Equs, el carro creado por diseñadores de la UNLP que busca ayudar a cartoneros platenses
0221
0221

Equs, el carro creado por diseñadores de la UNLP que busca ayudar a cartoneros platenses

Un equipo de siete diseñadores industriales de la UNLP se consagró ganador del concurso SERES, que proponía el diseño de un vehículo eléctrico para la recolección de residuos sólidos frente a la problemática de la tracción a sangre. Equs es capaz de trasladar hasta 150 kilos y estacionar entre los autos como si fuera un "smart": la Municipalidad construirá el prototipo y evaluará su puesta en funcionamiento. 

El decreto municipal 7.280 prohíbe en todo el territorio platense la tracción a sangre. La norma, que data del año 1968, se incumple sistemáticamente no solo por los carreros y cartoneros sino también por el Municipio, que lejos de ejercer un poder de policía delega en gran parte a estos actores la recolección de residuos urbanos. Es que la cuestión del reciclaje, con factores sociales y económicos incluidos, se configura como un problema complejo y de difícil resolución.

Han habido, entre otras propuestas, proyectos de ordenanza para utilizar las motos secuestradas por la secretaría de Convivencia y Control Ciudadano y reemplazar a los caballos. Pero el rechazo de algunos carreros -por cuestiones de peso, nafta, etcétera- y la poca predisposición del Concejo Deliberante local, impidieron la concreción de estas medidas.

Por eso, frente a la problemática del uso de tracción a sangre surge el programa SERES (Sistema Eléctrico de Recolección Ecológica y Social), impulsado por la Municipalidad de La Plata con el objetivo de "sustituir el método de recolección actual mediante la utilización de una red de vehículos no contaminantes". 

La Comuna anunció que lanzará un programa piloto consistente en una red de vehículos eléctricos e infraestructura adecuada -galpones, maquinaria y uniformes- para transformar, formalizar y mejorar las condiciones de los recolectores/as, permitiendo de esa forma cumplir con el decreto 7.280 y evitando el maltrato animal.

Así se abrió una convocatoria para los y las diseñadoras platenses que quisieran participar. Y el grupo de Rodrigo HaedoGuido RusoManuel UrretavizcayaBruno Corropoli Néstor Bertotto (con  la asistencia técnica de Pablo Mini y Sebastián Vieyra) resultó ganador, llevándose los 100 mil pesos que otorgó la Fundación YPF para el primer puesto. La idea, a futuro, es que el Municipio pueda construir un prototipo y luego masificarlo.

0221.com.ar habló con Rodrigo Haedo, que como el resto de sus compañeros integra la cátedra A de Taller, una materia troncal de la carrera de Diseño Industrial de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP). Según explicó, vieron el concurso en la plataforma La Plata Emprende de la Municipalidad y les interesó la propuesta: "Tiramos un par de ideas, se dio todo bastante natural. Como la mayoría de los productos que hacemos en nuestros trabajos privados o en proyectos de la Facultad, fue un trabajo multidisciplinario".

El equipo realizó un análisis de las Cooperativas de recicladores urbanos y de los recolectores en particular, y planteó tres ejes para el producto: que sea útil, ágil y seguro. "Lo más fuerte y que tomamos como puntual fue valorizar al ser humano en su rol de recolector de basura, reconocer esa actividad y dignificarla. Lo pensamos hasta en la concepción del nombre, Equs, como un reemplazo a los caballos y a la tracción a sangre humana", indicó Haedo.

CARTONES, LATAS, VIDRIO Y 150 KILOS DE TOLERANCIA

La morfología de Equs tiene que ver con las máquinas de trabajo, por eso el color verde y amarillo, la señalización, la forma racional y cuadrada: "Para que se lea como un vehículo de trabajo y no como uno particular, para pasear. En este tipo de estructuras, lo que usa es una estructura como jaula de contención o protección de los ocupantes", indicó Haedo.

