Asentamientos, cuartel de bomberos y obras: mano a mano con el delegado de Melchor Romero
0221
0221

Asentamientos, cuartel de bomberos y obras: entrevista con el delegado de Melchor Romero

Hace más de 35 años que trabaja en el centro comunal y lo dirige desde julio de 2017. Vecino romerense de toda la vida, no titubeó a la hora de referirse a las principales problemáticas de la localidad, que tiene como punto fuerte los poblamientos informales. Lo que avanzó y lo que resta hacer en esta entrevista con 0221.com.ar.

"Estoy desde el 83, imaginate lo que pasé”, dice Fabián Perunetti y se echa para atrás en la silla. El delegado de Melchor Romero habla pausado en un despacho que prácticamente no usa. “Sigo estando con mis compañeros”, agrega a 0221.com.ar, luego de contar su paso como encargado de la oficina de administración del centro comunal de 169 entre 518 y 519.

En julio del año pasado no se sorprendió cuando lo designaron al frente de la delegación, pero admite que es el primer puesto político que le tocó: “No me gusta tanto eso. Lo tomé con responsabilidad y sigo trabajando mucho”. 

Vive a cuatro cuadras del edificio municipal y remarca que conoce los pormenores del barrio. “Antes repartía las boletas de la tasa SUM, así que me caminé todo. Nací, me crié y sigo viviendo acá”, recuerda, acomodándose la campera de algodón gris que lleva estampado su nombre en negro, a la altura del corazón. Casi como un escudo.

UN RECLAMO HISTÓRICO

El 3 de mayo pasado se inauguraba el cuartel de bomberos de Romero y con ese paso se saldaba un anhelo de más de 25 años en la localidad. “Yo era chico y ya venían peleando”, comenta Perunetti sobre el inmueble lindero a la delegación.

Lo cierto es que el espacio físico comenzó a reacondicionarse el año pasado, cuando la Municipalidad de La Plata decidió donar los galpones del centro comunal a la Provincia y los reacondicionó para los bomberos de la Policía Bonaerense.

“Después del convenio, lo que hicimos fue ceder el lugar y ayudar lo que más pudimos en la construcción”, señala en diálogo con este portal. Y en esa línea, destaca: “Lo dejaron muy lindo. Si conseguían los materiales para hacer un piso, mandábamos a los chicos de las cooperativas. Igual ellos trabajan desde el jefe hasta el que maneja la autobomba”.

El edificio incluye un vestuario, una cocina, una sala de descanso y una sala operativa con un sistema de comunicación necesario para recibir alertas. “Por ahora no están tan solicitados, pero cuando llaman, la respuesta es inmediata”, sigue.

LA MAYOR PREOCUPACIÓN

A mediados de agosto un informe de la Universidad Católica de La Plata (UCALP) reveló que la capital provincial es la ciudad con mayor número de asentamientos por cantidad de habitantes del país. La cifra preocupa: durante el trabajo de campo los estudiantes mapearon 154 poblados informales. “Creo que también es el mayor inconveniente de la delegación, hay muchísimos”, reconoce Perunetti.

Desde servicios colapsados hasta vecinos viviendo a la vera de los arroyos, son múltiples las problemáticas en estas zonas. “Son asentamientos potentes, no de 30, 40 familias, sino de 500, que agarran dos o tres manzanas. Están en proceso de urbanización”, dice Perunetti.

Según el administrador del centro comunal, los barrios exigen al límite el suministro de luz: en verano reina la baja tensión. “Es una telaraña de cables. Tienen todo eléctrico, se conectan a los pocos servicios que hay alrededor y los transformadores no dan abasto. Tratamos de solucionar o derivarlo a quien dependa. Somos un nexo para que el vecino no se sienta desamparado”, manifiesta.

En ese marco, otro de los puntos que más preocupa al delegado es la demanda de desagote de pozos en estos espacios, especialmente luego de las fuertes tormentas. “La gente en los asentamientos más precarios hace pocitos de un metro por un metro y los riesgos que corren son tremendos porque no están bien calzados. Solicitamos el camión atmosférico a Centros Comunales y lo envían. Tenemos una cantidad tremenda de pedidos”, detalla.

Sin embargo, no desconoce la compleja situación de esas familias: “Se meten donde pueden”. Además, indicó que la construcción de un pozo con los requisitos reglamentarios tiene un costo de entre $15.000 y $20.000. Que los desagote una empresa privada tampoco es para cualquiera, ya que lo hacen por un valor que supera los $3.000.

“El desagote de un pozo precario dura tal vez diez días y vuelve a llenarse otra vez. Nosotros brindamos la posibilidad de sacar el líquido”, insiste Perunetti, que –pese a la falta de números oficiales- cree que en Romero el número de habitantes ya asciende a 60.000.

AVANCES

En cuanto a las obras concretadas durante su gestión, el titular del centro comunal de 169 hace eje en el asfaltado y las luminarias. En cuanto al primer punto, se logró el enlace de la 173, de 520 a 44. “Estábamos medio aislados. Para ir a la 44 teníamos que tomar la 155 o ir por la ruta. Lo mismo con el hospital. Queda solo un tramo que es un compromiso de la Provincia”, señala.

A su vez se repavimentó la 155 y la avenida 32, desde 149 a 155, al tiempo que se reconstruyó el puente de 173 entre 32 y 33.

En lo que respecta a la iluminación, se mejoró particularmente en la zona de la rotonda y en los próximos meses –siguiendo con el plan de obras- se colocarán lámparas LED sobre 520.

“Esto ha contribuido a bajar la cantidad de accidentes de tránsito graves en la zona. Salvo los fines de semana, se mejoró un montón”, cierra Perunetti, convencido.

