0221
0221

La pata pichettista del oficialismo se hace cargo del corte de boleta en favor de Garro

En Juntos por el Cambio extreman las estrategias para achicar la diferencia con el Frente de Todos en La Plata. Uno de los sectores aliados se puso al frente de estrategia de promover el uso de tijeras. Invita a quienes votan por los Fernández a optar por Julio Garro a nivel local.

La caza del voto peronista al que podría acceder solo con un corte de boleta empezó a ser una estrategia desembozada en el oficialsmo platense. No lo promueve directamente el intendente Julio Garro ni los sectores más allegados, sino los grupos con ese origen que se sumaron en el último año y que se vinculan al pichettismo. En la últimas horas hicieron circular la versión platense de un instructivo para sumar el cuerpo de boleta del intendente en el nivel local junto a las otras cuatro partes (presidente, diputados nacionales, gobernador y legisladores provinciales) del Frente de Todos.

El mascarón de proa de esa ofensiva lo capitanea el concejal Fabián Lugli, quien poco después de que el senador Miguel Pichetto se sumó al oficialismo como candidato a vicepresiente asumió el rol de referente local de esa movida. Su aparición en esta instancia, promoviendo el corte de boleta, libera de esa misión a otros grupos con el mismo origen que tienen más antigüedad en la alianza Cambiemos, a quienes les resultaría más engorroso dirigir un mensaje a los votantes "antigobierno". 

Se trata, según se explica puertas adentro de las tiendas garristas, de una estrategia que no pretende ir en contra de las chances del presidente Mauricio Macri y la gobernadora María Eugenia Vidal, sino "en favor de la gestión local y del propio intendente". "No es promover que se corten al presidente y la gobernadora sino que se corte a Florencia Saintout y se sume al intendente Garro en aquellos casos que de todos modos no votarían a Juntos por el Cambio por el malestar con el marco socioeconómico nacional", dicen. Apelan a los peronistas que en 2015 y 2017 votaron la boleta completa de Camabiemos pero hoy están disconformes con el gobierno nacional y provincial.

Eso lo explica el propio Lugli a 0221.com.ar cuando dice detectar en ese mismo electorado del peronismo tradicional "mucho descontento con la posibilidad de que La Cámpora gobierne la ciudad". El grupo trabaja sobre ese espacio pues es un voto que podría reportar doblemente ya que son peronistas que en las PASO optaron para alguno de los otros candidatos que presentó el Frente de Todos. "Serían votos que sumaríamos para garro y restaríamos para Saintout con lo que la diferencia se achicaría más fácilmente", analizan


La efectividad de la apuesta es una incógnita que se develará el mismo día de la elección y a juzgar por el nivel de corte en las PASO la misión parece complicada pero no imposible. Pero a esta altura del partido, por poco que sea, todo lo que suma y no resta vale y mucho a ambos lados de las trinchera.

La opción de llamar al corte de boleta, aunque no explicitada directamente por el intendente, parece consensuada puertas adentro y hacia arriba en Juntos por el Cambio. Los números de las primarias son incontrastables: si hay alguna chance de dar vuelta la elección a nivel provincial y nacional es necesario empezar por las ciudades grandes que son gobernadas por el espacio y corren riesgo de quedar en manos del Frente de Todos. La Plata, como capital provincial, es un caso emblemático.

La municipalización de la campaña y la apelación al perfil ideológico de su rival, elementos a los que el intendente sí apela desembozadamente, operan en el mismo sentido para sumar al mismo caudal de voto platense. Por un lado pone énfasis en lo que asegura se ha hecho en materia hídrica para evitar tragedias por inundaciones como la de 2013, ocurrida durante un gobierno peronista. Por otra parte vincula cada que vez puede a Saintout, la candidata del Frente de Todos, con La Cámpora, la agrupación identificada con el kirchnerismo puro y duro que puede generar resistencia en el peronismo ortodoxo. Podría decirse que apela a una verdad relativa: la diputada no es una "pura " de La Cámpora pero sí alimenta un perfil hiperkirchnerista y contó el apoyo de la agrupación que lidera Máximo Kirchner en la interna de cinco candidatos.

Respecto del ariete peronista que promueve abiertamente el corte de boleta, recuerda el antecedente de 2007 y 2009, las últimas veces que algo semejante ocurrió en la capital bonaerense. Lugli habla de la llegada al gobierno del peronista Pablo Bruera, junto a quien trabajaba políticamente en aquel momento. “Es una estrategia y no es nada para esconder ni para negarlo, es una herramienta electora legal. Puede que pase y yo creo que puede pasar”, agregó.

