Científicos descubren que una avispa es la mejor amiga del tomate platense
0221
0221

Científicos descubren que una avispa es la mejor amiga del tomate platense

Un grupo de científicos de la UNLP investiga las características de una pequeña avispa que podría ser vital para la producción hortícola local. El insecto combate una de las plagas que más afecta a los tomates en todo el país.

Científicos platenses estudian una peculiar variedad de avispa que podría convertirse en el mejor amigo del tomate platense. Es que los especialistas descubrieron que este insecto que habita en la región y cuyo nombre científico es “Pseudapanteles dignus” puede ayudar a erradicar la a la "polilla del tomate", la cual provoca la destrucción de la plantación.

El estudio, realizado en los laboratorios del Centro de Estudios Parasitológicos y de Vectores (CEPAVE) dependiente de la UNLP, el CONICET y la CIC; reveló que la ventaja de este método de control consiste en no utilizar productos químicos que puedan afectar a la salud humana y al ambiente, lo que en la actualidad se hace utilizando plaguicidas neurotóxicos. El mecanismo consiste en utilizar organismos como insectos, hongos o bacterias que comen o enferman a especies nocivas para el cultivo.

En diálogo con 0221.com.ar, la investigadora María Gabriela Luna explicó que el trabajo se remonta al 2004 y agrega que tras muchos años de estudio determinaron que el insecto es de origen sudamericano, de pequeñísimo tamaño y puede encontrarse en hogares y cultivos. "La plaga es un lepidóptero cuya larva ataca las hojas, tallos y frutos, donde cava galerías. Su poder destructivo puede ser letal y además provoca grandes consecuencias económicas, ya que puede generar hasta un 90% de pérdida de la producción anual de tomate", aseguró.

Junto al CEPAVE, especialistas de la Estación Experimental Integrada de Gorina, que depende del Ministerio de Agroindustria bonaerense y el INTA; trabajan en la puesta en marcha de un experimento en invernaderos para probar la efectividad de las avispas, las cuales son criadas masivamente y liberadas para que ataquen naturalmente a las larvas en los cultivos. Sobre esto, Luna destacó que "hay que aprovechar los recursos naturales" y agregó que “la técnica que utilizamos es la del control biológico, que lamentablemente en nuestro país no está comercializado, y nuestro propósito también es que esto el día de mañana tenga un costo adecuado, porque los plaguicidas tienen un valor accesible”.

Los primeros resultados demostraron una alta eficiencia y a partir de este registro se espera sacar conclusiones firmes que indiquen la posibilidad de utilizar esta pequeña avispa como método de control. En etapas posteriores del proyecto, se prevé el desarrollo de protocolos de cría de la avispa a escala masiva y la transferencia de esta biotecnología al sector productivo.

Un grupo de científicos de la UNLP investiga las características de una pequeña avispa que podría ser vital para la producción hortícola local. El insecto combate una de las plagas que más afecta a los tomates en todo el país.

23 de abril de 2018

Científicos platenses estudian una peculiar variedad de avispa que podría convertirse en el mejor amigo del tomate platense. Es que los especialistas descubrieron que este insecto que habita en la región y cuyo nombre científico es “Pseudapanteles dignus” puede ayudar a erradicar la a la "polilla del tomate", la cual provoca la destrucción de la plantación.

El estudio, realizado en los laboratorios del Centro de Estudios Parasitológicos y de Vectores (CEPAVE) dependiente de la UNLP, el CONICET y la CIC; reveló que la ventaja de este método de control consiste en no utilizar productos químicos que puedan afectar a la salud humana y al ambiente, lo que en la actualidad se hace utilizando plaguicidas neurotóxicos. El mecanismo consiste en utilizar organismos como insectos, hongos o bacterias que comen o enferman a especies nocivas para el cultivo.

En diálogo con 0221.com.ar, la investigadora María Gabriela Luna explicó que el trabajo se remonta al 2004 y agrega que tras muchos años de estudio determinaron que el insecto es de origen sudamericano, de pequeñísimo tamaño y puede encontrarse en hogares y cultivos. "La plaga es un lepidóptero cuya larva ataca las hojas, tallos y frutos, donde cava galerías. Su poder destructivo puede ser letal y además provoca grandes consecuencias económicas, ya que puede generar hasta un 90% de pérdida de la producción anual de tomate", aseguró.

Junto al CEPAVE, especialistas de la Estación Experimental Integrada de Gorina, que depende del Ministerio de Agroindustria bonaerense y el INTA; trabajan en la puesta en marcha de un experimento en invernaderos para probar la efectividad de las avispas, las cuales son criadas masivamente y liberadas para que ataquen naturalmente a las larvas en los cultivos. Sobre esto, Luna destacó que "hay que aprovechar los recursos naturales" y agregó que “la técnica que utilizamos es la del control biológico, que lamentablemente en nuestro país no está comercializado, y nuestro propósito también es que esto el día de mañana tenga un costo adecuado, porque los plaguicidas tienen un valor accesible”.

Los primeros resultados demostraron una alta eficiencia y a partir de este registro se espera sacar conclusiones firmes que indiquen la posibilidad de utilizar esta pequeña avispa como método de control. En etapas posteriores del proyecto, se prevé el desarrollo de protocolos de cría de la avispa a escala masiva y la transferencia de esta biotecnología al sector productivo.

COMENTARIOS