Hace más de 35 años que trabaja en el centro comunal y lo dirige desde julio de 2017. Vecino romerense de toda la vida, no titubeó a la hora de referirse a las principales problemáticas de la localidad, que tiene como punto fuerte los poblamientos informales. Lo que avanzó y lo que resta hacer en esta entrevista con 0221.com.ar.

27 de octubre de 2018

"Estoy desde el 83, imaginate lo que pasé”, dice Fabián Perunetti y se echa para atrás en la silla. El delegado de Melchor Romero habla pausado en un despacho que prácticamente no usa. “Sigo estando con mis compañeros”, agrega a 0221.com.ar, luego de contar su paso como encargado de la oficina de administración del centro comunal de 169 entre 518 y 519.

En julio del año pasado no se sorprendió cuando lo designaron al frente de la delegación, pero admite que es el primer puesto político que le tocó: “No me gusta tanto eso. Lo tomé con responsabilidad y sigo trabajando mucho”. 

Vive a cuatro cuadras del edificio municipal y remarca que conoce los pormenores del barrio. “Antes repartía las boletas de la tasa SUM, así que me caminé todo. Nací, me crié y sigo viviendo acá”, recuerda, acomodándose la campera de algodón gris que lleva estampado su nombre en negro, a la altura del corazón. Casi como un escudo.

UN RECLAMO HISTÓRICO

El 3 de mayo pasado se inauguraba el cuartel de bomberos de Romero y con ese paso se saldaba un anhelo de más de 25 años en la localidad. “Yo era chico y ya venían peleando”, comenta Perunetti sobre el inmueble lindero a la delegación.

Lo cierto es que el espacio físico comenzó a reacondicionarse el año pasado, cuando la Municipalidad de La Plata decidió donar los galpones del centro comunal a la Provincia y los reacondicionó para los bomberos de la Policía Bonaerense.

“Después del convenio, lo que hicimos fue ceder el lugar y ayudar lo que más pudimos en la construcción”, señala en diálogo con este portal. Y en esa línea, destaca: “Lo dejaron muy lindo. Si conseguían los materiales para hacer un piso, mandábamos a los chicos de las cooperativas. Igual ellos trabajan desde el jefe hasta el que maneja la autobomba”.

El edificio incluye un vestuario, una cocina, una sala de descanso y una sala operativa con un sistema de comunicación necesario para recibir alertas. “Por ahora no están tan solicitados, pero cuando llaman, la respuesta es inmediata”, sigue.

LA MAYOR PREOCUPACIÓN

A mediados de agosto un informe de la Universidad Católica de La Plata (UCALP) reveló que la capital provincial es la ciudad con mayor número de asentamientos por cantidad de habitantes del país. La cifra preocupa: durante el trabajo de campo los estudiantes mapearon 154 poblados informales. “Creo que también es el mayor inconveniente de la delegación, hay muchísimos”, reconoce Perunetti.

Desde servicios colapsados hasta vecinos viviendo a la vera de los arroyos, son múltiples las problemáticas en estas zonas. “Son asentamientos potentes, no de 30, 40 familias, sino de 500, que agarran dos o tres manzanas. Están en proceso de urbanización”, dice Perunetti.

Según el administrador del centro comunal, los barrios exigen al límite el suministro de luz: en verano reina la baja tensión. “Es una telaraña de cables. Tienen todo eléctrico, se conectan a los pocos servicios que hay alrededor y los transformadores no dan abasto. Tratamos de solucionar o derivarlo a quien dependa. Somos un nexo para que el vecino no se sienta desamparado”, manifiesta.

En ese marco, otro de los puntos que más preocupa al delegado es la demanda de desagote de pozos en estos espacios, especialmente luego de las fuertes tormentas. “La gente en los asentamientos más precarios hace pocitos de un metro por un metro y los riesgos que corren son tremendos porque no están bien calzados. Solicitamos el camión atmosférico a Centros Comunales y lo envían. Tenemos una cantidad tremenda de pedidos”, detalla.

Sin embargo, no desconoce la compleja situación de esas familias: “Se meten donde pueden”. Además, indicó que la construcción de un pozo con los requisitos reglamentarios tiene un costo de entre $15.000 y $20.000. Que los desagote una empresa privada tampoco es para cualquiera, ya que lo hacen por un valor que supera los $3.000.

“El desagote de un pozo precario dura tal vez diez días y vuelve a llenarse otra vez. Nosotros brindamos la posibilidad de sacar el líquido”, insiste Perunetti, que –pese a la falta de números oficiales- cree que en Romero el número de habitantes ya asciende a 60.000.

AVANCES

En cuanto a las obras concretadas durante su gestión, el titular del centro comunal de 169 hace eje en el asfaltado y las luminarias. En cuanto al primer punto, se logró el enlace de la 173, de 520 a 44. “Estábamos medio aislados. Para ir a la 44 teníamos que tomar la 155 o ir por la ruta. Lo mismo con el hospital. Queda solo un tramo que es un compromiso de la Provincia”, señala.

A su vez se repavimentó la 155 y la avenida 32, desde 149 a 155, al tiempo que se reconstruyó el puente de 173 entre 32 y 33.

En lo que respecta a la iluminación, se mejoró particularmente en la zona de la rotonda y en los próximos meses –siguiendo con el plan de obras- se colocarán lámparas LED sobre 520.

“Esto ha contribuido a bajar la cantidad de accidentes de tránsito graves en la zona. Salvo los fines de semana, se mejoró un montón”, cierra Perunetti, convencido.

COMENTARIOS