Una de las particularidades del vehículo es que tiene tres ruedas: dos delanteras y una trasera, y la dirección se regula con la de atrás. El manubrio es estándar de moto (puede ser de una 150 o una 125), el motor funciona a 1.500 watts, está alimentado con cuatro baterías y todos esos componentes son de origen nacional, para que puedan ser reparados rápidamente en caso de ser necesario. Está pensado para transitar 40 klilómetros aproximadamente y cuenta con un sensor que le avisa a la persona que conduce si está excedida en peso o con poca batería, para que regrese a la Cooperativa de donde salió. 

Equs tiene un sistema de transmisión con una suspensión trasera, por eso "cuando el conductor detecta una zona donde hay elementos que puede cargar, ya sea cartones, latas o botellas, puede estacionar de modo perpendicular al cordón. Así la cabina queda por arriba de la vereda y sobrepasa el cordón unos 40 centímetros; el usuario se baja directamente en la vereda" y no tiene problemas con el resto de los autos que están circulando.

En la parte recolectora, el carro eléctrico tiene una caja grande para los residuos en formato laminar -cartón, papeles, etcétera- que cuenta con un metro cúbico de almacenaje. En el exterior, posee contenedores para botellas de plástico o aluminio, y a su vez tiene una compactadora para estos elementos. En total, puede cargar hasta 150 kilos más el peso del conductor.

El equipo de diseñadores de la UNLP pensó Equs desde una perspectiva bien platense, "para que se haga íntegramente" en empresas, fábricas y con recursos de la ciudad. Sin embargo, hoy día no podrían calcular el precio de una unidad: "Iniciamos el proyecto hace dos meses y el precio del motor era uno, ahora es otro", ejemplificó Haedo.

En las próximas semanas la Municipalidad debería transformar este metaproyecto en un prototipo y evaluar su funcionamiento en la práctica. De ser asequible para la Comuna, podría ser un método revolucionario para la recolección de residuos urbanos, cumplimentando la normativa anti-TAS e incluyendo a los cartoneros de la ciudad. 

Un equipo de siete diseñadores industriales de la UNLP se consagró ganador del concurso SERES, que proponía el diseño de un vehículo eléctrico para la recolección de residuos sólidos frente a la problemática de la tracción a sangre. Equs es capaz de trasladar hasta 150 kilos y estacionar entre los autos como si fuera un "smart": la Municipalidad construirá el prototipo y evaluará su puesta en funcionamiento. 

04 de noviembre de 2018

El decreto municipal 7.280 prohíbe en todo el territorio platense la tracción a sangre. La norma, que data del año 1968, se incumple sistemáticamente no solo por los carreros y cartoneros sino también por el Municipio, que lejos de ejercer un poder de policía delega en gran parte a estos actores la recolección de residuos urbanos. Es que la cuestión del reciclaje, con factores sociales y económicos incluidos, se configura como un problema complejo y de difícil resolución.

Han habido, entre otras propuestas, proyectos de ordenanza para utilizar las motos secuestradas por la secretaría de Convivencia y Control Ciudadano y reemplazar a los caballos. Pero el rechazo de algunos carreros -por cuestiones de peso, nafta, etcétera- y la poca predisposición del Concejo Deliberante local, impidieron la concreción de estas medidas.

Por eso, frente a la problemática del uso de tracción a sangre surge el programa SERES (Sistema Eléctrico de Recolección Ecológica y Social), impulsado por la Municipalidad de La Plata con el objetivo de "sustituir el método de recolección actual mediante la utilización de una red de vehículos no contaminantes". 

La Comuna anunció que lanzará un programa piloto consistente en una red de vehículos eléctricos e infraestructura adecuada -galpones, maquinaria y uniformes- para transformar, formalizar y mejorar las condiciones de los recolectores/as, permitiendo de esa forma cumplir con el decreto 7.280 y evitando el maltrato animal.