En Juntos por el Cambio extreman las estrategias para achicar la diferencia con el Frente de Todos en La Plata. Uno de los sectores aliados se puso al frente de estrategia de promover el uso de tijeras. Invita a quienes votan por los Fernández a optar por Julio Garro a nivel local.

12 de octubre de 2019

La caza del voto peronista al que podría acceder solo con un corte de boleta empezó a ser una estrategia desembozada en el oficialsmo platense. No lo promueve directamente el intendente Julio Garro ni los sectores más allegados, sino los grupos con ese origen que se sumaron en el último año y que se vinculan al pichettismo. En la últimas horas hicieron circular la versión platense de un instructivo para sumar el cuerpo de boleta del intendente en el nivel local junto a las otras cuatro partes (presidente, diputados nacionales, gobernador y legisladores provinciales) del Frente de Todos.

El mascarón de proa de esa ofensiva lo capitanea el concejal Fabián Lugli, quien poco después de que el senador Miguel Pichetto se sumó al oficialismo como candidato a vicepresiente asumió el rol de referente local de esa movida. Su aparición en esta instancia, promoviendo el corte de boleta, libera de esa misión a otros grupos con el mismo origen que tienen más antigüedad en la alianza Cambiemos, a quienes les resultaría más engorroso dirigir un mensaje a los votantes "antigobierno". 

Se trata, según se explica puertas adentro de las tiendas garristas, de una estrategia que no pretende ir en contra de las chances del presidente Mauricio Macri y la gobernadora María Eugenia Vidal, sino "en favor de la gestión local y del propio intendente". "No es promover que se corten al presidente y la gobernadora sino que se corte a Florencia Saintout y se sume al intendente Garro en aquellos casos que de todos modos no votarían a Juntos por el Cambio por el malestar con el marco socioeconómico nacional", dicen. Apelan a los peronistas que en 2015 y 2017 votaron la boleta completa de Camabiemos pero hoy están disconformes con el gobierno nacional y provincial.

Eso lo explica el propio Lugli a 0221.com.ar cuando dice detectar en ese mismo electorado del peronismo tradicional "mucho descontento con la posibilidad de que La Cámpora gobierne la ciudad". El grupo trabaja sobre ese espacio pues es un voto que podría reportar doblemente ya que son peronistas que en las PASO optaron para alguno de los otros candidatos que presentó el Frente de Todos. "Serían votos que sumaríamos para garro y restaríamos para Saintout con lo que la diferencia se achicaría más fácilmente", analizan


La efectividad de la apuesta es una incógnita que se develará el mismo día de la elección y a juzgar por el nivel de corte en las PASO la misión parece complicada pero no imposible. Pero a esta altura del partido, por poco que sea, todo lo que suma y no resta vale y mucho a ambos lados de las trinchera.

La opción de llamar al corte de boleta, aunque no explicitada directamente por el intendente, parece consensuada puertas adentro y hacia arriba en Juntos por el Cambio. Los números de las primarias son incontrastables: si hay alguna chance de dar vuelta la elección a nivel provincial y nacional es necesario empezar por las ciudades grandes que son gobernadas por el espacio y corren riesgo de quedar en manos del Frente de Todos. La Plata, como capital provincial, es un caso emblemático.

La municipalización de la campaña y la apelación al perfil ideológico de su rival, elementos a los que el intendente sí apela desembozadamente, operan en el mismo sentido para sumar al mismo caudal de voto platense. Por un lado pone énfasis en lo que asegura se ha hecho en materia hídrica para evitar tragedias por inundaciones como la de 2013, ocurrida durante un gobierno peronista. Por otra parte vincula cada que vez puede a Saintout, la candidata del Frente de Todos, con La Cámpora, la agrupación identificada con el kirchnerismo puro y duro que puede generar resistencia en el peronismo ortodoxo. Podría decirse que apela a una verdad relativa: la diputada no es una "pura " de La Cámpora pero sí alimenta un perfil hiperkirchnerista y contó el apoyo de la agrupación que lidera Máximo Kirchner en la interna de cinco candidatos.

Respecto del ariete peronista que promueve abiertamente el corte de boleta, recuerda el antecedente de 2007 y 2009, las últimas veces que algo semejante ocurrió en la capital bonaerense. Lugli habla de la llegada al gobierno del peronista Pablo Bruera, junto a quien trabajaba políticamente en aquel momento. “Es una estrategia y no es nada para esconder ni para negarlo, es una herramienta electora legal. Puede que pase y yo creo que puede pasar”, agregó.

COMENTARIOS

En Juntos por el Cambio extreman las estrategias para achicar la diferencia con el Frente de Todos en La Plata. Uno de los sectores aliados se puso al frente de estrategia de promover el uso de tijeras. Invita a quienes votan por los Fernández a optar por Julio Garro a nivel local.