0221
0221

El dólar y el cine: siete películas sobre la tortuosa relación entre el país y la moneda

Exilios, quiebras, separaciones, muertes y el dólar, siempre, el dólar. El cine argentino revive las crisis económicas que azotaron al país. Síntesis de una relación de amor y odio con la moneda que marca el pulso económico y político a nivel nacional.

La Argentina tiene un triste y vasto currículum de crisis económicas. Situaciones que, por supuesto, el cine nacional ha aprovechado a lo largo de su historia para nutrirse de nuevas ideas. Exilios, quiebras, separaciones, muertes y el dólar, siempre el dólar.

En tiempos en que la divisa norteamericana parece no tener techo y marca el pulso económico y político del país, 0221.com.ar seleccionó algunos de los filmes más representativos de la temática.

Plata dulce (1982), un clásico de Héctor Olivera con Federico Luppi y Julio de Grazia, se ubica en la segunda parte de la década del '70, con la apertura económica y la explosión financiera.

 

Memoria del Saqueo (2003), documental de Pino Solanas que repasa el estallido del 2001 pero rastrea los orígenes de esa crisis en la política económica que instauró el golpe militar de 1976.

The Take, (2004), documental realizado por Noemí Klein y dirigido por el canadiense Avi Lewis, sobre los trabajadores de las fábricas recuperadas en Argentina.

Cama adentro (2005) de Jorge Gaggero, protagonizada por Norma Aleandro, y relata el deterioro económico de una familia y cómo altera la relación con su mucama.

Un peso, un dólar (2007). Trata, con tono de comedia, la época de las privatizaciones de los años '90, retiros voluntarios y “emprendedurismo”. La protagonizan “Coco” Silly y Andrea Politti.

Acorralados (2012), con la actuación de Federico Luppi, está ambientada en la época del corralido.

Guelcom (2011) con Mariano Martínez y Eugenia Tobal, una comedia romántica que toma como referencia los exilios del 2001 para contar, en clave amable, historias de desarraigo.

 

Exilios, quiebras, separaciones, muertes y el dólar, siempre, el dólar. El cine argentino revive las crisis económicas que azotaron al país. Síntesis de una relación de amor y odio con la moneda que marca el pulso económico y político a nivel nacional.

12 de mayo de 2018

La Argentina tiene un triste y vasto currículum de crisis económicas. Situaciones que, por supuesto, el cine nacional ha aprovechado a lo largo de su historia para nutrirse de nuevas ideas. Exilios, quiebras, separaciones, muertes y el dólar, siempre el dólar.

En tiempos en que la divisa norteamericana parece no tener techo y marca el pulso económico y político del país, 0221.com.ar seleccionó algunos de los filmes más representativos de la temática.

Plata dulce (1982), un clásico de Héctor Olivera con Federico Luppi y Julio de Grazia, se ubica en la segunda parte de la década del '70, con la apertura económica y la explosión financiera.

 

Memoria del Saqueo (2003), documental de Pino Solanas que repasa el estallido del 2001 pero rastrea los orígenes de esa crisis en la política económica que instauró el golpe militar de 1976.

The Take, (2004), documental realizado por Noemí Klein y dirigido por el canadiense Avi Lewis, sobre los trabajadores de las fábricas recuperadas en Argentina.

Cama adentro (2005) de Jorge Gaggero, protagonizada por Norma Aleandro, y relata el deterioro económico de una familia y cómo altera la relación con su mucama.

Un peso, un dólar (2007). Trata, con tono de comedia, la época de las privatizaciones de los años '90, retiros voluntarios y “emprendedurismo”. La protagonizan “Coco” Silly y Andrea Politti.

Acorralados (2012), con la actuación de Federico Luppi, está ambientada en la época del corralido.

Guelcom (2011) con Mariano Martínez y Eugenia Tobal, una comedia romántica que toma como referencia los exilios del 2001 para contar, en clave amable, historias de desarraigo.

 

COMENTARIOS

Exilios, quiebras, separaciones, muertes y el dólar, siempre, el dólar. El cine argentino revive las crisis económicas que azotaron al país. Síntesis de una relación de amor y odio con la moneda que marca el pulso económico y político a nivel nacional.