lunes 15 de abril de 2024

Renunció monseñor Aguer a la arquidiócesis de La Plata

El arzobispo de La Plata inició el camino formal de su “jubilación”.  Presentó su renuncia a la arquidiócesis, tal como exige el derecho canónico, que prevé que los prelados deben dimitir a los 75 años. Ahora el papa Francisco puede  aceptarla o “cajonearla”.

--:--

El 8 de mayo no es un día más para los católicos en la Argentina. Es el día que se conmemora a la virgen de Luján, patrona de nuestro país. Fiel a esa devoción mariana que manifiesta, monseñor Héctor Aguer eligió esta fecha clave para presentar formalmente su pedido de renuncia a la arquidiócesis.

El dato fue confirmado a 0221.com.ar por el periodista platense Pablo Morosi -que junto Andrés Lavaselli son los biógrafos de Aguer (el libro que edita Planeta saldrá a la venta en los próximos días). Morosi sostuvo que el prelado elevó este martes la carta -solicitando su dimisión- a la nunciatura apostólica en la Argentina (lo que equivale a la embajada del Vaticano).  

Lee además

Aunque una renuncia suene alarmista, en el mundo eclesial es de lo más normal. Por derecho canónico un obispo debe presentarle su renuncia al papa al cumplir los 75 años. Es como una especie de “jubilación”.

Lo cierto, sin embargo, es que esa dimisión no siempre es aceptada. Es decir, los sumos pontífices pueden aceptar la renuncia en el momento o pueden darse un largo tiempo para firmarla.

 

En el caso de Aguer, primero debe darse otro hecho formal para que suceda. Debe esperarse al 24 de mayo, cuando el sacerdote cumpla 75 años (edad que fija el derecho canónico para la renuncia de un obispo). Hasta ese día el papa no puede aceptar la dimisión.

FECHA DE SALIDA

Pese a que muchas veces se habló de la “rivalidad” dentro de la curia argentina de Aguer y quien fuera el cardenal Jorge Bergoglio (hoy líder de la Iglesia), la salida del arzobispo podría confirmase recién en septiembre, en una decisión tomada de común acuerdo entre ambos.

Francisco firmaría la dimisión el 1 de septiembre, fecha en la que monseñor Aguer cumple 20 en la arquidiócesis. Ese día, el entonces obispo auxiliar de Buenos Aires celebró la misa en la que asumió como arzobispo coadjutor de La Plata (había sido designado por Juan Pablo II el 26 de junio de 1998).

A partir de la aceptación formal de la renuncia, el papa deberá designar un nuevo arzobispo, que una vez publicado su nombramiento tendrá 60 días para tomar posesión del cargo. Aguer, a su vez, será designado arzobispo emérito y deberá decidir si se queda residiendo en La Plata u opta por mudarse a la arquidiócesis de Buenos Aires, donde viven otro obispos “jubilados”

EL SUCESOR

Si bien La Plata cuenta con dos obispos auxiliares (Alberto Bochatey y Nicolás Baisi), el derecho canónico deja en claro que no tienen derecho de sucesión. Por tal motivo, se cree que el papa, optará por otro sacerdote para que se haga cargo de la arquidiócesis.

Mucho se habla de que quien podría suceder a Aguer sea monseñor Víctor Fernández, quien fuera rector de la Universidad Católica Argentina y de estrecha relación con Francisco.

Aunque en temas eclesiásticos, es tradición que cuando el rumor es fuerte, siempre hay “un tapado”.  Pero con Francisco “todo es posible”, suele repetir en la curia argentina.

Dejá tu comentario

Las más leídas

Te puede interesar