Así se abrió una convocatoria para los y las diseñadoras platenses que quisieran participar. Y el grupo de Rodrigo HaedoGuido RusoManuel UrretavizcayaBruno Corropoli Néstor Bertotto (con  la asistencia técnica de Pablo Mini y Sebastián Vieyra) resultó ganador, llevándose los 100 mil pesos que otorgó la Fundación YPF para el primer puesto. La idea, a futuro, es que el Municipio pueda construir un prototipo y luego masificarlo.

0221.com.ar habló con Rodrigo Haedo, que como el resto de sus compañeros integra la cátedra A de Taller, una materia troncal de la carrera de Diseño Industrial de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP). Según explicó, vieron el concurso en la plataforma La Plata Emprende de la Municipalidad y les interesó la propuesta: "Tiramos un par de ideas, se dio todo bastante natural. Como la mayoría de los productos que hacemos en nuestros trabajos privados o en proyectos de la Facultad, fue un trabajo multidisciplinario".

El equipo realizó un análisis de las Cooperativas de recicladores urbanos y de los recolectores en particular, y planteó tres ejes para el producto: que sea útil, ágil y seguro. "Lo más fuerte y que tomamos como puntual fue valorizar al ser humano en su rol de recolector de basura, reconocer esa actividad y dignificarla. Lo pensamos hasta en la concepción del nombre, Equs, como un reemplazo a los caballos y a la tracción a sangre humana", indicó Haedo.

CARTONES, LATAS, VIDRIO Y 150 KILOS DE TOLERANCIA

La morfología de Equs tiene que ver con las máquinas de trabajo, por eso el color verde y amarillo, la señalización, la forma racional y cuadrada: "Para que se lea como un vehículo de trabajo y no como uno particular, para pasear. En este tipo de estructuras, lo que usa es una estructura como jaula de contención o protección de los ocupantes", indicó Haedo.

Una de las particularidades del vehículo es que tiene tres ruedas: dos delanteras y una trasera, y la dirección se regula con la de atrás. El manubrio es estándar de moto (puede ser de una 150 o una 125), el motor funciona a 1.500 watts, está alimentado con cuatro baterías y todos esos componentes son de origen nacional, para que puedan ser reparados rápidamente en caso de ser necesario. Está pensado para transitar 40 klilómetros aproximadamente y cuenta con un sensor que le avisa a la persona que conduce si está excedida en peso o con poca batería, para que regrese a la Cooperativa de donde salió. 

Equs tiene un sistema de transmisión con una suspensión trasera, por eso "cuando el conductor detecta una zona donde hay elementos que puede cargar, ya sea cartones, latas o botellas, puede estacionar de modo perpendicular al cordón. Así la cabina queda por arriba de la vereda y sobrepasa el cordón unos 40 centímetros; el usuario se baja directamente en la vereda" y no tiene problemas con el resto de los autos que están circulando.

En la parte recolectora, el carro eléctrico tiene una caja grande para los residuos en formato laminar -cartón, papeles, etcétera- que cuenta con un metro cúbico de almacenaje. En el exterior, posee contenedores para botellas de plástico o aluminio, y a su vez tiene una compactadora para estos elementos. En total, puede cargar hasta 150 kilos más el peso del conductor.

El equipo de diseñadores de la UNLP pensó Equs desde una perspectiva bien platense, "para que se haga íntegramente" en empresas, fábricas y con recursos de la ciudad. Sin embargo, hoy día no podrían calcular el precio de una unidad: "Iniciamos el proyecto hace dos meses y el precio del motor era uno, ahora es otro", ejemplificó Haedo.

En las próximas semanas la Municipalidad debería transformar este metaproyecto en un prototipo y evaluar su funcionamiento en la práctica. De ser asequible para la Comuna, podría ser un método revolucionario para la recolección de residuos urbanos, cumplimentando la normativa anti-TAS e incluyendo a los cartoneros de la ciudad. 

COMENTARIOS