio de nombre. “Está difícil porque la burocracia pone un límite y no quiere que se de, pero acá estamos, le vamos a dar pelea. Ya somos Plurinacional. No le estamos pidiendo permiso. Acá estamos, existimos, lo que no se nombra no existe”, disparó.

El acto que se realizó frente al Estadio -y con un escenario improvisado en un camión- ya había terminado y un taxi frenó en 25 y 32, mientras el tránsito seguía cortado. Del auto se bajaron dos mujeres sexagenarias y preguntaron si seguía la movida. Se lamentaron cuando se enteraron de la suspensión.

Una de ellas era Susana, una psicóloga que ya había participado del Encuentro de 2005, realizado en Mar del Plata. “Después por varias cuestiones no pude asistir a otros. Pero siempre me interesó las cuestiones relacionadas a las luchas por nuestros derechos”, expresó, al tiempo que dijo que irá al taller de Mujer y Género.

Isabel, su compañera, es una militante feminista de los ’80. “De las viejas”, señaló entre risas. Además, estuvo en el primer Encuentro y en varios de los que siguieron. “Después por distintas cosas no participé y últimamente sí, estoy muy comprometida. Nunca dejé de ser feminista pero no militaba orgánicamente. Me encanta ver a las más jóvenes. Antes en los primeros encuentros nos matábamos por encontrar en algún diario, pero no nos daban ni bolilla. Esto es muy fantástico, me encanta, me conmueve”, cerró.

Pese a las condiciones climáticas adversas, el Encuentro Plurinacional de Mujeres y Disidencias ya hace temblar a La Plata y alrededores. Mientras, las historias se multiplican, se cruzan y se replican.

La cumbre de Mujeres, Lesbianas, Travestis, Trans, Bisexuales y personas No Binarias empezó pasada por agua y con la suspensión de la apertura. El temporal no detuvo a las columnas de participantes que vivieron un emocionante acto frente al Estadio Único.

12 de octubre de 2019

Por Florencia Tróccoli y Mariana Sidoti

Imparables. Ni el diluvio, ni los rayos, ni el viento frenaron la marea multicolor en las inmediaciones del Estadio Único. El #EncuentroFeminista empezó con pésimo clima, pero con euforia y alegría en La Plata. Con paraguas, pilotos descartables o directamente bajo el agua, una multitud se acercó a la zona de 25 y 529, donde pese a la suspensión de la apertura por parte de la Comisión Organizadora, se realizó el acto de la Campaña #SomosPlurinacional. Los relatos, las vivencias y las expectativas ante el pogo feminista más grande del mundo. 

Gladys milita en el Frente Popular Darío Santillán, Corriente Nacional. Vinieron desde Berisso, donde están alojando a varias compañeras en escuelas de El Progreso, Nueva York, El Carmen. “Esperamos que esta vez sí se pueda cambiar el nombre, porque necesitamos que sea Plurinacional. Sería un reconocimiento a los pueblos originarios, a nuestras mamas”, contó a 0221.com.ar la referente, más conocida como “la Pichona”.

También estará coordinando un taller relacionado con la violencia, abuso y acoso sexual, que se hará en la Facultad de Bellas Artes en 10 y 62. “Es re importante que las mujeres estemos prevenidas y sabiendo qué es lo que nos corresponde como ley”, dijo y remarcó que éste es el noveno encuentro en el que participa.

En la esquina de 32 y 25 un grupo de cinco mujeres de distintas edades se refugian abrazadas del viento, mientras deciden para dónde avanzar. La mayor tiene 66 años y la cabellera totalmente cana: es la primera vez que asiste a la cumbre feminista. “Siempre me atraía ir, ahora se dio en La Plata y se me hizo más fácil”, confesó a este portal.

A su lado, una joven de unos treinta y largos mencionó que ya había estado en el de Chacho. “Estamos todas con diferentes planes, algunas queriendo participar más en talleres, otras actividades culturales. Lo que te da el Encuentro es que te da esa posibilidad”, sostuvo, aferrada a su hija, de 11 años, que también vivía su debut en los Encuentros. 

Otra adolescente, de 13 y con las puntas del pelo teñidas de fucsia, mencionó que participará de los debates junto a sus amigas y la lista del centro de estudiantes del colegio La Legión, de 12 y 60. Todas apoyan que se oficialice el cambio de nombre.

Tatiana es de Capital Federal y llegó a La Plata el viernes a la noche junto a su amiga. “Estamos parando a unas cuadras del estadio, conseguimos familiar que nos hospede. Hasta ahora fue todo una locura, no entendemos nada, pero estamos contentas de estar acá”, comentó entre risas. Y agregó: “Pasamos medio mal la noche, pensando en la gente que estaba parando en carpas con toda la lluvia. Se puso medio difícil para todas, pero tenemos ganas de encontrarnos con las compañeras". 

De manera autoconvocada, tiene pensado en ir a varios talleres: activismo lésbico, activismo gordx, feminismo popular y abolicionismo.

Agus, una de sus amigas, habló sobre la necesidad del cambio de nombre. “Está difícil porque la burocracia pone un límite y no quiere que se de, pero acá estamos, le vamos a dar pelea. Ya somos Plurinacional. No le estamos pidiendo permiso. Acá estamos, existimos, lo que no se nombra no existe”, disparó.

El acto que se realizó frente al Estadio -y con un escenario improvisado en un camión- ya había terminado y un taxi frenó en 25 y 32, mientras el tránsito seguía cortado. Del auto se bajaron dos mujeres sexagenarias y preguntaron si seguía la movida. Se lamentaron cuando se enteraron de la suspensión.

Una de ellas era Susana, una psicóloga que ya había participado del Encuentro de 2005, realizado en Mar del Plata. “Después por varias cuestiones no pude asistir a otros. Pero siempre me interesó las cuestiones relacionadas a las luchas por nuestros derechos”, expresó, al tiempo que dijo que irá al taller de Mujer y Género.

Isabel, su compañera, es una militante feminista de los ’80. “De las viejas”, señaló entre risas. Además, estuvo en el primer Encuentro y en varios de los que siguieron. “Después por distintas cosas no participé y últimamente sí, estoy muy comprometida. Nunca dejé de ser feminista pero no militaba orgánicamente. Me encanta ver a las más jóvenes. Antes en los primeros encuentros nos matábamos por encontrar en algún diario, pero no nos daban ni bolilla. Esto es muy fantástico, me encanta, me conmueve”, cerró.

Pese a las condiciones climáticas adversas, el Encuentro Plurinacional de Mujeres y Disidencias ya hace temblar a La Plata y alrededores. Mientras, las historias se multiplican, se cruzan y se replican.

COMENTARIOS

La cumbre de Mujeres, Lesbianas, Travestis, Trans, Bisexuales y personas No Binarias empezó pasada por agua y con la suspensión de la apertura. El temporal no detuvo a las columnas de participantes que vivieron un emocionante acto frente al Estadio Único.